jueves 30 de mayo de 2024

La Confederación de Estados del Sahel liquida la hegemonía francesa en África Occidental

Malí, Níger y Burkina Faso superan el pacto de defensa mutua suscrito en septiembre de 2023 y avanzan en la creación de una moneda común que reemplace al franco.
La Confederación de Estados del Sahel liquida la hegemonía francesa en África Occidental
Malí, Níger y Burkina Faso funcionaron como un área de pivot para los intereses franceses en África Occidental. Crédito: Geográfica Historia.

El pasado 14 de febrero los países integrantes de la Alianza de los Estados del Sahel (AES) decidieron relanzar el espacio como Confederación de Estados del Sahel, redefiniendo el propósito del bloque de África Occidental

Luego de un período de inestabilidad política y crisis social en la región, los gobiernos de Malí, Níger y Burkina Faso dieron un salto cualitativo en su mecanismo de integración, cristalizando el retiro político y militar de Francia de la zona. 

Nota al Pie analiza el recorrido de los acontecimientos políticos que derivaron en el relanzamiento de la confederación en un continente donde comienzan a configurarse nuevas alianzas.

Del pacto de defensa a la moneda común

La Alianza de los Estados del Sahel es un pacto de defensa mutua firmado por los gobiernos de Malí, Níger y Burkina Faso el 16 de septiembre de 2023, en respuesta a la crisis nigeriana de ese mismo año causada por un golpe de Estado.

En aquel entonces, la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO), conformada por quince países de la región y entre los que se encuentran los propios miembros del flamante AES, amenazó con intervenir militarmente Níger

Por su parte, en 2021 y 2022, Malí y Burkina Faso fueron suspendidos del bloque comercial y de seguridad establecido en 1975 mediante el Tratado de Lago, mientras que Níger fue excluido en 2023. 

La alianza fue creada así para contrarrestar eventuales amenazas de rebelión armada en el frente interno o agresiones en el frente externo. De hecho, la Carta Liptako-Gourma planteaba que “cualquier ataque a la soberanía e integridad territorial de una o más partes contratadas será considerado una agresión contra las otras partes”. 

Desde el 2011, la región del Sahel sufre una insurgencia yihadista que diseminó conflictos en la región, por ejemplo la guerra de Malí y la insurgencia islamista de Boko Haram. En los últimos años, los tres Estados miembros fueron afectados por golpes militares, lo que dañó las relaciones diplomáticas con el resto de la CEDEAO y la comunidad internacional en general.

El pasado 14 de febrero, los tres países dieron un paso en el nivel económico-financiero al presentar la propuesta de la creación de una moneda común. Níger tomó la iniciativa para desvincularse del Franco CFA, la moneda de ocho estados independientes de África Occidental, vestigio de la relación colonial con su metrópoli arrastrada desde 1945. 

“Basta de colonialismo monetario. Es un signo de soberanía”, expresó Abdourahamane Tiani, jefe de la junta militar nigeriana. “La Alianza de Estados del Sahel es una alianza de defensa, pero evolucionará hacia una alianza económica y mucho más”, adelantó el referente de Burkina Faso, Ibrahim Traoré, apenas se fundó la AES.

La Confederación de Estados del Sahel liquida la hegemonía francesa en África Occidental
Se acelera el retiro de París del control político y militar en África, vestigios de la acumulación colonial. Crédito: El Mundo Today.

El caos reconfiguró esquemas de alianzas

África es testigo de un conjunto de situaciones caóticas a nivel social, político, económico y militar que repercutieron a nivel geopolítico. Las fracturas a nivel estatal son aprovechadas por potencias internacionales o regionales que utilizan recursos para impulsar, acelerar o neutralizar cada uno de los procesos. 

En el caso de la región del Sahel, el cinturón que recorre el África subsahariana desde el Mar Rojo hasta el Océano Atlántico, el golpe de Estado en Níger fue un ejemplo paradigmático, pero también hubo y hay otros en despliegue. 

A su vez, en Somalía, República Democrática del Congo (RDC) y Sudán se dan otras situaciones graves como crisis humanitarias por luchas internas y la infiltración de células terroristas. A ello se suman las consecuencias de la pandemia de Covid-19, que arrasó con sus economías, y la guerra en Ucrania, que afectó la situación alimentaria por el corte de la cadena de suministros. 

