Ene 28, 2024 | Cultura

El cine en la Rue Morgue, la influencia de Edgar Allan Poe en el Séptimo Arte

El escritor, influenciado por sus propios miedos y desafíos mentales, logró conectar con el público al plasmar estas inquietudes en su obra. Actuando como puente entre lo "normal" y lo "extraño", sus escritos ofrecen puntos de conexión que superan barreras sociales, fomentando la comprensión mutua. Su impacto en el Séptimo Arte es considerable, siendo un enlace para aquellos que buscan identificarse con lo inusual en un mundo que a menudo tiende a la uniformidad.
Cred
Edgar Allan Poe enfrentó la pérdida temprana de sus padres, quedando huérfano a una edad joven. Esta experiencia marcó profundamente su obra, infundiendo sus escritos con un sentido único de melancolía y oscuridad. Créditos Netflix

Para un escritor cuyos protagonistas se encuentran alimentando fijaciones obsesivas, las propias obras de Edgar Allan Poe ejercieron durante mucho tiempo una singular fascinación sobre les cineastas. Poe, una de las principales figuras de la literatura gótica estadounidense, y considerado el inventor del género de ficción policial, escribió historias que ahondan en la podredumbre física y moral del hombre, mientras que otras sorprenden con su descarado sentido del humor y su agudo sarcasmo. 

Las adaptaciones cinematográficas de Poe comenzaron prácticamente con los albores del cine narrativo, con películas tempranas como El estudiante de Praga (Stellan Rye, 1913), considerada la primera película de arte alemana. En la década de 1930, el prestigio cultural del autor era tal que incluso las películas que tenían poco que ver con sus cuentos llevaban su nombre, como por ejemplo en el caso del clásico de Bela Lugosi y Boris Karloff de 1934, El gato negro.

En la década de 1960, el director Roger Corman se embarcó en un ciclo de Poe, adaptando las obras del autor en ocho películas en las que elementos recurrentes incluían exteriores brumosos, casas decrépitas y tramas de venganza. Recientemente, Mike Flanagan reinventó la dinastía titular de La caída de la casa Usher como un imperio farmacéutico moderno.

Muchos cineastas se deleitaron en ampliar el alcance de los cuentos de Poe, añadiendo giros y jugando con géneros. Pero en el ADN de todas estas adaptaciones todavía se encuentra la oscuridad original del autor, un tormento duradero del que no hay respiro. Es posible que las reelaboraciones se hayan alejado durante mucho tiempo de los castillos cavernosos de Poe y se hayan trasladado a los soleados suburbios, pero realmente no importa dónde se desarrollen: sus cimientos se basan en miedos que acechan en los rincones más recónditos de la mente.

Cred
Poe luchó contra problemas mentales a lo largo de su vida, enfrentando episodios de depresión y adicciones. Estos desafíos se reflejaron en sus escritos, dando forma a narrativas profundamente introspectivas. Créditos Netflix

Poe, una vida llena de tragedia y dolor

Desde sus primeros años, llenos de devastación e intriga, la vida de Poe se vio definida por circunstancias impactantes. Sus padres, actores itinerantes de Boston, EE. UU., fallecieron cuando tenía tres años, dejándolo huérfano. Fue entonces adoptado por John Allan, un comerciante de tabaco, y su esposa Frances Valentine Allan en Richmond, Virginia. Separado del resto de sus hermanos, que fueron ubicados en diversas familias dispersas por el país, Poe se vio inmerso en un entorno completamente nuevo.

La relación con sus padres adoptivos se volvió tensa. Hacia 1826, se vio obligado a abandonar su hogar en Richmond cuando fue aceptado en la Universidad de Virginia. Aunque demostró ser un estudiante ejemplar y se ganó el respeto de sus compañeres, desafortunadamente, John Allan no garantizó el financiamiento adecuado para su educación, sumiendo a Poe en problemas financieros.

Ante esta situación, Poe recurrió al juego en un intento por obtener los fondos necesarios para mantenerse en la universidad, pero esta estrategia falló y tuvo que regresar a casa. A su regreso, descubrió que su prometida, Elmira Royster, había aceptado la propuesta de otro hombre. Este suceso marcó un quiebre en su vida, llevándolo a alejarse de la casa de los Allan en busca de su destino como poeta, una búsqueda que logró con éxito aunque nunca llegó a disfrutar.

Las pérdidas en la vida de Poe apenas estaban comenzando. La intensidad de lo macabro y lúgubre que caracterizó su juventud se convirtió en una guía que marcó el paso de su poesía en la última etapa de su vida y persistió a lo largo de ella. Su estilo fue catalogado con diversos términos: gótico, siniestro, horroroso e incluso, en ocasiones, macabro; pero también se percibe la presencia de elementos biográficos en sus poemas.

Poe transformó el género del horror al agregar terror psicológico a sus relatos, siendo esta habilidad la que continúa atrayendo a les cineastas contemporáneos hacia su poesía. Su capacidad para evocar un amplio sentido de temor sin recurrir a descripciones explícitas de asesinatos sangrientos y cuerpos desmembrados inspiró a múltiples generaciones de cineastas.

La historia de Poe se divide en dos partes: su poesía y su vida, ambas impregnadas con elementos que definen su estilo. La pérdida temprana de sus padres, la expulsión de la familia Allan, la pérdida de su esposa Virginia Clemm, y la constante lucha contra la pobreza, la bebida, los asuntos amorosos y el juego son fuentes de gran inspiración para el entretenimiento visual. Sus relatos se desenvuelven dentro de estos elementos,  fusionándose con el suspenso y el drama necesarios para mantener a los lectores en vilo.

Creditoss
La vida amorosa de Poe estuvo marcada por la tragedia. Su matrimonio con su prima, Virginia, quien falleció joven debido a la tuberculosis, influyó en sus obras, explorando temas de muerte y pérdida. Créditos Netflix

Edgar Allan Poe como protagonista 

El documental Edgar Allan Poe: Master of the Macabre (2009), dirigido por Liam Dale y protagonizado por Jack Roberts, captura la esencia gótica por la que Poe es conocido. La película comienza con la lectura de uno de los poemas más famosos del autor, El cuervo. Aunque no se trata de una lectura fiel al poema original, los efectos son evidentes; la visión populista de este poema y el objetivo de llegar a un público más joven conforman lo que es este documental: entretenimiento en lugar de precisión.

La presentación, meticulosamente elaborada, despliega todos los elementos que definen la naturaleza del autor para sumergir al espectador en la esencia única de Poe. Si esta representación es fiel al legado de Poe es, por supuesto, tema de debate. La narrativa, guiada por la profunda voz de Jack Roberts, se entrelaza con la música gótica del órgano.

El documental nos transporta a la infancia de Poe, destacando una vez más la tragedia y tristeza que marcaron esta etapa en la vida del escritor, sin ceñirse a una descripción precisa de los hechos. Liam Dale intenta sumergir a la audiencia en el suspenso, casi convirtiéndola en una historia de ficción más que en un documental biográfico. 

The Raven (2012), dirigida por James McTeigue y protagonizada por John Cusack, Luke Evans y Alice Eve, fue escrita por Michael Hallows Eve. La trama comienza con Poe en un banco del parque, bajo la rama de un árbol que sostiene un enorme cuervo. Es crucial destacar que la película no se centra en la vida del autor; sino que, se presenta como un thriller detectivesco que gira en torno a Poe y el misterio de su muerte.

Enmarcada como un thriller, la película sigue a Edgar Allan Poe mientras colabora con un detective para perseguir a un asesino en serie trastornado que utiliza sus poemas como inspiración para una serie de asesinatos brutales.

The Raven se diferencia de Edgar Allan Poe: Master of the Macabre al no pretender ser una biografía, sino que permanece en el ámbito de la ficción inspirada en la vida de Poe. Cargada de simbolismo y filmada en escenarios oscuros o nocturnos, la película captura la esencia de la escritura de Poe mientras presenta una personificación del autor que difiere de la visión convencional.

Credito
Poe no solo fue un maestro de lo macabro, sino también un crítico literario agudo. Sus ensayos desafiaron las convenciones literarias de su tiempo, contribuyendo a la evolución del género. Créditos Netflix

Películas inspiradas en la obra de Edgar Allan Poe

La influencia innegable de Edgar Allan Poe en el género de terror se destaca especialmente en sus últimas obras. Resulta notable observar que son estas creaciones posteriores a 1839 las que dejaron una impresión más profunda en los cineastas contemporáneos y en los aficionados al terror moderno. Obras emblemáticas como El gato negro (1845), La caída de la casa Usher (1839), Los asesinatos de la calle Morgue (1841), El pozo y el péndulo (1850), El cuervo (1845) y El corazón delator (1843) capturan la esencia del horror poiano, consolidando su legado en el mundo del cine y la literatura de terror.

Las adaptaciones cinematográficas de las obras de Poe son numerosas y destacadas, pero El corazón delator una de las más notables al haber sido llevada a la pantalla más de 14 veces, consolidándose como la obra de terror del autor más recurrente en la cinematografía. Sin embargo, es esencial distinguir entre aquellas películas que son adaptaciones directas de los relatos originales y aquellas que están vagamente inspiradas en las narrativas de Poe. Un ejemplo ilustrativo de esta distinción es la película de 1994, The Crow, escrita por John Shirley y David J. Schow, dirigida por Alex Proyas y protagonizada por Brandon Lee.

La trama de The Crow sigue a Eric Draven, un músico, y su prometida, quienes son brutalmente asesinados por una pandilla justo antes de su boda. Un año después, Eric resucita, adoptando los rasgos del Cuervo, un ser sobrenatural con el propósito de vengar la muerte de su prometida. En su búsqueda para eliminar a los responsables del asesinato, Eric persigue al líder de la pandilla y lo ejecuta como su acto final de venganza. 

Es importante destacar que la película está marcada por la tragedia del disparo accidental y la posterior muerte de Brandon Lee durante el rodaje.The Crow toma su inspiración del cómic homónimo, fuertemente influenciado por el poema El Cuervo de Poe. Esta red de influencias se manifiesta en numerosas películas de terror, evidenciando que la huella de Poe se extiende ampliamente en el género, continuando emocionando y cautivando a la audiencia a nivel mundial hasta el presente.

Edgar Allan Poe, La Caida de la Casa Usher
La obra de Poe trasciende la literatura, influyendo en numerosos escritores, artistas y cineastas.Créditos Netflix

En lo que respecta a las adaptaciones directas,  El Gato Negro fue llevada al cine en tres ocasiones y sirvió de inspiración para numerosos cortometrajes y series de televisión. La más reciente de estas adaptaciones es la producción italiana Gatto nero (1981), escrita y dirigida por Lucio Fulci.

En Gatto nero, la trama se centra en Robert Miles, un psíquico que se comunica con su gato negro. Utilizando a su felino como medio de venganza contra sus enemigos, la historia toma un giro intrigante cuando un periodista nota la presencia del gato en la escena de los crímenes. Este descubrimiento lleva al periodista a sospechar y confrontar a Robert con sus inquietudes, desencadenando una sorprendente inversión en el control mental por parte del gato, quien busca vengar las acciones de Robert.

Las similitudes con el cuento de Poe son evidentes. En la historia original, el autor describe la locura de un hombre y cómo un gato venga sus malas acciones al inducirlo a matar a su esposa. Gatto Nero se sitúa en un contexto moderno, ofreciendo un nuevo enfoque a la influencia de Poe. 

En La caída de la casa Usher, Poe aborda los elementos emblemáticos del gótico y el horror, como la casa embrujada, los entierros vivientes y el paisaje lúgubre, que resultan ser ingredientes perfectos para una película de terror moderna. Esta historia fue adaptada en la película Descendiente (2003), escrita y dirigida por Kermit Christman

La trama se desarrolla 100 años después de la escritura de La caída de la casa Usher, donde un descendiente del autor, también escritor, se ve poseído por el fantasma de Poe. Aunque la trama puede parecer distante del cuento original, no hay duda de su inspiración en el clásico cuento; todos los elementos del relato se reproducen en la película, desde la casa embrujada hasta el sombrío ambiente y la presencia de posibles trastornos mentales. Aunque se podría argumentar que muchas historias de terror comparten esta trama, la presencia de Poe en esta película destaca su fuente de inspiración única.

La adaptación cinematográfica de 1971 de Los asesinatos en la calle Morgue, escrita por Christopher Wicking y dirigida por Gordon Hessler, basada en el relato de 1841 de Poe, representa uno de los escasos intentos de realizar una interpretación directa de la historia del autor. Ambientada en París, Francia, la trama adopta un estilo más detectivesco mientras preserva los elementos de terror presentes en la obra original. 

La muerte de Poe en circunstancias misteriosas ha desconcertado a historiadores y admiradores durante décadas. Se halló al autor en estado crítico y delirante, y las circunstancias exactas de su fallecimiento permanecen sin esclarecer.

Aunque considerada una de las historias más extravagantes de Poe para su tiempo, la inclusión del asesinato en el reino animal puede ser vista como innovadora en su época, aprovechando la fascinación victoriana por las ciencias naturales en la que Poe se encontraba a la vanguardia. A pesar de la intensa publicidad que recibió por su estrecha relación con la historia original, la película no logró ganar una popularidad significativa. Aunque la mayoría de los espectadores estuvieron satisfechos con la trama general, muchos se sintieron desconcertados por un final abrupto que, para algunos, parecía apresurado y carecía de significado. 

La adaptación de El pozo y el péndulo de 1991, escrita por Dennis Paoli y dirigida por Stuart Gordon, transforma la original historia de terror de Poe en una epopeya de héroe. Ambientada en la época de la Inquisición española, la trama toma inspiración de los elementos de la historia original de Poe. Mientras que el autor se sumerge directamente en la psique de un individuo encarcelado, la película amplía el alcance de la inquisición, explorando las mentes de toda una sociedad.

La influencia de Poe se hace evidente en los personajes y el ambiente tomados de la historia original. Sin embargo, la trama, que originalmente Poe utilizó para ilustrar la lucha entre el hombre y la religión, no encuentra su lugar en la película.

Existen muchas películas similares, catalogadas clase B, y comparten un rasgo común: un devoto fandom. La presencia del género de terror intelectual de Poe eleva estas películas al estatus de culto. Todas las películas mencionadas comparten este atributo.

Cuando se trata de producciones más amplias, es necesario explorar algunas de las historias más populares de Poe en la actualidad, y ninguna ha alcanzado más popularidad que El corazón delator. Con más de 14 adaptaciones cinematográficas y numerosas versiones televisivas, esta historia encontró un hogar en la industria del entretenimiento como ninguna otra obra de Poe. Su trama llena de suspenso sedujo a mentes creativas, y su complejidad psicológica se presta perfectamente para una película de terror.

En una adaptación de un cortometraje poco conocido de 2014, escrito y dirigido por James Cotton, se presenta una modernización de este relato. La trama sigue a una enfermera que se ve perturbada por el ojo «muerto» de una anciana y finalmente la asesina. Esta inversión de género y la conexión más directa entre asesino y víctima añaden un elemento moderno y sorprendente a la historia.

A diferencia del cuento original de Poe, donde la caída en la locura se revela gradualmente a través de la narración, esta adaptación cinematográfica busca establecer una relación más íntima entre los personajes, permitiendo al espectador participar en el viaje hacia la locura y sentir empatía por la naturaleza gráfica del asesinato. En el mundo del entretenimiento, lograr una conexión entre el espectador/lector y los personajes más oscuros es un desafío significativo, pero lograrlo es un indicativo de un verdadero talento narrativo.

Poe no solo escribió historias de terror; también es reconocido por su contribución al género policial. Su personaje C. Auguste Dupin, de «Los crímenes de la calle Morgue», sentó las bases para los detectives modernos en la literatura.

El legado de Poe, lo inusual en un mundo uniforme

Los cuentos de Edgar Allan Poe pueden no ser del gusto de todos los amantes de la literatura, pero su impacto en el género de terror es innegable. Con más de 150 películas, cortometrajes y series de televisión que establecen una conexión directa con sus poemas y cuentos, Poe ha forjado un nicho distintivo en el ámbito del entretenimiento. Aunque no siempre estuvo tan expuesto como otros grandes autores a lo largo del tiempo, logró ganar una considerable cantidad de seguidores, especialmente entre los fans del cine splatter, quienes lo consideran una inspiración.

En el género del terror, la presencia de Poe es innegable y actúa como un «padrino» que impulsa el interés de la audiencia. Su capacidad para adelantarse a su tiempo y aprovechar el interés victoriano por lo macabro dejó un legado profundo y atemporal. Aunque las tendencias y fronteras del horror evolucionan constantemente, la base del terror psicológico, explorada por Poe hace 200 años, sigue resonando en el presente.

Poe, marcado por una vida de miedos y desafíos mentales, destacó por su habilidad para compartir esas inquietudes con el público, permitiéndoles identificarse con aspectos de la vida que de otro modo podrían resultar incomprensibles. Su obra proporciona una conexión entre la «norma» y «lo extraño», ofreciendo puntos de referencia compartidos que trascienden las barreras sociales y permiten una comprensión mutua. Su influencia en el cine moderno es más significativa de lo que podríamos imaginar, ya que actúa como un puente que une a aquellos que buscan identificarse con lo inusual en un mundo que a menudo tiende a la uniformidad.

Compartir:

Seguir Leyendo

Nota al Pie | Noticias en contexto