martes 23 de abril de 2024

Narrativas televisivas: cómo las series redefinen nuestra comprensión del mundo

En la era del streaming, estas producciones no solo ofrecen entretenimiento, sino que también moldean la geopolítica al reflejar la realidad global y actuar como sutiles instrumentos políticos para los países, convirtiéndose en herramientas poderosas de influencia cultural y política.
Narrativas televisivas
Las narrativas televisivas tienen un impacto significativo en la percepción que la audiencia tiene de diversas realidades y problemáticas contemporáneas. Crédito: Diseño NAP.

Rompen nuevos récords de audiencia de forma constante, atraen a actores que antes sólo se dedicaban al cine, alimentan debates con familiares y amigues, dominan las conversaciones en las redes sociales… y esto, en todo el planeta. Las series de televisión, muchas de las cuales ahora están traducidas a múltiples idiomas y son transmitidas en todos los continentes, tienen un impacto real en las representaciones que tenemos del mundo, y reflejan e incluso configuran a su manera la complejísima realidad geopolítica.

El fenómeno de las series ha dado un giro particular con el surgimiento de las plataformas de streaming como Netflix, Disney+, Prime Video o Apple, que emiten programas de producción propia. Esta concentración en la distribución, incluso en la producción, tiene poderosos efectos de impacto y, a su vez, contribuye a modificar la geopolítica del país en cuestión.

Esta relación se puede entender en dos niveles: primero, las series pueden servir como fuente de inspiración para la geopolítica, lo que significa que los eventos y temas presentados en estas producciones a menudo reflejan la realidad y la historia actual, incluyendo el equilibrio de poder global. En segundo lugar, las series también pueden ser consideradas como un instrumento político en sí mismas, al ser testigos de la realidad y, al mismo tiempo, actores que participan en la construcción de la imagen y la narrativa de un país.

Cada país utiliza su producción de series para crear su propia identidad y su propia historia, un storytelling que luego puede ser utilizada como una forma de poder suave, es decir, una influencia sutil y no coactiva en la política internacional.

PSX 20231023 173054
Fauda explora el complejo conflicto entre Israel y Palestina, aunque presenta ciertos matices propagandísticos en su narrativa. Crédito: Netflix.

Este poder para influir en el mundo, en contraste con el poder militar directo que involucra guerras reales, se basa en la capacidad de seducir a la audiencia y atraer a diversas categorías de población. Busca alcanzar a la mayor cantidad de personas posible, en especial a través de les fans de la cultura pop. Las series se utilizan como una poderosa herramienta de influencia, donde el “mundo en serie” revela el impacto significativo de los objetos culturales en nuestras sociedades.

En este contexto, las plataformas de transmisión y las producciones audiovisuales se convierten en herramientas masivas de influencia. No solo entretienen, sino que también funcionan como armas de dominación y apropiación cultural. Tanto series como otros contenidos culturales se utilizan de manera estratégica para difundir ideas, valores y perspectivas que pueden moldear las opiniones y comportamientos de las personas a nivel global.

En esta guerra ideológica, los países destacan por la calidad y desempeño de sus series, por ejemplo Israel con producciones como Hatufim o Fauda. En los últimos diez años las producciones para televisión israelíes se han convertido en un poderoso instrumento de poder blando porque, más allá del simple entretenimiento, transmiten con sutileza discursos que contribuyen a mejorar la imagen del país en el extranjero. India no se queda fuera con series de televisión como Delhi Crime, The Lord of Bombay, Leila o Bombay Begums.

Ya a través de su prolífica industria cinematográfica, Bollywood es vista a menudo como un vector del poder blando de la India. Los propios países escandinavos también dominan este arte discursivo, con producciones que promueven su cultura y su visión política del mundo y de las sociedades, con series como Occupied o Borgen que, por ejemplo, permiten dar a conocer y difundir sus iniciativas medioambientales.

PSX 20231023 173117
La serie se centra en una unidad de fuerzas especiales del ejército israelí, conocida en hebreo como Mista’arvim. Crédito: Netflix.

El conflicto en Medio Oriente con Fauda

Fauda es una serie de televisión producida en Israel que se estrenó por primera vez en 2015. Fue adquirida por el servicio de streaming Netflix para su distribución global y actualmente se encuentra en su cuarta temporada. Sin duda, es la producción cultural israelí más vista en décadas y con seguridad el trabajo creativo más popular de o sobre Israel desde la película de Hollywood Éxodo (Otto Preminger, 1960).

Si bien Éxodo popularizó la versión israelí de la Nakba, la expulsión de les palestines durante la fundación del Estado de Israel, y la difundió ante una audiencia masiva, Fauda podría estar contribuyendo a la percepción de un sistema israelí con similitudes al apartheid. Esto plantea la posibilidad de que la serie promueva una versión alternativa de la realidad que podría ser utilizada como una herramienta efectiva en la narrativa de propaganda.