Estos factores, junto a la debilidad de sus sistemas políticos, se convirtieron así en la ventana ideal para que diversos actores conduzcan o tuerzan la situación de acuerdo a sus propios intereses.

No obstante, el golpe en Níger evidencia este escenario. En julio de 2023, un grupo de militares rebeldes, organizados en la guardia presidencial y que actuaron en nombre del Consejo Nacional de Salvaguarda de la Patria (CNSP), detuvieron al presidente Mohamed Bazoum y tomaron el control político del Estado. 

Con militares dirigidos por el general Omar Tchiani y con el apoyo de manifestaciones en las calles que también exigían el retiro de las más de 1500 tropas francesas, el grupo expresó que estaba en riesgo la seguridad nigeriana. 

En ese contexto, y casi de manera simultánea, Estados Unidos y la Unión Europea desconocieron el movimiento político, sobre todo Francia, quien coordinaba asuntos de gobierno con la gestión de Bazoum. Sesenta días después y a causa del respaldo popular, París anunció el retiro de sus tropas y de su embajador.

La Confederación de Estados del Sahel liquida la hegemonía francesa en África Occidental
La fundación de la Confederación coincide con una etapa de enorme volatilidad política y militar en el continente africano en la que emergen referentes nacionalistas. Crédito: El Litoral.

África, un nuevo polo en el reparto de poder internacional

El caso de Níger se asemeja al del militar Ibrahim Traoré, líder del golpe de Estado en Burkina Faso en septiembre de 2022 y presidente en ejercicio por el Movimiento Patriótico para la Salvaguardia y Restauración. Tal es así que, la sucesión de una serie de interrupciones políticas a manos de militares con fuerte respaldo popular atravesaron África Occidental en el último año y medio, al tiempo que consolidaron nuevos esquemas de alianzas y corrientes de gestión. 

En efecto, en cada uno de los discursos se puede rastrear un componente proteccionista y anticolonial en el que la reafirmación de la soberanía política, la defensa de los recursos naturales estratégicos y la rearticulación de alianzas regionales son un factor común.

La presencia colonial de Francia en los asuntos políticos y militares fue el eje vertebrador de cada uno de los movimientos políticos que apelaron al golpe estatal para quebrar el orden. La incapacidad de París y sus aliados anglosajones para reponer el control político en la región dan cuenta del surgimiento de África como un nuevo polo de poder mundial, a diferencia de su organización a expensas de los intereses europeos. 

En este marco, si bien tanto Moscú como Beijing convocaron a reponer el orden constitucional de acuerdo a cada interrupción militar, el contenido de sus actuaciones pone en evidencia que no hay intención de injerir en asuntos internos de Estado, un importante espacio vacante a cubrir por los nuevos movimientos que se organizan entre sí para relanzar plataformas políticas regionales.

Compartir:

Nota al Pie es un joven medio alternativo y autogestivo. Precisamos tu aporte para sostener el día a día de un periodismo popular que encuentra cada día más dificultades para mantenerse independiente. Con tu suscripción mensual nos ayudás muchísimo. Podés cancelarla cuando quieras. Por mail te iremos informando de los beneficios de ser parte de Nota al Pie.
¡Muchas Gracias!

Notas Relacionadas

Seguir Leyendo

A pesar de ser un país productor, el desabastecimiento de gas azota a la Argentina

El país sufre una crisis de falta de gas que afecta a estaciones de servicio e industrias. Con el gasoducto Néstor Kirchner sin terminar, el gobierno respondió con importaciones de urgencia.

Un proyecto de ley propone que las empresas de telecomunicaciones garanticen una atención personalizada

En Diputados, obtuvo dictamen de mayoría una iniciativa para actualizar la Ley 27.078. Busca que, para las empresas de telefonía, internet y cable, sea prioridad la atención de personas de carne y hueso ante cualquier problema que tengan les usuaries. Y, además, obliga al proveedor a avisar, con 30 días de anticipación la fecha de vencimiento de una promoción.

Agenda Cultural de la Ciudad de Buenos Aires

Descubrí el arte nacional e internacional. Nota al Pie te propone disfrutar de buenas propuestas culturales con entrada a tu alcance.

Ultimas Noticias

Más del autor

Nota al Pie | Noticias en contexto