Nov 23, 2022 | Cultura

Llega a los cines “Ella dijo”, la crónica periodística que debilitó al patriarcado

Este jueves se estrenará el film que narra la caída del productor de cine Hervey Weinstein y el nacimiento del movimiento #MeToo.
ella dijo
Las periodistas del New York Times Megan Twohey y Jodi Kantor investigan las acusaciones contra el productor de Hollywood Harvey Weinstein en Ella Dijo. Cred: Universal Pictures.

Este jueves 24 de noviembre llega a los cines «Ella dijo«, dirigida por Mara Schrader. Al igual que «All the President’s Men» (Alan J. Pakula, 1976),  «Spotlight» (Tom McCarthy, 2015) y “The Post” (Steven Spielberg, 2018), la película presenta una historia poderosa. La misma celebra cómo el periodismo sólido puede conducir a un cambio sistémico. 

El film arroja una luz profunda e introspectiva sobre la investigación de The New York Times en torno al ex productor de cine Harvey Weinstein. En este sentido, la película sigue los hechos que decantaron cuando un grupo de mujeres agredidas sexualmente por él se animaron a contarlo.

Basado en el libro homónimo de Jodi Kanto y Megan Twohey, interpretadas por Zoe Kazan y Carey Mulligan, este es un drama periodístico anclado en una autenticidad inquebrantable y una relevancia oportuna. El film busca exponer las décadas de silencio que mantuvieron a los abusadores y violadores como Weinstein en el poder. Esto último, sucedió mientras que integrantes de la comunidad de Hollywood se mantuvieron al margen y no hicieron nada. 

Carey Mulligan y Zoe Kazan interpretan a las reporteras del New York Times, Megan Twohey y Jodi Kantor, quienes juntas publicaron una de las historias más importantes para una generación.

La investigación que desató una marea de voces

El 5 de octubre de 2017, The New York Times publicó un artículo de investigación de las periodistas Jodi Kanto y Megan Twohey. En estos informes se detallaron los relatos de varias mujeres que afirmaron que Harvey Weinstein, cabeza de la productora Miramax, las abusó o acosó. Cabe mencionar que algunos testimonios de violación se remitían a la década del ‘90. 

Cinco días más tarde, la revista The New Yorker publicó un artículo que reunía más testimonios que señalaban al productor por su conducta sexual inapropiada. Es así que más de 80 mujeres relacionadas con la industria del cine alzaron sus voces contra Weinstein. Las investigaciones contribuyeron en el impulso al movimiento #MeToo y presionaron a las autoridades para que lo investigaran.

En mayo de 2018, Weinstein fue arrestado en Nueva York y acusado de violación y otros delitos. En febrero de 2020, se lo declaró culpable de violación en tercer grado y acto sexual criminal. Un mes después, fue condenado a 23 años de prisión. 

En octubre pasado, cinco años después de que las revelaciones sobre el productor hicieran estallar el movimiento #MeToo, Harvey Weinstein,  volvió a ser llevado a juicio. Aquella vez, compareció ante la justicia estadounidense para responder a nuevos cargos de violación y agresión sexual. En la actualidad, se enfrenta a una pena de hasta 140 años de prisión.

Tanto The New York Times como la revista The New Yorker recibieron el Premio Pulitzer en 2018 por su trabajo de investigación. El escándalo desencadenó acusaciones similares contra hombres poderosos de todo el mundo y de todos los ámbitos,muchos de ellos fueron expulsados de sus cargos. También llevó a un gran número de mujeres a compartir sus propias experiencias de agresión sexual, acoso o violación en las redes sociales bajo el hashtag #MeToo

Ella dijo
Zoe Kazan, Carey Mulligan, Andre Braugher y Patricia Clarkson en el set del diario The New York Times. Cred: Universal Pictures.

Si esto pasa en Hollywood, ¿a quién más le está pasando?

Es a la vez poderoso y desconcertante ver una película sobre la caída de un productor de cine que surge de la misma industria que alguna vez dominó. El toque más conmovedor del film es la participación de Ashley Judd como ella misma. Esta mujer se cuestiona si debería hacer pública su historia sobre cómo se defendió de los avances Weinstein hace años. 

