jueves 23 de mayo de 2024

Escalar para negociar: la represalia que prepara Israel para presionar a Estados Unidos

El Gabinete de Guerra que conduce Benjamín Netanyahu filtró información sobre dos opciones para ir contra Irán. El objetivo es que el Gobierno de Joe Biden cambie su mirada sobre la campaña militar de las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) en Palestina.
Escalar para negociar: la represalia que prepara Israel para presionar a Estados Unidos
El Gabinete de Guerra tomó la determinación de ensayar una represalia, pero los intereses en conflicto a nivel internacional incidieron para continuar evaluando la escala. Crédito: X.

A cinco días del lanzamiento de la Operación Promesa Verdadera, con la que la República Islámica de Irán agredió al Estado de Israel, el Gobierno que conduce Benjamín Netanyahu aún no ensayó ninguna represalia. No obstante, su Gabinete de Guerra filtró a la prensa que definió generar una respuesta, y destacó que evalúa dos opciones diferentes para escalar. 

La incertidumbre al descubierto tiene como objetivo acorralar a Washington, que sugirió a Tel Aviv evitar una nueva agresión y cuestionó la campaña militar de las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF, por sus siglas en inglés) sobre Rafah

Frente a este contexto, Nota al Pie analiza la estrategia de Israel en derredor de la crisis internacional, su disputa regional con los ayatollahs en Medio Oriente, y las contradicciones al interior de Estados Unidos.

Dos opciones, represalia asegurada

Luego del histórico ataque interestatal iraní sobre su propio territorio, el Estado de Israel aún no lanzó una respuesta militar. Sin embargo, como se comentó, el Gabinete de Guerra que conduce el Gobierno de Netanyahu se reunió y definió realizar una represalia contra la república islámica. Según trascendió a la prensa, dado el potencial de escalada de ambos países y sus consecuencias de orden militar y político, evalúan dos opciones. 

La primera de ellas representa una ofensiva a nivel regional sobre milicias chiítas en Siria, Irak y Yemen, además de un masivo ciberataque sobre infraestructuras iraníes. Esta agresión limitada dañaría las capacidades militares del denominado Eje de la Resistencia, vertebrado en Medio Oriente y conducido por los ayatollahs desde Teherán. Cabe destacar que, dentro de este plan, Tel Aviv evitaría atacar al Líbano, donde operan las principales células militares de Hezbolláh, principal elemento de disuasión iraní en la convulsionada región.

La segunda sería un ataque interestatal a blancos dentro del territorio iraní, similar al que realizó la república islámica el 13 de abril. A diferencia de Irán, el arsenal militar de Israel es más variado y de mayor envergadura. De hecho, es junto a Estados Unidos, Rusia, Francia, Reino Unido de Gran Bretaña, China, India, Pakistán y Corea del Norte, uno de los nueve países con armamento nuclear. Si bien se sospecha que la nación que gobiernan los ayatollahs desarrolló condiciones para trepar a este selecto grupo de potencias, se desconoce la posesión de ojivas nucleares. 

Escalar para negociar: la represalia que prepara Israel para presionar a Estados Unidos
Netanyahu considera que el riesgo de escalada directa con Irán será un elemento de presión para que Estados Unidos le otorgue concesiones. Crédito: Diario Neuquino.

Presionar a Washington para destrabar Rafah

En este marco, vale preguntarse por qué el Gabinete de Guerra israelí permitió que se filtre a los medios de comunicación una información tan sensible que expone su estrategia militar. En primer lugar, llamó la atención a nivel internacional que haya dilatado una eventual represalia. Sin embargo, ambas cuestiones guardan relación ya que confluyen en un punto: el factor estratégico. 

De este modo, el Gobierno nacional de Netanyahu envía un mensaje a la administración demócrata de Josep Biden, presidente de Estados Unidos, ocupada en bajar su perfil belicista que la desacreditó de cara a las elecciones presidenciales de noviembre.

Al parecer, la primera variante de represalia luce más racional para Washington, interesado en contener una confrontación interestatal y directa entre Israel e Irán, las dos potencias militares de Medio Oriente. Por su parte, Teherán advirtió que ante un ataque directo de Tel Aviv a su territorio respondería con uno proporcional contra bases militares norteamericanas en la región. 

La segunda opción, en apariencia más descontrolada, se presenta como un elemento de presión contra Biden y el Departamento de Estado norteamericano, que se ocupó de ponerle obstáculos y límites a las operaciones de las IDF sobre Rafah iniciadas en febrero.

