Jun 6, 2021 | Política

Publicidad Oficial Ilícita: segunda parte de la entrevista a José Magioncalda

El abogado es autor del libro “Publicidad Oficial en Argentina, entre el deber de informar y la tentación proselitista”, cuya versión digital fue lanzada recientemente.
José Magioncalda. Foto provista por el entrevistado.

En esta segunda y última parte de la entrevista con Nota al Pie, el abogado José Magioncalda describe casos puntuales de publicidad oficial ilícita tanto en gobiernos macristas como kirchneristas. También brinda propuestas para superar esas irregularidades.

En el Capítulo 8 del libro se evidencia la enorme tentación que tienen les polítiques para usar la publicidad oficial como campaña política a su favor. Usted menciona la existencia de un manual realizado por la Secretaría de Obras y Servicios Públicos donde se daban instrucciones a los contratistas. ¿En las obras se debía colocar carteles con imágenes de la presidente Cristina Fernandez? 

Entre 2009 y 2010 comenzaron a elaborarse carteles de obra pública, primero con el nombre de Cristina Fernandez de Kirchner y luego, agregando, además, el isologotipo con su imagen. Era vox populi que existía un manual que daba las instrucciones de cómo elaborar esos carteles con el nombre y la imagen de la presidente. El gobierno lo negaba. El hecho es que, si bien dicho cartel no figuraba en los pliegos de las licitaciones, todas las empresas contratistas que las ganaban y hacían obras a lo largo y a lo ancho de todo el país, “casualmente”, ponían el mismo cartel. La cuestión quedó al descubierto cuando detectamos googleando que un municipio de la oposición que recibía fondos nacionales para hacer obras publicó en su página web un ejemplar digital de dicho manual. Lo publicaron para facilitar a los contratistas el acceso al mismo.

Publicidad oficial durante el gobierno de Cristina Kirchner.
En la foto se observa el cartel de una obra en construcción. En la parte superior derecha del anuncio, aparece un isologo con el rostro de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Crédito: marianorinaldi.wordpress.com.

Publicidad ilícita en mensajería y spots

En el Capítulo 8 aborda casos de publicidad oficial ilícita mediante correos electrónicos y folletería del Ministerio del Interior. Esto acontece tanto en la presidencia de Cristina Kirchner como en la de Mauricio Macri. ¿En qué consistió esta publicidad ilícita? ¿A quiénes beneficiaba?

En la etapa de Cristina Kirchner, el Ministerio del Interior entregaba una carta vía mail, que incorporaba innecesariamente los nombres de la presidente y del Ministro Randazzo. Claramente, la presidente y el ministro aparecían como los beneficiarios de una publicidad oficial ilícita. Cuando hicimos un amparo para eliminar dicha publicidad, el Ministerio del Interior desistió de la modalidad de envío de estas cartas por mail. Asimismo, en la gestión de Macri, los DNI se entregaban con un sobre que en su parte exterior tenía impresa la firma del ministro Frigerio y su aclaración. En este caso hicimos la denuncia en la Oficina Anticorrupción que dictó una resolución prohibiendo esa modalidad publicitaria. Los sobres que quedaban en el Ministerio comenzaron a entregarse con las grafías publicitarias ilícitas tachadas. Una vez terminados, se emitieron nuevos sobres sin dichas grafías.

En el libro se analiza un spot de presidencia de la Nación, en el cual aparecía el ex presidente Mauricio Macri diciendo “Lo estamos haciendo juntos”, el cual tenía también un fin proselitista. ¿Podría comentarnos sobre ese caso?

Sí, claro. El spot mostraba un conjunto de obras que estaba desarrollando el Estado Nacional en distintos lugares del país, aunque no enunciaba dónde se hacían esas obras, en qué lugares, en qué consistían. En cambio, aparecían Macri y un conjunto de ciudadanos/actores que bajaban un mensaje de crítica a la gestión anterior y resaltaban las características de la gestión actual. Claramente, el objetivo no era proporcionar información pública a la ciudadanía, sino hacer proselitismo.

Quienes debieron exponer públicamente esos cuestionamientos al gobierno anterior y destacar la gestión actual, eran los partidos de la coalición gobernante, no un spot publicitario oficial financiado con fondos públicos. Pero la confusión era tal que hasta la propia Lilita Carrió, considerada “Fiscal de la República”, le dio retuit al spot presidencial. El caso tuvo mucha repercusión en los medios, no sólo cuando lo denunciamos, sino cuando Laura Alonso resolvió a nuestro favor, y ordenó al gobierno no volver a incurrir en spots de esas características. El gobierno obedeció.

Este spot de Presidencia de la Nación difundido durante el gobierno de Mauricio Macri no brinda información, simplemente transmite un slogan.

Este libro analiza la publicidad ilícita en gobiernos nacionales. ¿Tiene previsto a futuro documentar casos de proselitismo con publicidad oficial en gobernaciones e intendencias?

Estamos trabajando en darle una cobertura nacional a la Fundación Apolo. Creo que cuando estemos en condiciones de afrontar seriamente un trabajo de recopilación que sea justo, reflejando lo que ocurre en todos los distritos del país, sería un proyecto muy interesante.

El papel de la ciudadanía

Tanto Cristina Fernández como Mauricio Macri, han usado la publicidad oficial como forma de proselitismo. Sin embargo, son los dos líderes que más apoyo tienen en la sociedad. ¿Cree usted que gran parte del problema no solo está en los líderes sino también en la sociedad que es muy permisiva en estos temas?

Yo no pondría a CFK y Macri en un pie de igualdad en esta materia. Creo que en la época de Cristina Kirchner hubo un plan sistemático para transformar en proselitismo la publicidad oficial, al peor estilo del primer peronismo. Lo de Macri es diferente. Hubo violaciones al art. 42 de la Ley de Ética en el Ejercicio de la Función Pública, pero en menor cantidad, y no de modo sistemático. Sí creo que no había una idea clara de la importancia de no desvirtuar la publicidad oficial, pero a su vez había anticuerpos que funcionaban en este punto, como la Oficina Anticorrupción, pese a que Laura Alonso provenía del riñón del macrismo. 

En cuanto a la raíz del problema, sí considero que tiene mucho que ver con la pasividad de la ciudadanía, con ciudadanos que no ejercen como ciudadanos.

Propuestas del autor

¿Qué propuestas tiene usted para erradicar el proselitismo en la publicidad oficial?

Creo que deberíamos pensar en una Oficina Anticorrupción que –como autoridad de aplicación en esta materia- sea independiente. No podemos seguir dependiendo de que el titular de ese ente se anime o no a cuestionar a su propio gobierno. Hay que mejorar la aplicación de la Ley de Ética en el Ejercicio de la Función Pública. Se debe impulsar también, la formación del ciudadano para que sea más activo. Finalmente, deberíamos tener una legislación que garantice la continuidad estética de la publicidad oficial a través de los gobiernos. Hay que crear una norma que establezca cómo debe ser. Por ejemplo, en la cartelería: fondo blanco, escudo nacional, organismo que hace la obra y características de la obra. Todo lo demás sobra. Nada de “Tenemos Patria”, “Vamos Buenos Aires”, nada de “color de gestión”. Necesitamos mensajes sencillos que expliquen de qué se trata, consecuentes con la austeridad republicana. 

Link para acceder a la descarga gratuita del libro:

https://fundacionapolo.org/wp-content/uploads/2021/05/Publicidad-Oficial-F.-Apolo.pdf

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie