viernes 19 de abril de 2024

Roger Waters y David Gilmour suman otro ladrillo a la pared que los separa

Esta semana, los ex Pink Floyd volvieron a enfrentarse, esta vez vía redes sociales, luego de que la esposa de uno de ellos encendiera la mecha en Twitter. Nota al Pie hace un repaso de una de las peleas más duraderas del rock.
Roger Waters
David Gilmour apoyó las acusaciones que su esposa hizo contra Roger Waters y aseguró que “todo es absolutamente cierto”. Crédito: Rockaxis.

Hace algunos días las redes sociales fueron testigos de la reavivación de una de las peleas más famosas del mundo del rock. La misma rivalidad que le puso fin a Pink Floyd durante la década del 80, ganó protagonismo casi cuarenta años después de que Roger Waters anunciara su retiro de la banda.

En esta oportunidad, todo comenzó cuando la escritora inglesa Polly Samson -esposa del guitarrista David Gilmour y letrista de Pink Floyd- apuntó contra el ex compañero de su marido. El detonante fue la entrevista que Waters dio para el medio alemán Berliner Zeitung. En el reportaje, el bajista dejó asentada, otra vez, su postura respecto a la guerra entre Rusia y Ucrania, así como también sobre el histórico conflicto que aún mantienen Israel y Palestina.

Las declaraciones respecto a cuestiones políticas y conflictos bélicos, ideas dignas de un hombre criado en un hogar de izquierda, le trajeron al músico numerosos repudios e incluso  cancelaciones de shows.  Sin embargo, la más polémica fue la de Samson porque sus palabras fueron también las de David Gilmour. A través de un tuit, la mujer expresó: “Roger Waters, lamentablemente, sos antisemita hasta la médula”.

“También apologista de Putin. Y un mentiroso, ladrón, hipócrita, evasor, haces playback, misógino, enfermo de envidia y megalómano. Basta de sinsentidos”, agregó la escritora. Horas más tarde, el guitarrista apoyaría a su esposa y, frente a tal acusación, escribiría tibiamente: “Todo es absolutamente cierto”.

Por su parte, desde las redes sociales de Waters no hicieron más que publicar una imagen con el siguiente mensaje: “Roger Waters está al tanto de los comentarios incendiarios y tremendamente inexactos que Polly Samson hizo sobre él en Twitter y los refuta por completo”. El comunicado concluye con un “en este momento está recibiendo consejos sobre las medidas a tomar”.

David Gilmour
El tuit que revivió la polémica. Crédito: Twitter David Gilmour.

El principio del fin

El conflicto en torno a la banda no es cosa nueva. Más bien, podría decirse que es una de las peleas más prolongadas del ambiente. Aquella que protagonizaron los Beatles (y que tuvo a la dupla LennonMcCartney en el centro de la escena) parece mucho más relajada si se tiene en cuenta la cantidad de veces que los Pink Floyd debieron recurrir a la justicia.

La particularidad de este enfrentamiento se destaca en que no hay un “ellos y nosotros”. Más bien, fue Roger Waters quien se apartó en solitario y tiró la primera piedra contra sus ex compañeros cuando en 1984 abandonó el grupo. “La capacidad creativa de Pink Floyd se ha desgastado y lo más honrado es que el grupo se disgregue y desaparezca de la escena musical”, manifestó el músico en ese entonces.

Sin embargo, los otros dos miembros oficiales, el guitarrista David Gilmour y el baterista Nick Mason, decidieron continuar con la banda. Para ello, también convocaron al teclista Rick Wright, quien había sido echado por el mismo Waters durante el proceso de The Wall, acusado de no estar a la altura.

Con el grupo rearmado, en 1986 comenzó la grabación de un nuevo disco. Bajo el argumento de que había sido una idea suya, el bajista reclamó vía legal que el nombre Pink Floyd debería abandonarse. No obstante, el triunfo fue para el grupo que declaró tener los derechos legales debido a que Roger Waters había sido quien por iniciativa propia decidió abandonar la banda.

Años después, otro de los conflictos más mediáticos fue otra demanda de Waters. Esta vez por el uso que Pink Floyd hacía del famoso chancho, luego chancha, gigante que volaba al sonar “Pigs (Three Different Ones)”. La respuesta de la banda fue ponerle testículos al animal y dejar sin efecto el reclamo. Ahora, cada cual tenía a su propio animal.

Telam 5
Gilmour ingresó a Pink Floyd luego de la salida de Syd Barrett. Crédito: Télam.

La banda sin retorno

A pesar de que los integrantes del grupo que fue vanguardia a mediados de los ‘60 protagonizaron esporádicas presentaciones años después de su separación, la realidad es que el tiempo no curó nada. Más bien, pareciera que cada conflicto es un ladrillo nuevo en esa inmensa pared que comenzaron a levantar y que nunca más pudo ser derribada.

Asimismo, las diferencias respecto a sus posturas políticas comenzaron a incomodarlos cada vez más. Incluso eso fue, y es, una de las tantas cuestiones que diferencian a un músico activista como Waters de sus ex compañeros que sólo querían tocar y no ahondar tanto en cuestiones ideológicas. Cuestiones que, al tener en cuenta el contexto, fueron el sello más importante que dejó la banda.

En ese sentido, los créditos de cada obra servirán como evidencia de que Roger Waters efectivamente fue el motor creativo de Pink Floyd. Sin embargo, sería errado atribuirle todo el legado y dejar de lado los aportes musicales de David Gilmour

No obstante, otro drama se asoma: hace algunos días, el bajista anunció que relanzará el mítico álbum The Dark Side of the Moon, pero esta vez será su versión propia.

“Nosotros fuimos una banda, éramos cuatro y todos contribuimos, pero es mi proyecto y yo lo escribí”, sentenció.

Compartir:

Nota al Pie es un joven medio alternativo y autogestivo. Precisamos tu aporte para sostener el día a día de un periodismo popular que encuentra cada día más dificultades para mantenerse independiente. Con tu suscripción mensual nos ayudás muchísimo. Podés cancelarla cuando quieras. Por mail te iremos informando de los beneficios de ser parte de Nota al Pie.
¡Muchas Gracias!

Notas Relacionadas

Seguir Leyendo

Un nuevo guiño a EEUU: el gobierno nacional solicitó adherirse a la OTAN

El Ministro de Defensa, Luis Petri, pidió convertirse en “socio global” de la organización internacional. Se trata de otro movimiento de Javier Milei en pos de su alineamiento con Estados Unidos y las potencias de occidente.

El Gobierno intentó instalar un falso acuerdo para frenar la Marcha Federal Universitaria

Tras varias semanas de tensión, la gestión de Javier Milei montó la idea de un consenso respecto al presupuesto anual de las casas de estudio. En respuesta, el Consejo Interuniversitario Nacional señaló que no existe tal convenio y ratificaron la movilización de la próxima semana.

Caputo, el FMI y un diagnóstico más optimista que la realidad argentina

En su viaje a Washington, el ministro de Economía de Milei se reunió con el organismo y celebró la desaceleración de la inflación. En tanto, en el territorio nacional, el ajuste sigue causando estragos en la economía y el Gobierno teme a las consecuencias de la marcha universitaria.

Ultimas Noticias

Más del autor

Nota al Pie | Noticias en contexto