sábado 20 de julio de 2024

Jesús Escobar: “Ningún presidente en la Argentina en los últimos 20 años gobernó para nuestro pueblo”

El dirigente de Libres del Sur habló en una entrevista exclusiva con Nota al Pie. Entre los principales temas estuvieron la economía, su recorrida por el país en el marco de la campaña electoral que se avecina y los principales desafíos de la Argentina para los próximos 20 años.
Jesús Escobar
Crédito: Federico Groba

Para comenzar, en cuanto a la juntada de 2 millones de firmas para la convocatoria a una Consulta Popular, que le ponga un freno por ley al precio creciente de los alimentos, ¿cómo se lee eso en términos de una democracia que tiene este año 40 años de recorrido que, en lo formal funciona, pero que tiene varios déficits en términos de contenidos?

En primer lugar, quiero decir que el aumento de precios y la inflación es el principal problema que tienen las familias argentinas. Porque uno escucha a la clase política, la escucha a Cristina Kirchner, a Alberto Fernández, a Mauricio Macri y pareciera ser que el problema de los argentinos es el partido judicial, si la Corte Suprema tiene 16 o 25 miembros: no, el problema de los argentinos es que a millones de personas no les alcanza el sueldo para llegar a fin de mes, que millones de argentinos, muchos de ellos niños, comen una sola vez al día.

El poder adquisitivo se escurre mes a mes. Por eso, desde Libres del Sur, el año pasado, tomamos la decisión de hacer esta propuesta de presentar una ley en el Congreso para congelar por 12 meses los precios de los alimentos de la Canasta Básica y también las tarifas de los servicios públicos, junto con la implementación a rajatabla de la Ley de Abastecimiento.

Pero no lo hicimos solos, sino acompañados por 2 millones de firmas que juntamos en solo un mes, 2 millones de argentinos que nos dieron un respaldo a esta propuesta. En estas horas anunciamos que más de un millón de esas firmas ya han sido legitimadas por la Justicia, por lo tanto pasamos largamente las 500 mil firmas que se exigen para que esto se transforme en una Iniciativa Popular.

Esto es un instituto que se incorporó en la Constitución Nacional de 1994, la cual plantea y exige que cualquier propuesta o proyecto que se presente ante el Congreso de la Nación, acompañado por más de 1,5% del padrón electoral, debe ser tratado sí o sí por el Congreso de la Nación. Por lo tanto, este año diputados y senadores de este país se tienen que poner a trabajar en esta propuesta que ha realizado Libres del Sur y que apunta a resolver el principal problema que tienen los argentinos: que se le va el dinero de las manos, que la inflación destruye todo, fundamentalmente destruye y entristece la vida de los argentinos.

¿Por dónde pasa la cuestión de tratar o no este tipo de iniciativas? ¿Es falta de decisión política ante los poderes constituidos?

Por qué no lo han tratado hasta ahora debieran contestar quienes gobiernan y quiénes ejercen, tanto en el Poder Ejecutivo como en el Legislativo. Pero nosotros no nos sentamos a esperar eso, lo hemos hecho con un planteo concreto que ha sido acompañado con esta  participación popular, que obliga y mandata al Congreso que trate esta propuesta.

Una campaña con despliegue nacional

Jesús Escobar contó que en 4 meses ya lleva recorridas 70 ciudades en 20 provincias de la Argentina y, en la entrevista con Nota al Pie, aseguró que lo reciben “hermosamente”.


A cada lugar donde llegué me han recibido de brazos abiertos y lo agradezco profundamente. Lo que me dice la gente es que “queremos que paren de aumentar los precios, queremos trabajo y que se termine la inseguridad”.

Como digo siempre, inseguridad en este país no tienen los ricos que viven bien protegidos, la tienen los trabajadores que son asaltados cuando salen, a trabajar en su barrio, lo viven las familias, en algunas ciudades más que otras.

Esas son las tres problemáticas centrales: la inflación, la falta de trabajo y la inseguridad. Estoy hay que resolver en la Argentina de manera inmediata.

En ese recorrido que nos describís, uno imagina que se establece un diálogo, que por momentos en la política se ve lejano, por peleas entre grupos que, de alguna manera, no son parte de la agenda cotidiana. ¿Cómo es escuchar a les vecines, a les ciudadanes?

Decía antes que en la clase política que gobierna, tanto el oficialismo como la oposición, hablan de cosas que son inentendibles para la gente. A esa clase política hay que echarla con los votos, hay que enviarla al basurero de la historia porque son una losa para el desarrollo de la Argentina; lo único que hacen es defender el bolsillo de los ricos.

Por eso cuando digo qué hay que hacer un gobierno para el pueblo hablo de eso: ningún presidente en la Argentina en los últimos 20 años gobernó para nuestro pueblo. Le defienden el bolsillo a los ricos y la tasa de ganancia a las grandes empresas y esa lógica perversa es la que hay que terminar.

Hay que terminar con esta idea de que el déficit fiscal cero se logra sacándole a los que menos tienen, siempre le sacan a los pobres, las clases medias y a los trabajadores. De una vez por todas hay que bajar la tasa de ganancia de las grandes empresas: no es lo mismo dar que dejar de ganar.

Cuando aumentan los precios, seguramente una familia deja de comprar leche, cuando el niño toma menos leche pierde nutrición, impacta en la educación y eso tiene consecuencias sobre el futuro. Pierde cosas concretas de la dignidad y de la vida de un niño.

Cuando un multimillonario de una súper empresa, en vez de ganar mil millones de dólares al año gana 800, no pierde sino que deja de ganar. Pero con esos 200 millones, ¿cuántos niños se podrían alimentar en la Argentina?

“Hay una clase política que no baja la tierra, que no se ensucia a los pies y no caminó los barrios: habla poco y no mira a los ojos”.

Se habla mucho de la pobreza y poco de la riqueza. ¿Cuál es el margen que hay para profundizar ese debate sobre la rentabilidad de los ricos y las empresas?

Es el gran desafío que tenemos, por eso yo estoy recorriendo el país, mirando a los ojos a cada ciudadano, a cada persona, diciéndoles que hay que animarse. Somos un país rico, el problema es que los súper ricos se quedan con los recursos que son del conjunto de la población, ayudados por una clase política inservible.

Ustedes conocen sobre Vaca Muerta, la mayor reserva de gas del mundo, desde hace 5 años que no para de producir, todos los meses rompemos los techos de producción. Ahora, en los últimos cinco años la pobreza creció un 10%. ¿Qué significa eso? 

Es el modelo que tienen previsto para la Argentina, todas las riquezas que vamos a desarrollar en los próximos 20 años si la quieren quedar unos pocos, mientras que al conjunto de la población la quieren hacer vivir con migajas: sin hospital, sin escuela.

Jesús Escobar
Crédito: Federico Groba

Por eso, cuando a mí me dicen, “¿y vos qué proponés?”, les digo que propongo cosas muy sencillas, pero que cambian la vida de los argentinos. Es volver a que sean derechos cosas que hoy son privilegios, como poder trabajar, tener casa, escuela, hospitales, seguridad, jubilación y poder comer. 

Son cosas muy sencillas, pero que hoy no se pueden llevar adelante porque toda la riqueza que tenemos y producimos en este país se la quedan unos pocos. Con eso hay que terminar, empezando, insisto, por echar al basurero de la historia y con los votos a esta clase política dirigente que no sirve para nada.

¿Qué le dirías a quiénes van a votar por primera vez? ¿Que tengan esperanza y no caigan siempre en ese discurso que dice que en la Argentina no hay futuro?

Que tenemos un país maravilloso y una clase política de delincuentes y mentirosos. Porque mienten cuando dicen que no hay futuro. Argentina en los próximos 20 años, va a ser uno de los 10 países del mundo más beneficiados en términos económicos.


Mencioné Vaca Muerta, el litio en el Norte, la Pampa húmeda con un suelo privilegiado, la industria del software que es de punta, y por supuesto los minerales de la Cordillera de los Andes, que van a generar muchísima riqueza. Esa es la renta extraordinaria que se quieren quedar los súper ricos de este país y de otros lados del mundo, teniendo como gerentes de ellos a esta clase política que no sirve para nada.

¿Cómo nos insertamos en el mundo? Porque mencionaste el tema del litio y ahí hay una pregunta central: ¿Cómo materia prima o como motor del desarrollo propio y nacional?

Yo soy sanmartiniano y además uno de mis referentes es Mosconi (impulsor de YPF). Él decía, respecto del petróleo, que no debe ser un commodity, sino un instrumento estratégico al servicio del desarrollo de la nación. Eso debe ser el gas, el petróleo y también el litio, como los minerales que hay en la Cordillera de los Andes. Por lo tanto, tenemos que discutir qué parte es la porción de la renta que queda en manos del Estado y cuál en manos de las empresas.

Hay que invertir la torta y les puedo asegurar que no se va a ir ninguna empresa, porque cuando hablo de hacer un Estado y un gobierno que sea firme con los poderosos, no significa un Estado bobo. En esto hay que ser inteligentes y tener capacidad de negociar. Me voy a sentar con todas las empresas y vamos a cambiar la proporción de la renta, para que sea favorable para el Estado y para los pueblos, pero no se va a ir ninguno, porque siguen teniendo grandes ganancias.

El tema en la actualidad, que es lo que permiten estos gobiernos cipayos, es que las empresas transnacionales saquean en la Argentina. Eso es lo que hay que terminar y no se van a ir, como ha ocurrido en otras partes del mundo.

En nuestra propuesta, obviamente que tenemos los brazos abiertos a la inversión privada y al capital transnacional, pero con un Estado fuerte, que les ponga un límite y sobre todas las cosas, defienda nuestro pueblo y en particular a los más vulnerables. 

Por eso digo que voy a ser Presidente de un gobierno para el pueblo, para que toda esa renta sea distribuida en la población, para lograr una calidad de vida digna para todos los argentinos y argentinas, y vivir felices.

«Nos merecemos tener alegría y los pibes tienen derecho a tener una vida digna».

Una nueva propuesta

Jesús Escobar planteó que Libres del Sur se va a transformar en el Movimiento político más grande y poderoso de la Argentina. Agregó que eso será para transformar el país y que el conjunto de les argentines puedan vivir mejor, dignamente y felices.

¿La política piensa un país de acá a 20 años?

Por eso nosotros decimos que no hay que pagarle al Fondo Monetario Internacional (FMI), porque de acá a 10 años la base es una lógica que pretende llevarnos a la miseria total. Esos miles de millones de dólares que en ese tiempo le quieren dar al Fondo, o sea a los yanquis centralmente, hay que ponerlos al servicio de industrializar la Argentina, sustituir importaciones, acompañar a las Pymes, a las economías populares y poner en pie en gran plan de obra pública, que genere trabajo, trabajo y más trabajo, que es lo que necesita la Argentina para salir de esta miseria en la que vive.

En ese sentido, hay que recordar que lo peor no ha llegado. Dentro de dos años empieza un gran bloque de cemento sobre la vida de los y las argentinas. Esa deuda que, también vale decir, es un delito. Lo que hicieron Cristina Kirchner y Alberto Fernández no se puede creer: legitimaron un delito producido por Mauricio Macri y la anterior conducción del FMI.

Eso lo voy a llevar a la Justicia, en un plano internacional, y hay que litigar. Les puedo asegurar que lo vamos a ganar.

Pasando a un tema central en lo económico, ¿qué mirada tenés sobre un sistema tributario que siempre es descrito como regresivo?

No se encara una reforma tributaria porque trabajan para los ricos. Eso que dije al principio lo podés trasladar a toda política pública: en este país pagan más impuestos quienes menos tienen. En primer lugar hay que achicar el IVA (Impuesto al Valor Agregado), y sacarlo para los alimentos de la Canasta Básica. Hay que generar un sistema impositivo en donde el comerciante y las Pymes puedan producir e incorporar trabajadores. Vas a una pizzería y en un  lugar donde tendrían que haber cinco mozos, que está trabajando pobre, como puede. Vos le preguntas al dueño y te dice “si pongo otro empleado me fundo”. ¿Cómo vamos a someter a un pequeño empresario, un pequeño comerciante a esa situación?

Después ves a los grandes bancos que, por sus transacciones financieras de millones de dólares, no pagan un peso. Esa es la lógica que hay que cambiar.

Jesús Escobar
Crédito: Federico Groba

En este caso hay que hacer como en Estados Unidos o como en Europa, países que son siempre puestos como ejemplo para la Argentina en cosas que, en general, son siempre agresivas para el campo popular. Ahora, cuando le toca el bolsillo a los ricos, desaparecen esos países como ejemplos. En la cuestión impositiva hay que hacer como ellos: más pagan los que más tienen.

Con tasas que en alguno de esos países centrales, son de 10 o 15 puntos más que en el nuestro para los ricos.

Completamente. Argentina es el único país en donde, de los ingresos totales que tiene un trabajador, paga un porcentaje mayor que el de un súper rico.

Aclaro que cuando me refiero a lo de súper ricos, hablo de ese puñado de empresarios que se han caracterizado también por vivir del Estado.

¿Cómo encarar los nuevos desafíos, por ejemplo el rol de la economía popular?

Voy a plantear algunas cosas que van a generar algún tipo de ruido incluso en el progresismo. Yo creo que hay que hacer una reforma laboral para aquellos que trabajan en negro; para aquellos que están dentro del marco legal no hay que reformar y tienen que seguir con los derechos que tienen los trabajadores registrados. El gran desafío que tenemos en los próximos 10 años, es incorporar al sistema de trabajo en blanco a los millones de argentinos, que hoy son mayoritarios, que trabajan en negro, que son explotados, que no se pueden enfermar, que no se pueden tomar vacaciones, no tienen obra social ni jubilaciones y si son despedidos nadie mueve un dedo. Hay que hacer una reforma laboral y dar el primer paso que es incorporarlos al sistema registrado.

Sobre el final de la entrevista, Jesús dijo que iba a parafrasear y cambiar un poquito las palabras de José Larralde, cuando decía que “nadie mezquina salmuera cuando es de un pobre el tajo”. “Contra el pobre son todos malos; contra el poderoso, contra los banqueros, los súper empresarios, el Fondo y los yanquis son unos corderitos: yo soy al revés”, afirmó.

¿Cuándo se perdió la alegría y la felicidad vinculada a la política y la transformación?

Desde que la clase política dejó de ser la polea transmisora de los sentimientos y los sueños de nuestro pueblo. Cuando se transformó en una cosa separada y dejaron de mirar a los ojos a la gente. Cuando dejaron de escuchar a nuestro pueblo y caminar las calles que caminaban hasta hace un tiempo atrás. Decían “llegamos a la Casa Rosada y no vamos a dejar nuestros sueños y valores”.

Jesús Escobar
Crédito: Federico Groba

No solo los dejaron, sino que la cerraron con llave y nunca ingresó la ciudadanía. Por eso me parece muy importante nuestra propuesta de iniciativa popular, que vino acompañada de 2 millones de firmas. Porque así voy a gobernar, con las puertas abiertas. Cuando promovés la participación popular se genera un compromiso de ida y vuelta. Si convocas a la gente para que te apoye, nadie lo hace para cosas que le jueguen en contra.

¿Por qué estos gobiernos no convocan a enfrentar al Fondo Monetario Internacional, para de esa manera permitirles una vida mejor a millones de argentinos?

Porque no tienen la decisión de darle esa vida. Entonces no convocan, porque saben que la gente les diría: quiero una jubilación para mi madre, quiero un hospital para mi primo, quiero una escuela para mi hijo.

Eso es lo que hay que hacer, participación popular y que la gente ingrese a la Casa Rosada, para sostener las políticas que se requieren para transformar este país y que vuelva la felicidad.

“Jesús Presidente” no soy yo, tiene que ser una acción y una decisión colectiva, porque es la única forma de transformar la realidad. El otro día justamente me preguntaban en un reportaje si me sentía un Mesías porque me llamo Jesús: Nada más alejado de mi pensamiento, no creo en los hombres ni en los individuos como héroes. Creo en los pueblos como gestores de su propio destino y en eso sí creo que la dirigencia política tiene que ser una polea de transmisión para esas ideas y para esos procesos.

Un presidente de la Nación tiene que venir a servir a su pueblo y yo vengo a servir a mi Patria.

Compartir:

Nota al Pie es un joven medio alternativo y autogestivo. Precisamos tu aporte para sostener el día a día de un periodismo popular que encuentra cada día más dificultades para mantenerse independiente. Con tu suscripción mensual nos ayudás muchísimo. Podés cancelarla cuando quieras. Por mail te iremos informando de los beneficios de ser parte de Nota al Pie.
¡Muchas Gracias!

Notas Relacionadas

Seguir Leyendo

Javier Milei deteriora las relaciones bilaterales con Brasil

Los sucesivos desplantes del libertario para con el mandatario Lula da Silva tensionaron al máximo la situación entre los países sudamericanos. El recorrido de las agresiones que derivaron en un llamado a consultas al embajador brasilero en Buenos Aires.

El oficio de narrar según Leila Guerriero

La periodista y escritora bonaerense oriunda de Junín fue entrevistada por Franco Torchia en el Teatro Argentino de La Plata, en dónde habló de su recorrido periodístico y hasta se animó a responder por qué no escribió sobre personalidades políticas como Javier Milei o Marcos Galperín.

Argentina ya respira París 2024: la Villa Olímpica abrió sus puertas

La cita olímpica está próxima a comenzar y la delegación nacional espera mejorar lo hecho en Tokio 2021, en medio de un clima hostil. ¿Habrá consecuencias para nuestros deportistas luego de las últimas polémicas con Francia?

Ultimas Noticias

Más del autor

Nota al Pie | Noticias en contexto