Ene 20, 2024 | Cultura, Destacada del Día

“Sobrevivientes: después el terremoto”,  la naturaleza humana a prueba

Un film post-apocalíptico que muta en minutos a un verdadero drama con una visión sombría y brutal de cómo se comportan las personas en situaciones extremas. La trama destaca por su exploración de la organización social en medio del caos, resultando provocativa y llena de dilemas morales.
Ya se puede disfrutar en salas nacionales de “Sobrevivientes: después del terremoto “, tras una ciudad en ruinas, solo un edificio queda en pie, rodeados por vecines que quieren escapar del desastre, los residentes tratan de subsistir. Crédito: @bfargentina
Ya se puede disfrutar en salas nacionales de “Sobrevivientes: después del terremoto “, tras una ciudad en ruinas, solo un edificio queda en pie, rodeados por vecines que quieren escapar del desastre, los residentes tratan de subsistir. Crédito: @bfargentina

Este último jueves 18 de enero llegó a las salas nacionales, una producción coreana moralizante donde se valora más la parte dramática que la espectacularidad del desastre natural. “Sobrevivientes: después del terremoto» (Concrete Utopia) es una película situada en el último bloque de departamentos que queda en pie en Seúl, Corea del Sur,  después de un devastador terremoto. El director Tae-hwa Eom explora el comportamiento humano detrás de la tragedia, con una historia llena de personajes no muy empáticos pero sí que logran sorprender de principio a fin. 

Bajo la perspectiva mordaz del director y co guionista Tae-hwa, las personas se revelan como seres egoístas y violentos, propensos a la crueldad cuando se sienten amenazados. La trama destaca por su exploración de la organización social en medio de un apocalipsis, resultando provocativa y llena de dilemas morales, aunque a veces se percibe conceptualmente defectuosa. 

La película brinda emociones y dilemas con buenos efectos visuales y un elenco de figuras como Lee Byung-hun (“El Juego del Calamar”), Park Seo-joon (“Parasite”), y Kim Do-young (“Estación Zombie”). Crédito: @bfargentina
La película brinda emociones y dilemas con buenos efectos visuales y un elenco de figuras como Lee Byung-hun (“El Juego del Calamar”), Park Seo-joon (“Parasite”), y Kim Do-young (“Estación Zombie”). Crédito: @bfargentina

La película comienza con un terremoto que arrasa casi todo Seúl, dejando solo en pie el complejo de viviendas Hwang Gung, el hogar de unos cien residentes. Basada en el webtoon coreano ‘Cheerful Outcast’, esta producción inicia espectacularmente y con muchos efectos especiales, pero evoluciona hacia una primera hora más densa y solemne. Los personajes, como el enigmático líder Yeong-tak, la popular pareja Min-sung y la intrépida vocera Myung-hwa, se presentan en una trama intermedia sólida y reflexiva, aunque el desenlace va perdiendo fuerza y originalidad.

La trama, enriquecida con numerosos personajes, se centra principalmente en la joven pareja conformada por Min-seong (Park Seo-joon) y Myeong-hwa (Park Bo-young).  En un principio el conflicto central gira en torno a la decisión de ayudar o no, a les refugiades que llegan al lugar, tras el devastador terremoto. Mientras ella, una enfermera comprometida, se embarca en la misión de ayudar a les enfermes y necesitades, él se muestra más ambivalente, sobretodo en colaborar con el representante residente interino Yeong-tak (Lee Byung-hun) y su fuerza anti-crimen de tono cuasi fascista, que rehúsan a dar un lugar a los desprotegidos vecinos de la ciudad.


La ayuda o asistencia del exterior es inexistente, y les sobrevivientes muy rápido se dan cuenta que los bomberos, las ambulancias o algún equipo de rescate nunca darán el presente. Así que frente al desastre, Yeong-tak y otres residentes establecen tres reglas: solo les habitantes pueden permanecer en el edificio, ya que los no residentes son brutalmente expulsades, las raciones se distribuyen según las contribuciones de cada residente y las decisiones se toman mediante consenso casi democrático.

El pro y el contra de tantos personajes

La película revela la verdadera naturaleza de Yeong-tak, interpretado magistralmente por Lee Byung-hun, como un líder cobarde y desesperado, autoproclamado rey de las cucarachas en un edificio plagado de ellas, tanto literal como metafóricamente. Y su poder va en alza, luego de armar un equipo con otres vecines que juntes se aventuran diariamente entre  los escombros de los alrededores en busca de recursos, cuya distribución es gestionada por comités. 

La mayoría del tiempo el film incita al espectador a cuestionarse ante las difíciles decisiones que enfrentan sus personajes. Algunas observaciones adoptan un tono de humor negro, como una escena en la que un grupo de mujeres bien alimentadas reprende a una refugiada hambrienta por su comportamiento y la manera de hablar. Sin embargo, la mayoría de los personajes no resultan de rápida representatividad. Y en su peor faceta, la película cae en la obviedad por momentos, como el slogan de un letrero que reza «Ama a tu prójimo como a ti mismo», en un apartamento cuyos residentes son golpeados por albergar a forasteros.

Basada en un webtoon, específicamente en la segunda parte creada por  Kim Soongnyungung, hace que la dirección en el film muestre una clara influencia de animación, su estilo puede resultar llamativo, con ángulos dramáticos y una paleta de colores gris-azul para el apocalipsis. Estos elementos contribuyen a la percepción de que se trata de una obra cinematográfica densa y oscura, una impresión que logra transmitir con total acierto. Además todo esto remarca la perspectiva sombría que envuelve a los personajes de la película, que no resultan muy simpáticos para el espectador. 

La trama del film logra colocar al espectador en la posición de les sobrevivientes, y con acierto logra plasmar lo mejor y lo peor de los seres humanos. Crédito: @bfargentina
La trama del film logra colocar al espectador en la posición de les sobrevivientes, y con acierto logra plasmar lo mejor y lo peor de los seres humanos. Crédito: @bfargentina

“Sobrevivientes: después el terremoto”, en resumen

“Sobrevivientes: después del terremoto” es una película de desastres donde la verdadera catástrofe es la naturaleza humana. Su final resulta algo débil a pesar de tomar un giro oscuro y sorpresivo, que puede dejar a algunas audiencias insatisfechas, pero da paso a una escena de cierre que de seguro resulta una de las tomas más inteligentes de la película. Con una duración de casi 35 segundos, la cámara se inclina 90 grados y empuja silenciosamente al espectador a tomarse un tiempo para reorientarse. Una metáfora a reflexionar de que aun cuando el mundo parece estar de cabeza, se puede encontrar el rumbo o una manera de ponerse de pie, y tratar de seguir viviendo a pesar de todo el mal que nos rodea.

Compartir:

Seguir Leyendo

Milei contra la integración de barrios populares: el Gobierno desfinanció el FISU

Milei contra la integración de barrios populares: el Gobierno desfinanció el FISU

El Poder Ejecutivo modificó el destino de lo recaudado por el Impuesto PAÍS, una medida que afecta al Fondo de Integración Socio Urbana. El programa, que ahora recibirá sólo un 0,3%, busca garantizar el acceso seguro a servicios básicos, vivienda, y mejorar el espacio público y desarrollo comunitario. Nota al Pie dialogó al respecto con la dirigente nacional de Libres del Sur, Silvia Saravia.

leer más
Nota al Pie | Noticias en contexto