Ago 31, 2022 | Internacional

Murió Mijail Gorbachov, último mandatario de la Unión Soviética

El expresidente de la URSS, una de las figuras más trascendentes e importantes del siglo XX, falleció a los 91 años tras sufrir una larga enfermedad.
elDiarioAR Nota Manu DUrbano

El pasado martes en el Hospital Clínico Central de Moscú, murió el último presidente de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), Mijaíl Gorbachov, a sus 91 años. El exmandatario, quien gobernó la URSS de 1985 a 1991, será enterrado junto a su esposa en el Cementerio Novodévichi ubicado en la capital rusa.

“Mijaíl Sergueievich Gorbachov ha fallecido esta noche tras una larga y grave enfermedad”, informaron desde el hospital moscovita. Según medios rusos, el ex dirigente comunista padecía problemas renales desde hace meses y había ingresado al centro de salud para realizarse una hemodiálisis.

Este miércoles, el presidente de la Federación de Rusia, Vladimir Putin, sostuvo que “Gorbachov fue un político y un estadista que influyó enormemente en la marcha de la historia mundial”. Asimismo, el líder ruso destacó: “Comprendía profundamente que las reformas eran necesarias”.

El último líder de la nación soviética, alabado y criticado con la misma intensidad, fue un factor clave en la caída del Muro de Berlín, la desintegración de la URSS y el fin de la Guerra Fría

En este sentido, las decisiones que tomó al mando de la Unión Soviética fueron claves para la victoria del bloque capitalista y la emergencia de Estados Unidos como superpotencia unipolar.

Gorbachov, el hombre de las reformas

Mijail Gorbachov, apadrinado por Yuri Andropov, llegó al poder en 1985 al convertirse en secretario general del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS). Tres años más tarde, en 1988, fue designado presidente del Presidium del Soviet Supremo. Finalmente, desde el 15 de marzo de 1990 hasta el 25 de diciembre de 1991, fue nombrado el primer presidente de la Unión Soviética.

Con la URSS sumida en una crisis económica y graves problemas en su política exterior, el exmandatario lanzó una serie de reformas políticas y económicas que marcaron el inicio del fin de la poderosa nación soviética. 

La Perestroika, por un lado, tenía el objetivo de cambiar la economía de planificación central hacia una apertura paulatina a la economía de mercado. En tanto, la política del Glasnost buscaba llevar mayor transparencia y una democratización de la URSS.

Durante los años que estuvo al mando de la Unión Soviética, Gorbachov inició un acercamiento con EEUU y Occidente en general con la firma de varios tratados. Mientras que para algunes eso fue lo que permitió el fin de la Guerra Fría; para otres fue la claudicación frente al bloque capitalista. Gracias a su política exterior, en 1991, recibió el Premio Nobel de la Paz.

Tras sufrir un intento de Golpe de Estado que lo dejó francamente debilitado, el 25 de diciembre de 1991 renunció a la presidencia luego de que Ucrania y Bielorrusia votaran la disolución de la Unión Soviética.

The Ronald Reagan Library Nota Manu DUrbano
La reunión entre Gorbachov y Ronald Reagan, conocida como la Cumbre de Reikiavik, se desarrolló el 11 y 12 de octubre de 1986 en la capital de Islandia. Crédito: The Ronald Reagan Library.

Elogiado por Occidente

La figura de Gorbachov, por los cambios geopolíticos que configuraron sus políticas, divide aguas. Para algunes, en especial para les detractores de la URSS, el exmandatario es sinónimo de paz, democratización e incluso de apertura de Rusia hacia el mundo. Para muches otres, en cambio, Gorbachov es el principal responsable del colapso de una era de gloria. 

En este sentido, las reacciones de Occidente ante la muerte del último Presidente de la URSS permiten vislumbrar a qué intereses, directa o indirectamente, sirvieron. 

El presidente de EEUU, Joe Biden, sostuvo a través de un comunicado que las reformas de Gorbachov “fueron los actos de un líder excepcional”. Al respecto, el primer mandatario estadounidense aseguró: “El resultado fue un mundo más seguro, con más libertad para millones de personas”.

Por otro lado, el ex secretario de Estado de EEUU, Henry Kissinger, afirmó en declaraciones a la BBC que al dirigente comunista se lo recordará “como un hombre que comenzó una transformación histórica en beneficio de la humanidad”. 

A su vez, el secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jens Stoltenberg, opinó que “la visión de un mundo mejor que tenía Gorbachov sigue siendo un ejemplo”.

En el viejo continente, asimismo, las alabanzas hacia el hombre que culminó con el comunismo como el “fantasma que recorre Europa” no se hicieron esperar.

Boris Johnson, a través de Twitter, destacó: “Siempre he admirado la valentía e integridad que demostró una conclusión pacífica de la Guerra Fría”. 

Por su parte, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, remarcó que Gorbachov fue “un hombre de paz”; y que “sus elecciones abrieron un camino hacia la libertad para los rusos”.

DW1 Nota Manu DUrbano
La caída del Muro de Berlín, hecho en el que Gorbachov tuvo gran influencia, fue la antesala de la desintegración de la URSS. Crédito: DW.

Criticado por la sociedad rusa

Gorbachov, para un importante sector de la población rusa, es la representación de la debacle del país a finales del siglo XX. Un amplio sector social, desde comunistas hasta nacionalistas ruses, resisten o ven como negativas las reformas que Occidente le reconoce.

En 2016, una encuesta publicada por la Public Opinión Foundation señaló que solo el 9% de les ruses tenía una buena imagen del último presidente de la Unión Soviética. El sondeo, a su vez, señaló que el 58% creía que Gorbachov había desempeñado un papel negativo en la historia de Rusia.

Por otro lado, un informe realizado por la encuestadora rusa VCIOM en 2021 indicó que el 51% de la población rusa cree que las políticas de Gorbachov causaron daño. De esta manera, según indicó la investigación, el 46% de la población considera que el exmandatario actuó en interés de un pequeño grupo de personas.

El sondeo realizado por VCIOM, a su vez, resaltó que, para el 51% de las personas encuestados, Gorbachov “es un político que pensó en el país pero cometió una serie de errores de cálculo que resultaron en problemas”. Por otro lado, para un 22% de la población, el expresidente quiso destruir deliberadamente el país.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota al Pie | Noticias en contexto