La serie se centra en una unidad de fuerzas especiales del ejército israelí, conocida en hebreo como Mista’arvim. La unidad está formada por agentes militares que se camuflan con árabes palestinos para infiltrarse en la sociedad palestina como civiles. Tienen la tarea de recopilar información y secuestrar o matar a palestinos que viven bajo ocupación. Si bien la serie fue criticada en algunos medios, recibió una lluvia de elogios. A pesar de esta amplia cobertura positiva, varios aspectos de Fauda no recibieron la atención que merecen.

En esta serie, como en el discurso oficial israelí, los Mista’arvim cumplen un propósito “antiterrorista”. Sin embargo, la serie nunca menciona que la existencia misma de los Mista’arvim va en contra de la ética de la guerra. Según el Derecho Internacional Humanitario (DIH), las fuerzas militares tienen prohibido hacerse pasar por civiles para matarlos, herirlos o capturarlos, y la violación de este principio constituye el crimen de guerra de “perfidia”. Sin embargo, la transgresión ética y legal que subyace al propósito y los objetivos de la unidad no parece ser reconocida en el programa.

Fauda se encuentra disponible en Netflix

Esto puede parecer una admisión franca por parte de los showrunners del programa sobre el uso generalizado de la tortura por parte de los israelíes contra los palestinos. Pero el uso de la violencia contra los detenidos palestinos es tan frecuente que el espectador puede volverse insensible. 

Aunque los puestos de control se ven con frecuencia, la ocupación militar apenas se menciona en Fauda, ​​y el muro del apartheid y los asentamientos no están representados. Además, se muestra a los “terroristas” palestinos cruzando libremente a Israel, llevando a cabo operaciones y regresando a los Territorios Ocupados, como si no pertenecieran a la población más controlada y vigilada del mundo. 

De vez en cuando, utilizan identificaciones falsas o murmuran algunas frases en hebreo, y se supone que esto les permite evadir el alcance total del ejército israelí y convencer a los soldados de que en realidad son colonos israelíes. Además, los ataques palestinos de la serie no sólo los lleva a cabo Hamás, sino también ISIS, que se presenta como activo en Palestina.

El universo paralelo creado por Fauda enmarca a los palestinos como terroristas que atacan a las comunidades israelíes, obligando a soldados desesperados a infiltrarse en la sociedad palestina para evitar que exploten bombas de tiempo. Esta descripción inexacta del conflicto se convierte en una parodia para cualquiera que sepa cómo son las cosas en los Territorios Ocupados, pero bien puede resultar eficaz para convencer a espectadores que no conocen el trasfondo real de los hechos.

Los creadores del programa manifestaron que solo están haciendo un trabajo creativo desde el punto de vista israelí y que su objetivo no es representar la narrativa palestina. Esta negación incluso se ha presentado bajo el pretexto de no pretender hablar en nombre del pueblo palestino ni cooptar su voz. Sin embargo, el problema con Fauda no es sólo que presenta una interpretación o juicio de valor que refleja una perspectiva israelí, sino su transformación total de la realidad y omite discutir la ocupación militar más antigua del mundo.

PSX 20231023 173025
Bombay Begums explora el MeToo en la India. Crédito: Netflix.

El MeToo expone el abuso en Bollywood

El movimiento MeToo tuvo un impacto significativo en la industria del entretenimiento, incluyendo la televisión y las series. Varios programas abordaron con valentía las cuestiones relacionadas con el acoso sexual y la desigualdad de género, proporcionando una representación crucial de las experiencias de las mujeres en la pantalla. Estas series no solo amplificaron las voces de las supervivientes, sino que también han desafiado las narrativas tradicionales y han cuestionado las estructuras de poder en la sociedad.

En Bombay Begums, Ayesha, una joven de provincia recién llegada a Bombay, es víctima de agresión sexual por parte de su jefe. Después de dudar por un momento, decide denunciarlo en un foro similar a MeToo: “Tengo 23 años. Es el subdirector de mi banco. Me atacó. Me tocó, me acarició, me besó. No pude hacer nada. Estaba indefensa. Me siento tan mal. Me da vergüenza haber permitido que lo hiciera. Ahora actúa como si nada hubiera pasado. ¿Es normal?”

Al inicio, el banco felicita a su subdirector, quien agradece a sus colegas: “Gracias por manejar tan bien esta estúpida historia. Desde el MeToo, el mundo se ha vuelto loco”. Finalmente, la directora general, quien fue víctima de agresión sexual cuando era joven, denunciará a su mano derecha, que será arrestada. Este caso está claramente relacionado con el movimiento MeToo, que llegó a la India un año después de sacudir Hollywood.

Similar al movimiento estadounidense, en el mundo del cine indio, el movimiento comienza con la acusación de la actriz Tanushree Dutta contra el actor Nana Patekar. Después de que surgieran las primeras denuncias en Bollywood, muchas mujeres compartieron sus historias de acoso y agresión sexual que involucraban a hombres poderosos en sus campos.

