Dic 22, 2021 | Cultura

Hawkeye y Kate Bishop aún más delirantes que en su serie

La popular serie de Marvel y Disney Plus toma su inspiración más grande en el Volumen 4 del cómic del arquero morado.

Los diseños de Aja y el color de Hollinsworth dotan incluso a las portadas de la serie de un estilo muy particular.

Hawkeye está concluyendo la primera temporada de su serie en Disney+, pero antes fue un Avenger, o lo es aún, ya ni él sabe. Todo lo visto en pantalla fue inspirado en el Volumen 4 publicado en 2014 por Marvel Cómics en el run de Matt Fraction con arte de David Aja y color de Matt Hollinsworth.

Hawkeye, mejor conocido como Clint Barton, apareció por primera vez en Tales of Suspense #57 en 1964, desde entonces ha formado parte de los Avengers y su popularidad le dio la posibilidad de tener una línea propia, sin embargo, Barton no sería el único en llevar ese manto, como suele suceder en las historias de Superhéroes.

Hawkeye, mejor conocida como Kate Bishop (aunque tardó 12 números en tomar el manto de Barton) apareció por primera vez en Young Avengers #1 en 2005, y de a poco se fue ganando un lugar muy querido por los fans, y hasta el mismo Clint terminó por adoptarla como su pupila.

Lo que entiende Lucky y cómo lo decodifica respecto de cada personaje es un acierto magistral.

En el Volumen 4 del cómic de la línea Hawkeye, Matt Fraction, y su irreverente estilo, llevan a Clint y a su pupila Kate a través de una aventura terrenal y sucia, en contacto con las mismísimas raíces de New York: sus habitantes. A esta historia se sumarán varios personajes, sin embargo, el más llamativo es Lucky, también llamado “Pizza Dog”.

¿En serio, Bro?

Los elementos principales de este volumen de Hawkeye son las pequeñas mafias que tienen conexiones con los peces gordos, influencias que realmente no suelen dar la cara. Así nos encontramos con la banda de los trajes deportivos, un grupo ruso con un extremadamente limitado vocabulario (en el que “Bro” se repetirá constantemente) que se convertirá en el antagonista habitual de la serie.

El humor en la secuencia de viñetas tiene un fluir que hace que se pueda entender casi sin leer los globos de diálogo.

Las peleas callejeras, la indigencia, el desarraigo de Clint Barton para con su vida personal, e incluso a veces su higiene y su salud serán el combustible que moverá la trama, no solo en base a los enemigos, si no a los amigos también. Kate constantemente pondrá a Clint contra la pared respecto a su comportamiento, y él deberá aprender para poder salir adelante.

El dinamismo entre ambos Hawkeye es excelente, incluso llegado el punto de que la relación requiera un respiro, cuando Kate se irá por propia cuenta durante algunos números para poder aclarar su mente, y su vida. Llevando consigo a Lucky, el Perro Pizza.

Lucky es uno de los puntos más interesantes, ya que tendrá incluso un número para él solo, donde podemos ver todo desde el ángulo del perro, incluyendo su forma de entender a los humanos, y su participación, aunque mayormente pasiva, siempre genera un toque de picardía a la historia.

El arte de David Aja es fundamental para resumir la simpleza de la historia, y para su fluidez. La forma en la que junto con Fraction logran una narrativa secuencial es bella, y cada viñeta es digna de observar, por más simple que parezca.

Sin embargo, el tercer punto fuerte de este Volumen es el color de Matt Hollingsworth, que asiste al dibujo de Aja, y a la sencillez de Fraction con una paleta de colores plana y saturada, donde por lo general solo un color dominará el relato, algo que dota a cada secuencia de un humor especial.

Una lectura fuertemente recomendada para cualquiera que haya visto la serie, y para el que no, también.

Notas Relacionadas

¡RECIBÍ LA MEJOR INFO!

Mantenete al día con las noticias que más te importan

Bienvenido a la actualidad