Sep 24, 2022 | Internacional

Europa en alerta: ¿qué puede cambiar tras los referéndums en Ucrania?

Las votaciones tendrán lugar en las regiones de Donetsk, Lugansk, Jersón y Zaporiyia. Tras el rechazo de la UE y la OTAN, Rusia desplegó una serie de movilizaciones bajo el lema “No dejamos lo nuestro”.
2
En medio de fuertes medidas de seguridad, desde el 23 hasta el 27 de septiembre se realizarán consultas en cuatro regiones ucranianas para su incorporación a Rusia. Crédito: Cadena Ser.

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha puesto en marcha una estrategia para incorporar cuatro regiones de Ucrania a Rusia, a partir de la realización de varios referéndums. Las mismas son Donetsk, Lugansk, Jersón y Zaporiyia, todas ellas con una gran influencia de sectores prorrusos separatistas. 

La votación, que se llevará a cabo desde el pasado 23 de septiembre hasta el 27 del mismo mes, ha sido duramente cuestionada por la Unión Europea (UE) y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Si bien, hasta el momento no se conocen resultados oficiales de los referéndums, Turquía advirtió de manera reciente que tampoco reconocería los resultados.

La reacción del arco político ante los referéndums 

El secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg, advirtió el pasado martes en su cuenta de Twitter que “los falsos referendos no tienen legitimidad. Y no cambian la naturaleza de la agresión”. 


A su vez, agregó que “la comunidad internacional debe condenar esta flagrante violacion del derecho internacional y aumentar el apoyo a Ucrania”. 

Francia, Alemania y Estados Unidos también condenaron la anexión comunicada por Rusia. Entre ellos, se destacaron la voz del presidente francés, Emmanuel Macron, el canciller alemán, Olaf Scholz y el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan

El pasado martes, previo a su discurso en la Asamblea General de la ONU, Macron tildó de “parodia” al anuncio de Rusia. Y aseguró que los referendos anunciados en las regiones ucranianas del Donbás, Jesón y Zaporiyia “no serán reconocidos por la comunidad internacional”.  

“Lo único que existe es la guerra decidida por Rusia, la resistencia de Ucrania y el fin de la guerra que queremos”, agregó el mandatario galo. En contraposición, se reunirá con el presidente ruso en los próximos días. “Esta es una provocación más”, aseveró Macron. 

En tanto, Scholz, también en la sede de la ONU, calificó a los referendos de “farsa”. Y, en ese sentido, añadió: “Es muy, muy claro que esos referendos no pueden ser aceptados y no están amparados por el derecho internacional”. 

Asimismo, el canciller alemán definió a la iniciativa del Kremlin como “parte de un intento de agresión imperialista”. E instó a Putin a retirar sus tropas de Ucrania. 

Por su parte, Sullivan aseguró que Estados Unidos “nunca reconocerá” las anexiones rusas dentro del territorio ucraniano. Y que, en efecto, desconocerá los resultados de las votaciones populares. 

“Estos referendos son una afrenta a los principios de la soberanía e integridad territorial que sustentan el sistema internacional”, expresó Sullivan, asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca

En ese sentido, el presidente estadounidense, Joe Biden aseguró que impondrá sanciones económicas “rápidas y severas” contra Rusia. Al tiempo que enfatizó que EE.UU. continuará brindando ayuda a Ucrania y no reconoce los resultados de los referendos.

Turquía fija su posición ante los referéndums

Ahora, de manera reciente, se sumó Turquía. El país no reconocerá los resultados de los referendos celebrados en Ucrania, según afirmó el portavoz presidencial turco, Ibrahim Kalin

Según el político turco, Ankara, capital turca, no reconoce la iniciativa de Rusia de celebrar dichos referendos. En ese contexto, Kalin señaló que la posición de Turquía no ha cambiado desde 2014. Dicha fecha referencia a los resultados del referéndum en la península de Crimea.

destacada
En la plaza Manezhnaya, Moscú, se realizó una manifestación bajo el lema “No dejamos lo nuestro”. La misma está dedicada a los referéndums de las regiones de Donetsk, Lugansk (Donbás) y las regiones de Jersón y Zaporiyia. Crédito: Smotrim Ru.

Acciones en apoyo a la medida

En Rusia la celebración de los referéndums nucleó a miles de participantes. A lo largo y ancho del país se realizaron reuniones desde el Extremo Oriente hasta la parte europea. 

Les ciudadanes se expresaron tanto en pueblos pequeños como en ciudades con poblaciones de más de un millón de habitantes. Así lo informó el canal de televisión Rusia 24.

En tanto, la movilización más grande tuvo lugar en Moscú, capital rusa. Bajo el lema “No dejamos lo nuestro”, cerca de 50 mil personas acudieron a la Plaza de Manezhnaya el pasado 23 de septiembre. 

Las mismas son en apoyo a los referendos que comenzaron el mismo 23 de septiembre y que durarán cinco días. En ese marco, les ciudadanes rusos esperan que las cuatro regiones ucranianas sean anexionadas a la Federación Rusa.

¿Se vislumbra un nuevo panorama?

En caso de que las regiones ucranianas de Donetsk, Lugansk, Jersón y Zaporiyia decidieran unirse a Rusia, el país podría enfrentar cambios demográficos y geográficos considerables. Tal es así que la población de Rusia aumentaría entre cinco y seis millones de personas, según detalla el medio Vesti.Ru

Los rusos ven así a esta posibilidad como un triunfo histórico que les garantizaría la adhesión de tierras ucranianas a “sus tierras”, cuestión que ha sido duramente cuestionada por la OTAN.

Asimismo, desde Rusia sostienen que con los referéndums podrán escuchar las voces de las personas que no querían ser escuchadas ni en Europa ni en Ucrania.

3
Desde 2014, más de 14.000 personas de la región de Donbás han muerto en los enfrentamientos entre separatistas prorrusos y fuerzas ucranianas. Crédito: Voz de América.

En ese contexto, el pasado miércoles el presidente ruso dijo en un discurso que “garantizaremos la seguridad de los referéndums”.  “Hago hincapié: haremos todo lo posible para garantizar condiciones seguras para la realización de referéndums para que la gente pueda expresar su voluntad”, indicó Putin. 

Además, la posesión de los cuatro territorios garantizarían a Rusia una mayor riqueza y posicionamiento estratégico en un conflicto que ya ha cumplido siete meses. La región de Jersón, situada al sur de Ucrania, para mencionar un ejemplo, es esencial para la agricultura ucraniana. Y posee un área de campos cultivados de hasta dos millones de hectáreas. 

La importancia económica de estas regiones

Las regiones de Donetsk y Lugansk, conocidas como Donbás, están situadas al este de Ucrania. Y si bien se encuentran fuera del control de Kiev desde 2014, sus principales industrias son la minería del carbón y la producción de acero. 

En tanto, en el caso de la región de Zaporiyia, en el sur de Ucrania, es un importante centro energético. La misma cuenta con la central nuclear de Zaporiyia, la planta de energía más grande de Europa. 

Esta última genera alrededor de 40 mil millones de kilovatios por hora de electricidad. Además, es la tercera más grande del mundo, después de la central nuclear de KashiwazakiKariwa y la central nuclear Bruce

Otros datos interesantes sugieren que, tras los referéndums, Rusia podría tener acceso a un nuevo mar interior, el Mar de Azov. Se trata de un mar europeo situado al noreste de la península de Crimea, al sur de Rusia y Ucrania. 

El mar de Azov se comunica con el Mar Negro y es un recurso estregico que podría pasar a estar rodeado por territorios rusos y los barcos ingresarían solo con su permiso. El mismo representa para Ucrania un motor comercial. Mientras que para Rusia, sería clave para frenar la influencia de Occidente.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota al Pie | Noticias en contexto