Una ofensiva directa desde Israel con destino a territorio iraní podría desencadenar una guerra de alcance regional que comprometería profundamente el tráfico internacional de bienes y materias primas. La exportación de gas y petróleo que se realiza desde el Golfo Pérsico y el Estrecho de Ormuz podría paralizarse o generar retrasos, lo cual impactaría en aumentos en el valor de ambos recursos e interrumpiría cadenas de valor de escala mundial. A propósito, esta situación resulta indeseable para potencias económicas como China, India y Japón, pero también para Estados Unidos.

Escalar para negociar: la represalia que prepara Israel para presionar a Estados Unidos
Las milicias chiíes esparcidas en diferentes países árabes vertebran el músculo militar iraní para contener la inercia unipolar anglosajona en Oriente Medio. Crédito: Hoy Digital.

Legitimidad interna y credibilidad internacional, las claves para Israel

Para el Estado de Israel, la cuestión iraní es un asunto que pone en riesgo sus intereses vitales. En efecto, por décadas se cultivó la idea de que el régimen iraní, conducido por los ayatollahs y fortalecido militarmente por la Guardia Revolucionaria Islámica, pretende eliminar al pueblo israelí. Pese a las disputas políticas que se intensifican en su interior, pasan a ser contradicciones de orden secundario en comparación con una causa representativa a nivel nacional: la defensa contra la república islámica. 

En esa línea, el Gobierno nacional fue exitoso construyendo una narrativa de seguridad a partir del Operativo Inundación al-Aqsa. El asalto indiscriminado que ejecutó Hamás el 7 de octubre representó para la conducción política israelí la punta de lanza del Eje de la Resistencia que ordena Irán. Desde entonces, la administración globalista de la Casa Blanca realizó esfuerzos más o menos constantes y discretos para incidir en la respuesta militar de Tel Aviv. Si bien burló las sistemáticas definiciones políticas de organismos como la Organización de las Naciones Unidas (ONU) e incluso su Consejo de Seguridad para detener su campaña militar, Israel cedió parcialmente a los designios de Estados Unidos.

No obstante, a pesar de su acelerado avance sobre la Franja de Gaza, Israel no consiguió eliminar a Hamás ni tampoco rescatar a todes les rehenes. De hecho, el segundo punto es sumamente conflictivo dado que expresa una de las demandas políticas del pueblo israelí, que en las últimas semanas se manifestó en las calles contra el gobierno de Netanyahu. 

En este contexto, una represalia de baja intensidad en el corto plazo descendería la tensión en Medio Oriente, contendría una catástrofe geoeconómica, y le permitiría a las IDF cerrar, eventualmente, su campaña en Rafah. 

En tanto, en el largo plazo, contener una represalia directa pondría en riesgo la credibilidad estratégica israelí en la región ya que dejaría en evidencia su subordinación a Washington para asuntos de seguridad. Además, haría tambalear los Acuerdos de Abraham, que lo ratificaron como un actor capaz de contener a Irán. A propósito de ello, las naciones árabes que rechacen la influencia expansiva iraní podrían incurrir en un proceso de proliferación nuclear, quebrando por completo la inestable seguridad regional. 

Por último, la república islámica tendría mayores incentivos para continuar consolidando su posición militar en Medio Oriente, una derrota categórica para el esquema unipolar anglosajón en una región estratégica.

Compartir:

Nota al Pie es un joven medio alternativo y autogestivo. Precisamos tu aporte para sostener el día a día de un periodismo popular que encuentra cada día más dificultades para mantenerse independiente. Con tu suscripción mensual nos ayudás muchísimo. Podés cancelarla cuando quieras. Por mail te iremos informando de los beneficios de ser parte de Nota al Pie.
¡Muchas Gracias!

Notas Relacionadas

Seguir Leyendo

Educación en lucha: docentes y no docentes reclaman mejores salarios y aumento de presupuesto

Tras la marcha de antorchas de este miércoles, comenzó el anunciado paro de 24 horas. Desde la CTERA sostienen que la nula respuesta de las autoridades impacta en el poder adquisitivo de les educadores y que la falta de financiación profundiza los conflictos provinciales.

Independiente acordó un vínculo con la empresa Win Investments

El conjunto de Avellaneda organizó un evento en su estadio para entablar el nuevo convenio con el objetivo de recibir financiamiento por parte de los hinchas en el desarrollo de los jugadores surgidos del club.

Sin pan, hay circo: Milei realizó un show musical en el Luna Park

Mientras sube el dólar blue y cae la actividad, el miércoles el presidente llevó a cabo la presentación de su último libro en el Templo del Boxeo. Dentro del acto, en una bizarra puesta en escena, cantó un tema de La Renga y habló en contra de la Feria del Libro, del derecho al aborto y del Estado en general.

Ultimas Noticias

Más del autor

Nota al Pie | Noticias en contexto