El movimiento logró una importante victoria en octubre de 2018 con la dimisión de un ministro del gobierno Modi, el ex redactor jefe del periódico The Asian Age, MJ Akbar, quien fue acusado por una veintena de mujeres. Varios periodistas también tuvieron que dejar sus puestos, incluido el editor político del Hindustan Times, Prashant Jha.

PSX 20231023 173142
Volodímir Zelenski, antes de ser presidente, protagonizó una comedia en la que un profesor se convierte en presidente ante los ojos del mundo que no lo toma en serio. Crédito: Netflix.

El extraño caso de Volodímir Zelenski

Un hombre encantador de entre 30 y 40 años se alza frente a un atril gubernamental escoltado por banderas azules y amarillas. No es un político de carrera. Los líderes mundiales lo consideran una especie de broma. Observa a la multitud reunida, toma aliento y, en ucraniano, comienza su discurso inaugural.

Quien habla no es Volodímir Zelenski. O mejor dicho, sí lo es, pero solo en el papel de Vasily “Vasya” Petrovych Goloborodko, un maestro de escuela elegido presidente de Ucrania en Servant of the People, la comedia que protagonizó de 2015 a 2019. El programa plantea la pregunta: ¿Qué pasaría si un hombre común fuera presidente de Ucrania? No se trata solo de que la vida imite al arte; es el arte el que parece haber creado las condiciones bajo las cuales la vida lo imitó.

Servant of the People se transmitió durante tres temporadas en Ucrania, hasta la elección real de Zelenski en 2019. Es como si hubiera retomando el papel en una cuarta temporada que es la vida real, transmitiéndose ahora en nuestras pantallas de televisión. Por supuesto, el personaje del programa no es Zelenski. Las diferencias entre los dos fueron bien documentadas, aunque en otro caso de la vida imitando al arte, muchas de las primeras evaluaciones de Zelenski subestimaron su capacidad para la claridad moral que más tarde volvería a ser cuestionada.

A medida que la guerra se intensifica, la eficacia de las estrategias de Zelenski para abordar la situación son criticadas con dureza. Se lo acusa de adoptar posturas vacilantes y políticas inconsistentes en su enfoque hacia Rusia, lo que ha llevado a preocupaciones sobre la seguridad nacional y la estabilidad en la región. Esta falta de claridad y determinación genera debate tanto a nivel nacional como internacional sobre su capacidad para liderar efectivamente durante estos tiempos turbulentos. 

El poder real de las narrativas televisivas y su impacto en la audiencia global

En un mundo cada vez más interconectado y globalizado, las series de televisión y otras formas de ficción surgen como poderosas fuerzas que trascienden las fronteras físicas y culturales. Estas narrativas no solo entretienen, sino que también moldean nuestras percepciones, valores y, en última instancia, nuestra comprensión de la realidad y la geopolítica. Desde las tramas complejas que reflejan los desafíos del mundo contemporáneo hasta los personajes que encarnan luchas y triunfos universales, la ficción televisiva es un espejo en el que la sociedad se mira y se cuestiona.

Este fenómeno va más allá del simple entretenimiento; es una expresión artística que se convierte en una herramienta de poder blando y, a veces, en un vehículo para la propaganda. Las series no solo nos llevan a mundos imaginarios, sino que también nos obligan a confrontar verdades incómodas y a cuestionar nuestras propias creencias. Son una ventana a la diversidad del mundo y a las complejidades de la condición humana.

Compartir:

Nota al Pie es un joven medio alternativo y autogestivo. Precisamos tu aporte para sostener el día a día de un periodismo popular que encuentra cada día más dificultades para mantenerse independiente. Con tu suscripción mensual nos ayudás muchísimo. Podés cancelarla cuando quieras. Por mail te iremos informando de los beneficios de ser parte de Nota al Pie.
¡Muchas Gracias!

Notas Relacionadas

Seguir Leyendo

En un día histórico, la Marcha Federal Universitaria defiende la educación pública de calidad

El martes 23 de abril, millones de estudiantes, docentes, trabajadores del sector educativo y defensores del acceso a la educación pública se congregaron en diversos puntos del país para respaldar el reclamo presupuestario de las instituciones, que se vieron afectadas por el brutal ajuste del gobierno de Javier Milei.

La estafa de la feminidad, un libro para hackear mandatos

Nota al Pie dialogó con Lala Pasquinelli, autora del libro y fundadora de Mujeres que no fueron tapa, quien reflexionó sobre qué implica ser mujer y las diversas formas de violencia a las que se ven obligadas a someterse para cumplir con los mandatos sociales.

En medio del desfinanciamiento, la universidad pública logró producir una vacuna contra el covid-19

Si bien el proyecto se encuentra paralizado por falta de fondos, la vacuna elaborada por investigadores de la UNLP y la UBA finalizó con éxito su fase pre-clínica. Nota al Pie habló con Guillermo Docena, uno de los líderes del proyecto.

Ultimas Noticias

Más del autor

Nota al Pie | Noticias en contexto