Ene 31, 2024 | Destacada del Día, Sociedad

“Soy Galo”, cuando la discapacidad encuentra su voz entre las páginas de un libro

La escritora y psicopedagoga Nina Ávila visitó Las Flores, en la provincia de Buenos Aires, para presentar su reciente obra y contar su experiencia trabajando con artistas con síndrome de Down.
Soy Galo
El libro, publicado por la Editorial Chirimbote, fue escrito por Nina Ávila y cuenta con las ilustraciones de Galo Thorp. Crédito: Editorial Chirimbote.

Este sábado, la psicopedagoga y escritora Cinthia Nina Ávila visitó la ciudad de Las Flores, provincia de Buenos Aires, para hablar sobre discapacidad y presentar su libro Soy Galo. La propuesta estuvo organizada por la Asociación Crehab, un grupo de familiares y profesionales que busca romper barreras y generar conciencia en torno a la discapacidad.

Desde 2008, Ávila trabaja con personas con discapacidad intelectual. En la actualidad, lleva adelante tres proyectos: produce Magia inclusiva, un espectáculo con Alejandro, uno de los primeros magos con síndrome de Down en el país; también es parte de “Las ilusiones”, un grupo artístico que realiza obras de teatro y música; y llevó adelante el libro.

https://twitter.com/Ilusiones_Arte/status/1701982681976729779

En todos los casos, la psicopedagoga busca, mediante el arte, la inclusión real de las personas con discapacidad: que tengan un oficio, responsabilidades, experiencias y un salario.

Al inicio de la charla, lo primero que buscó Ávila fue definir qué es la discapacidad. Allí repasó algunas definiciones e hizo hincapié en que debe entenderse “como una característica más de las personas”, y que “depende del entorno y no está puesta en el sujeto”, es decir que el entorno es el discapacitante.

En la misma línea, reflexionó acerca de cómo era vista la discapacidad antes y cómo eso ha cambiado. Recordó los descalificativos que se utilizaban hace algunos años y cómo muchas familias aislaban y hasta escondían a las personas con discapacidad. Si bien tanto ella como les presentes celebraron que eso ya no suceda, la escritora puso el foco en el problema actual: la inclusión real.

“Soy Galo”
El evento tuvo lugar la noche del sábado, en la confitería Amadeo, de Las Flores. Crédito: Karen Cuesta.

¿De qué trata “Soy Galo”?

Hace ya varios años, Nina convocó al artista Galo Thorp, quien tiene síndrome de Down, para que sea el autor de las ilustraciones de un proyecto que quería llevar a cabo. Si bien primero la idea era otra, el proyecto, que duró dos años, fue mutando hasta esta historia que habla de los mitos en torno a la discapacidad y busca derribarlos desde la mirada de un adolescente.

Antes de comenzar a narrar, Ávila proyectó un video de Galo en el que se presentaba y saludaba  a las personas de Las Flores. Si bien lleva su nombre y muchas de las cosas surgieron de las conversaciones de ambos, la escritora explicó que “el libro no es autobiográfico”.

“No tengo problemas, no tengo ninguna enfermedad, soy así. No estoy contento todo el tiempo, a veces me enojo y lloro. No voy a ser siempre un niño, todos crecemos y yo ya tengo 14 años. No soy un angelito, soy una persona… ¡Soy Galo!”, así comienza la historia que fue narrada por la escritora acompañada por dos niñas: Morena y Martina.

“Soy Galo”
Tanto en la charla como en el libro, Ávila busca derribar los mitos en torno a la discapacidad. Crédito: Editorial Chirimbote.

A lo largo del relato, Galo, el protagonista, busca entender qué es el síndrome de Down, por eso cuenta qué le gusta, qué no le gusta, qué dicen las personas sobre él, y se pregunta qué nos hace iguales y qué es ser diferente. La sencillez del lenguaje de Galo y la capacidad de la autora para hablar desde la cotidianeidad se transforman en una poderosa lección que rompe estereotipos.

A partir de textos simples, en primera persona, acompañados de ilustraciones, el cuento desmitifica el imaginario social que existe sobre el síndrome de Down y busca despertar la mirada del lector para romper estereotipos.

En uno de los pasajes del cuento, se narra como la madre de Galo le cuenta la historia de “la flor diferente”. Allí, a modo de metáfora, se habla de cómo, con más o menos pétalos y de diferentes colores, todas las flores son flores y nadie debería burlarse por eso.

Mitos y desinformación sobre la discapacidad

Luego de la lectura del cuento, Nina habló de la importancia de escuchar a las personas con discapacidad, es decir, de no hablar por ellas y que sean consultadas al momento de la toma de decisiones. A su vez, destacó que “no todas las personas son iguales” y por lo tanto hay que entender a la discapacidad desde la singularidad de cada caso.


Para la psicopedagoga, existen tres puntos al momento de trabajar con personas con discapacidad: lo evidente, lo necesario, lo aparente. En torno a los mitos y prejuicios, Ávila sostuvo que hay mucha desinformación y que muchas veces “la gente no es mala, sino que habla sin saber”.

Para cerrar, la escritora compartió un video de su colectivo artístico. Se trata de la canción “Un ladrillo más”, de la banda Los bonette, la cual pertenece a Las ilusiones. En ese sentido, destacó la importancia de seguir creando espacios inclusivos y permitir que las personas con discapacidad puedan continuar ocupando lugares.

Compartir:

Seguir Leyendo

Nota al Pie | Noticias en contexto