Sep 18, 2021 | Sociedad

El caso del enfermero que no puede pagar el crédito UVA en Banco Nación

Entrevista con Martín Baistrocchi, quien tomó un préstamo para adquirir una vivienda. La inflación elevó el importe de las cuotas y actualmente no puede pagar el crédito. Su caso se viralizó en las redes sociales.
Banco Nación. Allí tomó su crédito Martín Baistrocchi para adquirir su vivienda. Hoy, no puede pagar las cuotas de ese préstamo. Credito Argentina.AS

Los Créditos UVA son una línea de préstamos dirigidos principalmente para la adquisición de inmuebles. Fueron impulsados mediante una política pública instaurada en el período del presidente Mauricio Macri y continúan vigentes hasta el presente. Dado que esos créditos posibilitaban a los inquilinos acceder a una vivienda por un valor de una cuota cercano al de un alquiler, miles de argentinos los tomaron.

Posterior a su lanzamiento, la inflación se aceleró, y con ello se incrementó considerablemente el importe de la cuota a pagar. Esa circunstancia generó que cientos de beneficiarios se vieran imposibilitados de cumplir con sus obligaciones crediticias.

Entre ellos se encuentra Martin Baistrocchi, quien tomó el préstamo en el año 2018. Actualmente, está adeudando al Banco Nación, entidad donde tomó el préstamo, más de cinco cuotas. Por ese motivo podría perder su vivienda dado que la entidad bancaria no le ha ofrecido una refinanciación. Ante esa difícil situación, decidió exponer su caso en las redes sociales y la noticia se viralizó. 

Nota al Pie lo entrevistó para conocer en detalle la problemática de un profesional de la salud, quien a pesar de tener un trabajo estable, no logra cumplir con el compromiso crediticio asumido. 

¿Qué es lo que lo llevó a usted a tomar un Crédito UVA?

Yo tomé este crédito en julio de 2018, hasta ese entonces yo vivía en una casa alquilada, porque yo siempre alquile. Desde el gobierno de Mauricio Macri se estaba haciendo mucha promoción de esta nueva posibilidad de acceder a un crédito que no era inviable en cuanto a requisitos, se podía acceder de modo fácil. Era una iniciativa que venía a cambiar la modalidad de los créditos hipotecarios convencionales. Tanto para mi como para mi familia fue una oportunidad de tener la posibilidad de dejar de alquilar y tener la casa propia. 

En ese entonces, ¿Cuál era su condición económica en particular y la economía en general?

Martín Baistrocchi se desempeña como enfermero. Aun siendo un profesional del área de salud, sus ingresos no le permiten cubrir la cuota del crédito UVA. Crédito: Foto gentileza del entrevistado.

Tome el crédito en un contexto donde yo tenía dos trabajos en blanco y en relación de dependencia. El análisis que yo hacía era que tenía dos ingresos por los trabajos que tenía y el crédito estaba diseñado de modo tal que las cuotas se ajustaban a la inflación. Se entendía que el sueldo iba a ir acompañando a la inflación. Ese era el contexto.

¿Qué tipo de inmueble adquirió usted y qué valor tenía?

La vivienda que yo compré es un PH en el conurbano bonaerense en San Justo, La Matanza. En el momento en el que saque el crédito, el banco me prestó $3.200.000 pesos, con eso compre $120.000 con un dólar que cotizaba a 28 pesos. 

¿Cuál es el valor que el banco le había fijado de las cuotas del crédito?

En aquel entonces en el inicio del pago de las cuotas, el valor de la cuota estaba entre 15.000 y 16.000 pesos, la variación del importe de un mes a otro era muy pequeña. Durante el primer año fue cómodo pagar la cuota, pero los sueldos del trabajador no acompañaron el incremento de la inflación. Eso impactó de lleno en el valor de las cuotas que se dispararon muchísimo.

¿Actualmente qué importe tienen las cuotas?

Al día de hoy la deuda se fue incrementando. Yo tome un crédito de algo más de 3 millones de pesos y al día de hoy la deuda está cerca de los 12 millones de pesos. La cuota actual, luego del descongelamiento que hubo hasta marzo por el tema de la pandemia, se incrementó hasta llegar a 55.000 pesos. 

Cuéntenos cómo impactó eso en su economía particular.

La dificultad mía es que en marzo de este año yo me quedo sin uno de mis empleos. Yo soy enfermero y en el momento en que tomé el crédito trabajaba en dos clínicas privadas. Mi esposa también trabajaba. Fuimos papás y mi esposa dejó de trabajar, yo me quede sin uno de los empleos en marzo de este año. Entonces estamos viviendo con un solo ingreso, que es el empleo que conservo. La cuota abarca un 65 % de mis ingresos. Es inviable poder pagar la cuota.

¿Tuvo contacto usted con agrupaciones que nuclean a quienes tomaron créditos UVA?

Si, tuve contacto con las asociaciones de autoconvocados de créditos hipotecarios. Todos estamos en la misma situación. Se nos hace cuesta arriba poder pagar la cuota. Ellos me han brindado contactos de Defensorías del Consumidor y de algunos casos en algunas provincias donde han hecho algún recurso de amparo con un abogado. No hay mucha experiencia buena, porque la presentación de un caso como recurso de amparo demora mucho tiempo, tiene que otorgarlo un juez y tiene que haber un veredicto. Hay familias que inclusive están en peor situación que la que yo estoy y ya han sido comunicadas de ejecución. 

¿Qué le han dicho desde el banco?

Yo me presente en el banco y pedí que se revea mi caso porque la situación actual mía no es la misma que tenía cuando saque el credito. Por eso pedí que revea mi caso. Hay un comunicado de Ferraresi, ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, donde pide que se vean los casos, puesto que una cuota no puede superar el 35% de lo que gana un trabajador. En mi caso la cuota es del 65% de lo que gano. Mi idea es seguir insistiendo con el banco, voy a presentarme para ver si logro un consenso con el banco, previo a tener que poner abogados e iniciar una medida cautelar.

Usted difundió su caso en twitter y logró una enorme viralización. ¿esperaba que se generará tanta repercusión?

Mediante las redes sociales, Martín Baistrocchi ha logrado que su caso se viralice. Espera que esa difusión contribuya a que se alcance un acuerdo con el Banco Nación. Crédito: Foto gentileza del entrevistado.

Cuando conté mi situación en twitter no pensé que iba a tener tanta repercusión. Sabía que había muchas familias que estaban en mi condición. Trate ser lo más transparente posible, contar la real situación, donde el banco me ha informado que estoy en una etapa judicial. La idea era pedir que alguien me escuche desde el banco para ver si se puede analizar el caso. La realidad es que no tenía pensado tanta repercusión. Me pareció bueno que haya tenido esta viralización.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie