lunes 15 de abril de 2024

Alta Costura en los tiempos del nazismo: La historia de Christian Dior 

Las biografías del diseñador destacan su colaboración con el régimen alemán durante la ocupación de Francia. Sin embargo, hay un aspecto de su vida que suele pasar desapercibido, su hermana Catherine fue una heroína de la Resistencia francesa y él la sostuvo en los momentos más oscuros de la guerra.
Ben Mendelsohn como Christian Dior
Ben Mendelsohn como Christian Dior en The New Look. Crédito: Apple TV

1955, Francia. Christian Dior (Ben Mendelsohn) se prepara para abordar la importancia social, cultural y económica de la moda en una presentación frente a una enorme audiencia en la Sorbona. Sin embargo, mientras su ansiedad amenaza con impedirle subir al escenario, otra diseñadora de moda se está preparando para lo que espera sea un regreso triunfal y una poderosa crítica a todo lo que representa Dior. Coco Chanel (Juliette Binoche), a su vez, se convierte en una figura clave en la conversación en la Sorbona: ¿Es cierto que Dior trabajó para los funcionarios nazis mientras que Chanel cerró su negocio y huyó durante la guerra?

La verdadera historia detrás de The New Look, la nueva serie de Apple TV sobre las acciones del diseñador de moda durante y después de la Segunda Guerra Mundial, es reveladora. La producción se describe como un emocionante relato sobre cómo Dior y sus contemporáneos navegaron los horrores del nazismo mientras daban forma a la moda moderna.

Las biografías del diseñador a menudo destacan su colaboración con el nazismo durante la ocupación francesa. Mientras que los judíos y otros eran deportados, torturados y asesinados en Francia y en toda Europa, Dior pasó la mayor parte de ese período en París, tomando medidas y vistiendo a mujeres alemanas y otras con estrechos vínculos con funcionarios nazis. Sin embargo, hay otro aspecto menos conocido de su historia: su hermana Catherine fue una heroína de la Resistencia francesa, y él le brindó tanto apoyo emocional como económico en algunos de los momentos más oscuros de la guerra.

Los primeros años de Christian Dior 

Dior nació en una familia acomodada en la pintoresca ciudad francesa de Granville en 1905, situada en la región de Normandía. Las prendas extremadamente femeninas que lo convertirían en un ícono de la moda evocaban el romance y la belleza de su hogar de la infancia, antes de la devastación de la Primera Guerra Mundial.

Durante la crisis del 30, la familia Dior perdió su fortuna. Christian se embarcó en una carrera como diseñador de moda y más tarde como comerciante de arte, vendiendo obras de pintores de la vanguardia parisina. A diferencia de algunos contemporáneos franceses, Dior se relacionaba libremente con judíos, sin manifestar antisemitismo o un sentido de superioridad social.

Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, Dior fue reclutado en el ejército francés y enviado a trabajar en la agricultura. Aunque era un trabajo agotador, lo disfrutaba. Dior se percató de que más de un millón de soldados franceses habían sido capturados por las tropas nazis y estaban en campos de concentración en Alemania, y consideraba que tenía suerte de haber sido dado de baja del ejército.

Juliette Binoche como Coco Chanell
Juliette Binoche, caracterizada como Coco Chanel en The New Look. Crédito: Apple TV

La moda francesa y la ocupación nazi 

En 1941 regresó a París, donde retomó su carrera en el diseño de moda. Consiguió empleo en la casa de moda Lucien Lelong, donde colaboró con un diseñador emergente llamado Pierre Balmain.

Lelong fue una figura de gran complejidad. Además de ocupar el cargo de presidente de la Chambre Syndicale, la organización que representaba a toda la industria de la alta costura francesa, desempeñó un papel crucial en un momento de gran agitación durante la ocupación alemana. En 1939, todas las casas de moda francesas cerraron sus puertas; sin embargo, en 1941, bajo el dominio alemán, algunas volvieron a abrir, entre ellas la de Lelong.

Durante años, se encontró ante la difícil tarea de negociar con funcionarios nazis, resistiendo los persistentes llamados para trasladar la industria de la moda francesa a Austria o Alemania. En su defensa, argumentó con firmeza que el diseño de moda francés dependía de innumerables talleres en París y en otras partes de Francia, que meticulosamente elaboraban cada detalle de las creaciones de alta costura, desde cintas y encajes hasta sedas, botones, hilos y otros elementos esenciales.

En 1942, la escritora Germaine Beaumont expresó de manera elocuente la esencia del diseño de moda francés, resaltando su influencia y arraigo en la vida cotidiana y cultural del país. Esta perspectiva, profundamente enraizada en la identidad de la moda parisina, resonaba con los ideales y la visión de Christian Dior.

La clientela de Lucien Lelong estaba conformada por esposas y novias de altos funcionarios nazis, quienes eran las únicas personas en París con los medios para adquirir vestidos de alta costura. Muchos de los franceses que trabajaban en la industria de la moda estaban ansiosos por satisfacer sus demandas. Cuando los diseñadores de moda franceses judíos fueron obligados a cerrar sus negocios y posteriormente deportados, la industria de la alta costura francesa no mostró ninguna objeción. Por el contrario, muchos exhibían un abierto desprecio hacia sus antiguos clientes judíos.

Ben Mendelsohn como Christian Dior
La serie también retrata como Coco Chanel colaboró con el régimen nazi. Apple TV

Catherine Dior: Heroína de la Resistencia

La querida hermana menor de Christian Dior, Catherine, llegó al mundo en 1917, cuando él tenía tan solo 12 años. De los cinco hijos de la familia Dior, Christian y Catherine establecieron un vínculo especial que perduraría a lo largo de sus vidas.

En 1941, mientras su hermano comenzaba a labrar su camino en el mundo de la moda en París, Catherine residía en Cannes. A pesar de la dictadura impuesta por el Régimen de Vichy, que adoptó políticas pro alemanas y antisemitas, Catherine se destacaba por su espíritu independiente y su dedicación a una visión de Francia fundamentada en la tolerancia.

En ese contexto, escuchar las emisiones de radio del general Charles de Gaulle, héroe de la Resistencia francesa, era considerado un delito grave. Desafiando el riesgo de arresto y encarcelamiento, Catherine se aventuró a una tienda de radios para adquirir un receptor a batería. Allí conoció al dueño, Hervé des Charbonneries, quien pronto se convertiría en su amante y la introduciría en el peligroso mundo de la Resistencia francesa.

La unidad en la que Catherine se involucró se conocía como F2 y fue establecida originalmente por miembros del servicio de inteligencia polaco. Sin embargo, estos se vieron obligados a abandonar Francia y buscar refugio en Londres, donde recibieron apoyo de la inteligencia británica para proporcionar asistencia y suministros a los agentes que quedaron en  territorio francés.

Para el final de la guerra, F2 contaba con aproximadamente 2,500 agentes activos en Francia, y sorprendentemente, cerca de una cuarta parte de ellos eran mujeres. A Catherine se le asignó el seudónimo «Caro» y se dedicó a transmitir información vital sobre los movimientos de las tropas alemanas a las fuerzas aliadas.

Durante una incursión de la Gestapo en la sede de F2 en Cannes, Catherine demostró su temple al ocultar materiales secretos antes de evacuar la oficina. Los registros de F2 elogian su serenidad, decisión y sangre fría frente al peligro inminente.

Asimismo, Christian Dior brindó su apoyo a la Resistencia de diversas maneras, permitiendo que Catherine y sus camaradas se refugiaran en su departamento en París; una discreta habitación en el ático les proporcionaba un escondite seguro para evadir la detección. Sin embargo, en la primavera de 1944, la identidad de «Caro» fue descubierta por las autoridades de Vichy, lo que llevó a Catherine a huir de Cannes y refugiarse en el hogar de su hermano en la capital francesa.

Ben Mendelsohn como Christian Dior y John Malkovich como Lucien Lelong
Ben Mendelsohn y John Malkovich como Dior y Lucien Lelong, respectivamente. Crédito: Apple TV

Captura y enviada a un campo de concentración

El 6 de junio de 1944, la suerte de Catherine Dior llegó a su fin. Fue rastreada y capturada por la Gestapo francesa en París, siendo trasladada a un siniestro centro de tortura en la Rue de la Pompe. Posteriormente, relató lo que ocurrió durante aquel oscuro episodio:

«Cuando ingresé al edificio, fui sometida de inmediato a un interrogatorio sobre mis actividades en la Resistencia y también sobre la identidad de los líderes bajo cuyas órdenes operaba. Este interrogatorio estuvo marcado por brutales golpizas, patadas y bofetadas, entre otros. Cuando el interrogatorio resultó insatisfactorio, fui llevada al baño. Allí, me desnudaron, me ataron las manos y me sumergieron en el agua (fría), donde permanecí durante aproximadamente tres cuartos de hora… De manera intermitente, me sumergían por completo y, de inmediato, me interrogaban… Mentí tanto como pude».

Para la Resistencia francesa, era considerado un éxito si sus miembros resistían la tortura durante al menos 24 horas. Catherine Dior nunca reveló los nombres de sus compañeros, a pesar de ser sometida a brutales sesiones de tortura. La brutalidad que le aplicaron fue tal que le dejó secuelas permanentes, impidiéndole concebir hijos. Hasta el día de hoy, en la pared del centro de la Gestapo, se pueden leer las palabras «Hemos sido torturados por el pueblo francés».

En un giro de los acontecimientos, la Gestapo emitió un comunicado informando que Catherine había fallecido, para luego contradecirse con otro comunicado afirmando que seguía con vida. Christian Dior se encontraba en un estado frenético de preocupación. Hizo todo lo posible por contactar a sus conexiones para lograr la liberación de su hermana, pero lamentablemente sus esfuerzos resultaron infructuosos. Catherine fue deportada al campo de concentración de Ravensbrück, donde fue sometida a trabajos forzados. Posteriormente, la trasladaron a Abteroda, un subcampo de Buchenwald, donde junto con otras mujeres exhaustas y desnutridas, trabajaba arduamente durante doce horas diarias fabricando piezas para BMW.

Con el avance del Ejército de los Estados Unidos hacia Buchenwald en abril de 1945, los guardias nazis obligaron a Catherine, junto con cientos de miles de otros prisioneros esclavos de campos de concentración, a realizar una prolongada marcha de la muerte hacia territorio nazificado. Aproximadamente un tercio de los prisioneros en estas marchas sucumbieron, sumando alrededor de un cuarto de millón de personas. Catherine logró sobrevivir a una forzada marcha hasta Dresde, donde de alguna manera consiguió escapar del resto de los prisioneros, ocultándose entre los escombros de la ciudad. Eventualmente, fue liberada por el Ejército Soviético.

Glen Close en The New Look
Glenn Close interpreta a Carmel Snow, la editora que acuñó la frase The New Look. Crédito: Apple TV

Reencuentro familiar y condecoraciones 

Catherine regresó a Francia el 28 de mayo de 1945, un día que marcaría el reencuentro con su hermano, Christian Dior, quien había estado consumido por la preocupación durante todo su cautiverio. Más tarde, Christian escribiría: «Me agoté en vano tratando de rastrearla. El trabajo, exigente y absorbente, era la única droga que me permitía olvidar».

Al encontrarse con Catherine en la estación de tren de París, Christian apenas la reconoció debido a su frágil estado físico. La llevó de regreso a su departamento y le preparó su comida favorita, un soufflé de queso, pero Catherine estaba tan debilitada que no pudo comerlo. Se quedó junto a su hermano y luego se reunió con Hervé des Charbonneries, quien la ayudó a reconstruir su vida y la instruyó en el arte del comercio de flores.

Catherine Dior recibió las más altas condecoraciones de Francia, incluida la Legión de Honor, la Cruz de Guerra, la Medalla del Rey por el Coraje en la Causa de la Libertad y la Cruz de la Voluntaria de la Resistencia. Su legado perdura hasta hoy, falleciendo en 2008 a la edad de 91 años.

El «Nuevo Look» y Miss Dior 

Durante la guerra, la alta moda era un lujo inalcanzable. Después de años de vestir prendas apagadas, desgastadas y escasas, Dior percibió el anhelo de las mujeres por volver a sentirse femeninas. Observó que, incluso en medio de la guerra, las mujeres parisinas exhibían sombreros creativos, coloridos y artesanales, a pesar de vestir harapos. Esto lo llevó a concluir que era hora de diseñar prendas hermosas y deslumbrantes.

En 1946, dejó la casa de Lucien Lelong y estableció su propia marca de moda. Programó su primer desfile para febrero de 1947. Cuando sus modelos desfilaron luciendo sus nuevos conjuntos, causaron sensación en una población exhausta por la guerra. En contraste con la ropa ajustada y modesta usada durante la guerra, las creaciones de Dior eran extravagantes y lujosas. 

La serie se encuentra disponible en Apple TV

Aunque la tela seguía siendo racionada, Dior presentó faldas largas y pliegues amplios que requerían grandes cantidades de materiales costosos; cada conjunto promedio necesitaba alrededor de 20 metros de tela, una cantidad impensable en aquel momento. Carmel Snow, la editora de moda de Harper’s Bazaar, exclamó: «¡Monsieur Dior, nos has dado un New Look!» El apodo se afianzó.

Sin embargo, el «New Look» de Dior no fue del agrado de todos. El rey Jorge V de Gran Bretaña se negó a permitir que sus hijas vistieran las extravagantes creaciones de Dior, considerando que era de mal gusto mostrar tanto lujo mientras su país aún racionaba alimentos. A pesar de ello, las estrellas de Hollywood adoptaron rápidamente el nuevo estilo, y las faldas amplias y las cinturas ceñidas de Dior pronto se convirtieron en la moda definitoria de finales de la década de 1940 y principios de la década de 1950.

Uno de los productos más perdurables de Dior lleva el nombre en honor a Catherine. En 1946, Dior creó su primer perfume, una mezcla floral con notas de muguet, la flor favorita de Dior y una planta que él sabía que Catherine comercializaba. Nombró su primer perfume Miss Dior como un tributo duradero a su hermana heroica.

Christian Dior, un hombre complejo y contradictorio, creó una empresa que sigue dando forma al estilo y las percepciones públicas de la belleza y la feminidad.

Compartir:

Nota al Pie es un joven medio alternativo y autogestivo. Precisamos tu aporte para sostener el día a día de un periodismo popular que encuentra cada día más dificultades para mantenerse independiente. Con tu suscripción mensual nos ayudás muchísimo. Podés cancelarla cuando quieras. Por mail te iremos informando de los beneficios de ser parte de Nota al Pie.
¡Muchas Gracias!

Notas Relacionadas

Seguir Leyendo

Reforma del Consejo de Seguridad: Brasil e India lo trabajarán en el G20

Lula y Narendra Modi consensuaron una propuesta para discutir en la próxima cumbre del Grupo de los 20, que se desarrollará en Brasil. ¿Se avecinan cambios sustantivos?

Javier Milei pone a la Argentina en el centro de un conflicto lejano

El Presidente expresó su preocupación por la escalada de tensiones en Oriente Medio, pero privilegia el alineamiento con Estados Unidos e Israel. Volvió antes desde su viaje privado a Estados Unidos y suspendió la ida a Dinamarca, donde se iba a terminar de concretar la compra de aviones F16 de origen estadounidense.

Cuentitos, política y análisis en esta nueva edición de la agenda literaria

Nota al Pie vuelve a traer un popurrí de temas que atraparan al lector con relatos infantiles, líneas de auto ayuda y escritores de “aquí y de allá”.

Ultimas Noticias

Más del autor

Nota al Pie | Noticias en contexto