Ago 7, 2021 | Sociedad

“El Estado se tiene que hacer responsable del asesinato de Franco’’

Familiares y organizaciones sociales siguen exigiendo justicia por el joven asesinado en Tigre. Nota al Pie dialogó con la abogada de la familia

Mural conmemorativo en la plaza Estrada. Crédito: Nancy Robledo NAP

El pasado viernes 6 de agosto se realizó una reunión abierta en la Plaza Estrada en Don Torcuato, zona norte de Buenos Aires, con el objetivo de determinar las siguientes acciones para reclamar justicia por Franco Cardozo, quien murió luego de ser detenido por la policía bonaerense y la policía municipal de Tigre.

Desde que Franco fue declarado sin vida, minutos después de ser detenido y golpeado brutalmente por al menos 11 efectives policiales, la familia no ha recibido respuestas a su reclamo de justicia. Por el contrario, el Municipio gobernado por Julio Zamora se encarga de borrar el nombre de Franco.

“Una pintada por Franco a las 48 horas estaba tapada con la palabra Zamora, es una falta de respeto. En la reunión del próximo martes con el Intendente vamos a pedir que se coloque una placa en memoria de Franco, ya que fue asesinado por empleados municipales y la policía. Vamos a hacer un petitorio para que se aparte a los municipales de su función. El Estado se tiene que hacer responsable del asesinato de mi hermano”, declaró Gabriel Cardozo.

El estado de la causa en la Justicia

Nota al Pie diálogo con María del Carmen Verdú, referente de CORREPI (Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional) y abogada de la familia de Franco.

¿Cuál es la versión policial de lo que le ocurrió a Franco?

De acuerdo al acta de procedimiento en la causa iniciada a partir de la detención de Gianfranco, el 28 de mayo a las 23:10 los patrulleros de la zona recibieron el aviso de que en el domicilio de Asunción 1680, esquina Entre Ríos, Don Torcuato, un hombre estaba golpeando a una mujer. Al llegar al lugar vieron un tumulto de gente. Uno de los vecinos les dijo que momentos antes el hombre que estaba rompiendo cosas había salido del inmueble y que vestía pantalón negro y buzo gris. 

El nombre de Franco, siempre presente. Crédito: Nancy Robledo NAP

Lo vieron en la esquina de Asunción y Santa Fe, dirigiéndose de regreso hacia el domicilio. Lo identificaron y le ordenaron ponerse frente al móvil, donde lo cachearon, sin encontrar elemento alguno peligroso en su poder. Para entonces había cuatro móviles, tres del COT (Centro de Operaciones Tigre) y uno del Comando Patrullas Tigre

Cuando el hombre estaba dando sus datos personales, -se puso nervioso, escupió a la oficial López y empezó un forcejeo con el inspector Vallejos, al que mordió en el brazo izquierdo, causando un hematoma y dejando la marca de los dientes-, por lo que -se debió actuar en forma conjunta entre todos los intervinientes, empleando la fuerza mínima indispensable acorde a la resistencia ofrecida para extraer al inspector Vallejos de la mordida del agresor, continuando los forcejeos con el masculino-.

-Logrando sostenerlo entre todos y limitarlo en sus movimientos colocándole esposas de seguridad reglamentarias, pero con las manos atadas seguía arrojando patadas y gritos. Al levantarlo para subirlo al móvil del comando realiza fuerza para no subir tensando el cuerpo y piernas, por lo que nuevamente entre todos lo abordan en la parte de atrás (la caja de la camioneta) dado que resultaba imposible subirlo al habitáculo-.

Se dirigieron a la comisaría. Cuando estaban en el playón trasero de la seccional ingresó otro móvil del COT, cuyo inspector municipal le volvió a pegar. Los policías de la comisaría no permitieron que lo ingresaran por las lesiones que tenía. Lo llevaron al HDI (Hospital de Diagnóstico Inmediato) de Don Torcuato. Fueron entonces al Hospital Nores de Tigre. Murió antes de llegar.

Familiares de Franco realizan una reunión abierta para planear las siguientes acciones. Crédito: Nancy Robledo NAP

¿Esta versión fue desmentida por les testigues?

La novia de Gianfranco, la hija de ésta y su novio, desmienten que haya golpeado a nadie. Dijeron que estaba borracho y por eso le pidieron que se fuera, y se fue. Los policías de la comisaría dan cuenta de las lesiones sangrantes que tenía, motivo por el que no permitieron que lo ingresaran en ese estado. Hay vecinxs que vieron la golpiza en el lugar de la detención, aunque no todxs han aceptado declarar en la fiscalía, porque tienen miedo.

¿Cuál es la situación del único detenido?

Se le dictó prisión preventiva por el delito de vejaciones.

¿Cuál es la disposición de la fiscal del caso para cambiar la carátula?

No lo sabemos, no ha respondido nada al planteo que hicimos pidiendo el cambio de calificación legal a tortura seguida de muerte.

Notas Relacionadas

¡RECIBÍ LA MEJOR INFO!

Mantenete al día con las noticias que más te importan

Bienvenido a la actualidad