La directora, Maria Schrader, y la guionista, Rebecca Lenkiewicz, supieron recrear el miedo y la ansiedad que sentían las mujeres antes del #MeToo, cuando los abusadores masculinos poderosos gozaban de la impunidad.

“Ella Dijo” comienza en 2016 cuando la periodista de investigación Megan Twohey termina de escribir sobre nuevas acusaciones de agresión sexual contra el entonces candidato presidencial Donald Trump.

Luego, ella se une a otra reportera, Jodi Kantor, quien escuchó acusaciones sobre Weinstein vinculadas al acoso sexual, agresión y violación. Kantor le cuenta lo que sabe a su colega y le pregunta: «Si eso les puede pasar a las actrices de Hollywood, ¿a quién más le está pasando?».

Esa es una buena pregunta, en especial porque actrices como Rose McGowan y Gwyneth Paltrow, que trabajaron con Weinstein en el pasado, no están dispuestas a hablar oficialmente sobre los abusos recibidos. Es así que las periodistas deciden centrarse en las mujeres que solían trabajar en la empresa Miramax.

Durante la investigación, dividieron el trabajo preliminar y abordaron la historia desde todos los ángulos. Con la invaluable guía de su editora, Rebecca Corbett (Patricia Clarkson), descubren una vasta red de facilitadores que ayudaron a Weinstein a cometer sus delitos y a mantenerlos ocultos. Esto último fue posible gracias a los acuerdos de confidencialidad.

“Ella dijo” se enfoca en las mujeres, no en su depredador

Uno de los placeres de Ella Dijo es que subvierte la fórmula habitual de Hollywood en la que presenta a  un personaje masculino adicto al trabajo y a su esposa solidaria y sufrida. Aquí, las protagonistas trabajan a todas horas mientras sus maridos mantienen el fuerte y se encargan de sus hijes.

Hay algo significativo en esa dinámica, en especial porque muchas de las ex asistentes de Weinstein eran mujeres jóvenes en la cúspide de carreras cinematográficas exitosas que se vieron interrumpidas por no acceder a los deseos depravados de un hombre poderoso. 

Otro punto a destacar son las interpretaciones, Samantha Morton ofrece una excelente actuación al igual que Zelda Perkins. Esta última detalla de manera fascinante un incidente, en los años 90, cuando habló en contra de Weinstein por acosar a una colega. Por su parte, Jennifer Ehle ofrece una performance desgarradora como Laura Madden, otra antigua empleada del acosador,  quien reunió el coraje para romper su silencio de dos décadas.

En tanto, el propio Weinstein es una figura periférica, que se muestra desde atrás en algunas escenas donde intenta presionar al editor ejecutivo del Times, Dean Baquet (Andre Braugher). 

La película se mantiene en el enfoque y la disciplina de las periodistas mientras se apresuran a publicar su historia. En especial, después de enterarse de que otra investigación sobre Weinstein, hecha por Ronan Farrow, está a punto de ser publicada en The New Yorker

Ella dijo
Ella Dijo se centra en las mujeres, las periodistas y las víctimas. Deja de lado al depredador Weinstein, quien se encuentra cumpliendo una pena de 23 años de cárcel. Cred: Universal Pictures.

El #MeToo, una historia que continúa escribiéndose

Las periodistas del Times también están decididas a contar la historia de manera correcta y asegurarse de que construyeron un caso hermético. La cinta concluye con una escena que remite a la película de Alan Pakula sobre la investigación de los hechos del Watergate que terminó con la renuncia del entonces presidente norteamericano Richard Nixon

Es apropiado que “Ella Dijo” termine antes de mostrar el impacto completo del movimiento #MeToo que las periodistas ayudaron a encender en todas las industrias y en muchos países. Después de publicada la investigación, las mujeres alzaron sus voces para compartir sus historias y se formularon acusaciones contra políticos, líderes empresariales y personas influyentes de todo el mundo.

El #MeToo trajo el tema del acoso sexual al frente de la conversación cultural mundial y resaltó las disparidades de género en la representación y el poder. Además, denunció los estereotipos de género arraigados, los cuales se encuentran entre las causas fundamentales de la conducta sexual inapropiada. 

Esta es una historia mucho más grande, y una que, cinco años después, continúa escribiéndose. 

Lee también: “La chica más afortunada del mundo” lidia con un trauma reprimido

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie