Ene 17, 2023 | Sociedad

Diarreas en verano: cuidados y prevención de niñes y adultes

En esta época del año, suelen subir los casos de esta enfermedad y el riesgo de deshidratación aumenta. Ante esto, desde Nota al Pie te contamos los recaudos que hay que tener para evitarlo.
Diarreas en verano: cuidados y prevención de niñes y adultes
En verano aumentan los casos de diarrea porque el clima favorece la diseminación de las bacterias que las provocan. Se debe prestar atención a cualquier síntoma que tengan les niñes, ya que la deshidratación puede ser peligrosa.
Crédito: holasalta.com.

Debido a las altas temperaturas, en verano se pierde líquido mediante la transpiración. Esto afecta principalmente a niñes, quienes tienen un mayor volumen de líquido en el cuerpo en comparación con un adulte. Además, las diarreas también son más comunes en les menores, haciendo que los riesgos de deshidratación pueden alcanzar niveles altos para esta población.

‘’Las diarreas en verano afectan más porque, aparte de la situación viral o bacteriana, el calor favorece la pérdida de líquido. Los niños tienen un mayor volumen corporal líquido proporcional que el adulto, lo que conlleva a que se deshidraten con mayor facilidad’’, explicó Pablo Barvosa, pediatra del Hospital Garrahan, en diálogo con Télam

Les especialistas recomiendan prestar atención a síntomas como el decaimiento, la presencia de vómitos, dolores en el abdomen y aparición de sangre en las heces. 

‘’En la medida que se tomen los recaudos y se tengan en cuenta las pautas de alarma, son cuadros que tienen una buena evolución. Hay que prestar atención a la hidratación de líquidos y sales, que el niño o niña siga orinando y que tenga la lengua húmeda’’, agregó.

Aumento de diarreas en verano

Según el Ministerio de Salud de la Nación: las enfermedades diarreicas son infecciones del tracto digestivo ocasionadas por bacterias, virus o parásitos, cuyo principal síntoma es la diarrea. Esto es, la deposición 3 o más veces al día de heces sueltas o líquidas.

‘’En caso de diarrea es importante acudir al médico y no automedicarse, ya que puede ser el síntoma de enfermedades como el cólera”, informaron.

Ante una deshidratación, tanto los ojos, como la lengua, pueden estar secos. Además, la piel puede estar pálida, seca, y/o muy sudorosa. Al hacer pellizcos en la piel pueden quedar marcados los pliegues o pueden hundirse los dedos. 

Diarreas en verano: cuidados y prevención de niñes y adultes
Para prevenir la deshidratación en les niñes, lo mejor es fomentar el consumo de agua potable. En el caso que sea indicado por pediatras, pueden beber bebidas de tipo isotónicas o con minerales.
Crédito: fandelagua.com.

El estado anímico del niñe también es importante. Si está decaíde y con dolor de panza, e incluso si defeca con sangre. ‘’Siempre que tenga sangre es un signo de atención porque son diarreas más invasivas’’, indicó el Dr. Barvosa a Télam.

¿Qué tipos de diarreas existen?

El Ministerio de Salud aclara que “la deposición frecuente de heces de consistencia sólida no es diarrea, ni tampoco la deposición de heces de consistencia suelta y “pastosa” por bebés amamantados”. En su página web, informaron que hay tres tipos clínicos de enfermedades diarreicas. La diarrea acuosa aguda dura varias horas o días, como en el caso del cólera. La diarrea disentérica o disentería es diarrea con sangre aguda. Y por último, la diarrea persistente, que dura 14 días o más.

El riesgo de la diarrea se relaciona con su frecuencia. “Puede privar al organismo del agua y las sales necesarias para la supervivencia. La mayoría de las personas que fallecen por enfermedades diarreicas en realidad mueren por una grave deshidratación y pérdida de líquidos. Los niños malnutridos o inmunodeprimidos son los que presentan mayor riesgo de enfermedades diarreicas potencialmente mortales”, explica. Según el Ministerio, las enfermedades diarreicas son la segunda mayor causa a nivel mundial de muerte de niñes menores de cinco años.

Múltiples causas de diarrea

Los variados agentes infecciosos causantes de la diarrea se transmiten habitualmente por la vía fecal-oral. Esto es a través de la ingesta de agua o alimentos contaminados con materia fecal, o mediante la contaminación directa de las manos u objetos utilizados diariamente.

Las infecciones por bacterias, virus y parásitos también son causantes. La mayoría de ellos se transmiten por agua con contaminación fecal. Esto se produce con más frecuencia cuando no hay agua potable para beber, cocinar y lavar. Las dos causas más comunes de enfermedades diarreicas son los rotavirus y la bacteria Escherichia coli, que en niñes pequeños puede causar el síndrome urémico hemolítico.

Es importante destacar que en nuestro país la vacuna contra la diarrea por rotavirus forma parte del calendario nacional de vacunación desde 2015. Se aplica en dos dosis, siendo la primera a los dos meses de vida y, la segunda, a los cuatro. El Dr. Barvosa señaló que esta vacuna tuvo un impacto muy notorio en Argentina y que cada vez se ven menos casos de niñes afectados con este virus.

Por otro lado, quienes padecen malnutrición son más vulnerables a las enfermedades diarreicas, y cada episodio de diarrea empeora su estado nutricional. El Ministerio de Salud informa que la diarrea es la segunda mayor causa mundial de malnutrición en niños menores de cinco años.

Las fuentes de agua contaminadas con materia fecal, tanto de origen humano como animal, son peligrosas y pueden ocasionar varias enfermedades diarreicas. Esto también puede transmitirse al manipular alimentos sin tener las manos limpias luego de ir al baño o cambiar pañales.

Licuados en la playa: ¿son seguros o mejor evitarlos?

Diarreas en verano: cuidados y prevención de niñes y adultes
Los licuados en la playa pueden ser muy tentadores, pero hay que tener en cuenta ciertas cuestiones para prevenir intoxicaciones. Crédito: fmlamarea.com.ar.

La cuenta de Instagram @bromatologiaencasa advierte una serie de recomendaciones a la hora de elegir refrescarse con un licuado en la playa, lo que vale también para cualquier bebida ofrecida en la vía pública. Advierten que “se pueden tornar riesgosos, especialmente en la población de riesgo, y afectar nuestras ansiadas vacaciones”.

Los criterios para analizar si conviene o no comprarlos son varios. En primer lugar, que la leche esté refrigerada y no a temperatura ambiente. En la misma línea, hay que verificar el uso de agua potable o mineral. El hielo debe ser manipulado y almacenado de forma correcta. Además, se debe prestar atención a que utilicen palas, utensilios o pinzas en vez de manipular con la mano. 

En este sentido, las manos deben estar limpias, por lo que debe haber presencia de jabón y papel, como así también debe haber disponible detergente y esponja apta para el lavado frecuente de elementos de cocina.

Las tablas de corte de frutas deben estar limpias y deben ser higienizadas con frecuencia. Las frutas, por su parte, tienen que estar correctamente sanitizadas, y una vez cortadas, deben almacenarse refrigeradas. Quienes vendan licuados deben utilizar alcohol en gel o alcohol al 70%.

Por último, resaltaron que los jugos exprimidos pasteurizados que vienen en envase cerrado tetra pack son seguros desde el punto de vista bromatológico, pero hay que prestar atención al uso de hielo.

Ante cualquier síntoma y/o duda sobre los cuidados y la salud de les niñes, es recomendable acercarse a une médique.

Compartir:

Seguir Leyendo

Nota al Pie | Noticias en contexto