Abr 6, 2021 | Deportes

El deporte como construcción social

El 6 de abril se rememora el Día Internacional del Deporte para el Desarrollo y La Paz para concientizar acerca de los derechos humanos y el desarrollo económico y social. Esta fecha hace referencia a los primeros Juegos Olímpicos de Atenas en 1896. El deporte es una parte fundamental en la vida de las personas […]
Mónica Nizzardo de «Salvemos al fútbol». Crédito: Diario Olé

El 6 de abril se rememora el Día Internacional del Deporte para el Desarrollo y La Paz para concientizar acerca de los derechos humanos y el desarrollo económico y social. Esta fecha hace referencia a los primeros Juegos Olímpicos de Atenas en 1896.

El deporte es una parte fundamental en la vida de las personas ya que con él se pueden transformar pensamientos, sociedades e integrar a personas con diferentes capacidades para crear un mundo más justo y más inclusivo. 

En este día se promueve la justicia y el trabajo en equipo, ayudar en momentos de crisis o de pandemias, reduciendo la ansiedad y el bienestar físico y mental. La importancia del trabajo es que el deporte traspasa naciones, fronteras y estereotipo posibilitando a las personas a que se integren en diferentes lugares.

La otra contracara del deporte

Mónica Nizzardo, docente, productora y actriz, formó parte de la Comisión Directiva del Club Atlanta, siendo encargada del Departamento de prensa entre el 2002 y el 2005. 

Fue la única ciudadana en denunciar penalmente y llevar a juicio oral a la barra brava del mismo club al que pertenecía. El 17 de febrero del 2004, un barrabrava entró a la sede rompiendo ventanas, computadoras y televisores con un martillo.

Mónica denunció esta situación en la comisaría y recibió amenazas para que retire la misma, la denuncia llegó a juicio oral el 12 de septiembre del 2006. El barrabrava quedó libre ya que los testigos declararon no haber visto nada o no recordar los hechos.

Durante el proceso recibió amenazas y balazos camino a su trabajo; no recibió apoyo ni asesoramiento por parte de la Comisión Directiva del Club. Estos actos de violencia fueron tapados por la misma dirigencia y por parte de la policía.

En el camino se encontró con Mariano Bergés, juez que llevó a cabo varias causas relacionadas con barras. En conjunto fundaron “Salvemos al fútbol”, mediante la cual llevan a cabo el acercamiento a víctimas y familiares de violencia en el fútbol, ayudando y reclamando justicia. 

“Salvemos al fútbol” concientiza mediante charlas, eventos, publicaciones, producciones de documentales, obras de teatro, y demás, acerca de la violencia y la corrupción en el fútbol para que los hinchas y socios logren lo que se les fue arrebatado por parte del club y las barras.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie