May 29, 2021 | Internacional

Caravana en Buenos Aires por Colombia

Este viernes 28 de mayo se cumplió un mes del Paro Nacional convocado en Colombia contra el gobierno de Iván Duque. En ese marco, la acción global Feministas por Colombia convocó a una bicicleteada como muestra de apoyo hacia la situación vivida en el país. La caravana fue convocada para las 17hs frente al Congreso […]
Caravana por Colombia pasando frente al Congreso de la Nación Argentina. Foto provista por Sara, una de las entrevistadas.

Este viernes 28 de mayo se cumplió un mes del Paro Nacional convocado en Colombia contra el gobierno de Iván Duque. En ese marco, la acción global Feministas por Colombia convocó a una bicicleteada como muestra de apoyo hacia la situación vivida en el país.

La caravana fue convocada para las 17hs frente al Congreso de la Nación, Buenos Aires. Desde allí partieron hacia el Consulado de Colombia en Buenos Aires y finalizaron en la Plaza de Mayo

Nota al Pie dialogó con una miembro de Acción Global Feministas por Colombia llamada Sara, quien expresó que “la bicicleteada se adapta al contexto actual de pandemia donde la movilidad está restringida”. Además, añadió que “la idea es poder visibilizar la situación y solidarizarnos con Colombia en clave de solidaridad internacional”.

A su vez, la miembro de Acción Global Feministas por Colombia y la Asamblea de colombianos y colombianas en Buenos Aires, Jimena Hernández, explicó a este medio: “entendemos el contexto difícil de la pandemia, pero la realidad es que si no existe presión internacional y no mostramos lo que está pasando en Colombia va a ser muy difícil que pare”.

La Acción Global Feministas por Colombia se organiza en clave de campaña plurinacional contando con presencia en Abya Yala, diversos territorios de Colombia y la región. Su objetivo es visibilizar y denunciar la situación de violación sistemática de derechos humanos presentes en el país en cuestión; rompiendo el cerco mediático que promueve la polarización en torno a la protesta social del país.

No es sólo una reforma tributaria

Las entrevistadas hicieron un fuerte hincapié en que el desencadenante del paro nacional no es solo la reforma tributaria, sino que data de muchos años atrás y refiere a condiciones estructurales. La miembro de Acción Global Feministas por Colombia aseveró “El reclamo es histórico. La pandemia resaltó la desigualdad social y la ausencia de compromiso y acuerdo, por parte del gobierno, respecto al proceso de paz.”

Caravana por Colombia. Foto provista por Sara, una de las entrevistadas.

Respecto a lo último, Hernández hizo referencia a que, a pesar de los acuerdos en 2016 con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), con el actual presidente recrudeció la violencia. “Se asesinaron a líderes sociales y firmantes de la paz. El año pasado en Colombia se realizaron alrededor de 40 masacres”, explicó.

Ambas denuncian que hace más de 20 años existe un proceso de militarización de las fuerzas represivas del Estado. Esto incluye a la policía, el Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) y los militares. Hernández rememora el estallido social fuertemente reprimido en 2019.  “La práctica no es nueva ya era evidente en los territorios apartados de Colombia, pero ahora se llevó a la ciudad”.

Violación a derechos humanos en Colombia

La Campaña Defender la Libertad un Asunto de Todas reveló un informe en el que afirman que a un mes del Paro Nacional se registran 59 fallecides; 87 víctimas de violencia de género; 866 heridas, entre elles 51 con lesiones oculares; 2152 personas detenidas, muchas de ellas arbitrariamente; 1192 denuncias por abuso de poder, autoridad, agresiones y violencia policial; y 346 personas desaparecidas. 

El objetivo de la bicicleteada es poder visibilizar las demandas estructurales y violencia sistematizada desde el Estado hacia les manifestantes haciendo énfasis en la violencia y uso de los cuerpos como botín de guerra. La miembro de Acción Global Feministas por Colombia denunció que “el abuso y la violación como método de tortura es inaceptable y reprochable.”

También informó que algunas compañeras participan de la primera línea y que son ultrajadas por la policía: sufriendo violencia física, siendo asesinadas y padeciendo violencia sexual. En este sentido, exclamó: “no vamos a callarnos más. Estamos en un momento en donde nos respalda la lucha y la sororidad feminista”.

Bicicleteada por Colombia. Foto provista por Sara, una de las entrevistadas.

Al respecto, Hernández recordó el reciente caso de Alison Meléndez, oriunda de Popayán, Colombia; quien fue hostigada en la calle mientras filmaba la manifestación de su ciudad. El ESMAD la detuvo y abusaron sexualmente de ella en la Unidad de Reacción Inmediata (URI). Luego de su liberación, la joven se suicidó.

Respecto a les desaparecides, la mujer denunció que hay registro fílmico de manifestantes apresades por las fuerzas represivas. Varios de sus cadáveres aparecieron luego en ríos de Colombia. Indignada reclamó: “¿dónde están las personas que salieron a manifestarse y no llegaron a sus casas? Queremos saber su paradero. Si se los llevaron vivos, los queremos vivos”.

La necesidad de la presión internacional

Una de las entrevistadas mencionó que las prácticas llevadas por el gobierno colombiano son muestra de que no acepta la diversidad y quiere someter a su pueblo. Por eso es necesario seguir acompañando la lucha de la comunidad colombiana internacionalmente. 

Por otro lado, Hernández entiende que en su país se prohíbe pensar diferente a quienes detentan el poder. Declaró que “al gobierno no le interesa lo que sucede ni muestra voluntad en cambiar algo de lo que se le solicita”.

Pero añadió esperanzada que “la noticia mala para ello es que no nos vamos a callar porque la gente está cansada y eso permitió otras formas de pensarnos”. Frente a esto, añadió: “celebro las formas de resistencia que surgen en mi país. Se resignificó por ejemplo la organización de las asambleas populares desde donde se gestan cosas maravillosas”

Sin embargo, entiende que les colombianes migrantes deben ejercer presión internacional para que así los organismos de Derechos Humanos puedan interceder y detener la cantidad de víctimas que está dejando el gobierno de Iván Duque ante un accionar constitucional como lo es la manifestación en forma de protesta.

“Ya nos dimos cuenta de que por más de que se registre el atropello a nuestros derechos, en videos o testimonios de personas, al gobierno no le interesa y sigue actuando igual”, indicó y añadió que “no es una hipótesis, es una realidad”.

Asimismo, afirmó: “queremos un país lejos de la violencia, con garantía de derechos humanos básicos como lo son la salud, educación y trabajo. Luchamos por la dignidad”

Por su parte, la otra miembro declaró: “que llevemos un mes de paro da cuenta de un contexto de una profunda crisis estructural que no solo se ve encarnado en la reforma tributaria sino en la desigualdad histórica y deuda histórica del gobierno de Colombia en relación con la población urbana y rural.”

Hernández menciona que si bien es desgastante allí radica la importancia de no perder el foco y mantener presente a Colombia. Para que, desde las calles, la organización y lucha exijamos Verdad, Justicia y reparación para les familiares de las víctimas; cese a las atrocidades por parte del estado y respuestas concretas y reales a las demandas de les hermanes colombianes a través de la solidaridad latinoamericana.

Y concluyó: “Nos seguimos movilizando. Incluso desde el exterior estamos presentes. No somos ajenos a lo que sucede. Seguimos buscando las formas de generar herramientas y buscar la forma de retroalimentar lo que viene pasando allá. Y hacer que este mensaje llegue a todo el mundo. Que el mundo sepa que en Colombia nos están asesinando”.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie