Ago 30, 2022 | Sociedad

Salta: sigue la impunidad frente al abuso sexual a adolescentes wichí

Tras la absolución de Javier Luis Gómez, acusado de violar a una alumna en la localidad de Santa Victoria Este, organizaciones indígenas denuncian racismo y falta de protección a la menor.
Varias madres advirtieron que hay más casos que Javier Luis Gómez habría cometido. Sin embargo, no fueron denunciados a raíz del miedo por las amenazas que les realizan. Crédito: Salta Noticias.

El pasado lunes, el Movimiento de Mujeres y Diversidades Indígenas por el Buen Vivir y el Foro de Mujeres por la Igualdad de Oportunidades de la provincia de Salta denunciaron violación, impunidad y racismo contra una adolescente del pueblo Wichí.

Según informaron desde el Movimiento, la menor, oriunda de la comunidad de La Merced, fue abusada por el coordinador y docente Javier Luis Gómez, quien trabaja en un albergue de estudiantes secundarios de Santa Victoria Este. Sin embargo, el pasado viernes el acusado fue absuelto. 

En este sentido, desde el Movimiento de Mujeres y Diversidades Indígenas por el Buen Vivir y el Foro de Mujeres por la Igualdad de Oportunidades denunciaron que, desde el inicio del proceso, las autoridades no respetaron el derecho internacional de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). 

Tanto la adolescente como la madre no tuvieron una facilitadora intercultural que ayude en la comunicación, pese a que su lengua materna es el wichí y hablan poco español. 

Asimismo, señalan que hubo irregularidades de todo tipo. Por un lado, faltó acompañamiento y protección de la víctima. Tampoco resguardaron a las denunciantes y su familia ante las amenazas de muerte propiciadas por el denunciado y sus familiares. 

El hecho

La menor, oriunda de la comunidad La Merced, fue abusada por el coordinador y docente Javier Luis Gómez, quien desde 2013 trabaja en el Colegio Secundario N° 5.061 San Ignacio de Loyola. El hecho ocurrió en el albergue de estudiantes de Santa Victoria Este en el año 2020. Ante el conocimiento de lo sucedido, la madre realizó la denuncia en el Centro Judicial de Tartagal por violación sexual. 

Después de dos años de radicada, el viernes 26 de agosto, la jueza Asusena Margarita Vásquez dictaminó la absolución de Gómez por pruebas insuficientes. 

Debido al caso, mujeres indígenas iniciaron una protesta la semana pasada en el frente del centro judicial de Tartagal. Crédito: mmujeresindigenas.

Más casos en Salta y encubrimiento del abusador 

Abel Mendoza, dirigente de la Unión Autónoma de Comunidades del Pilcomayo, que acompañó a la madre de la víctima a radicar la denuncia, dialogó con Nota al Pie sobre las falencias en el tratamiento del caso. 

En primera instancia, a las denunciantes se les asignó como defensora a la doctora Lorena Martínez, quien trabaja en violencia familiar y de género. Al respecto, Mendoza sostuvo que la abogada no habría realizado lo suficiente para demostrar que el abuso es real. 

Asimismo, denunció que no hubo notificaciones sobre el caso a la familia de la menor. Sin embargo, en el fallo sí aparecen como entregadas y figura que todo se realizó de manera correcta. Además, el dirigente aseveró que la adolescente no tuvo ninguna atención psicológica y médica. 

“Lo que nosotros estamos pidiendo es una investigación de las actas”, aclaró. Además, explicó que hay más casos de abuso por parte de Javier Luis Gómez. Estas fueron asentadas en actas en el libro general del establecimiento educativo. 

Margarita Pérez es una de las madres que se reunió con la directora, Rosa Ruíz, para denunciar y asentar que sus dos hijas sufrieron abuso sexual por el mismo hombre. Sin embargo, les directives del colegio no accionaron ante los casos de ninguna forma y continúan encubriendo al acusado.

“El juicio salió en contra de la nena. La denuncia de la madre no ha sido creíble. Lo dejaron libre porque presentó como testigos a sus colegas. Es un criollo docente que ahora está frente a las aulas. No tuvo ninguna sanción, ni siquiera del Ministerio de Educación”, aseguró Irene Cari, referente del mencionado Foro y parte del Movimiento de Mujeres y Diversidades Indígenas. 

Acompañamiento social 

Las organizaciones presentan preocupación sobre lo que pueda suceder a más jóvenes; ante la libertad del acusado y la continuidad de su trabajo en el albergue estudiantil. 

También hacen responsable a la jueza a cargo sobre el porvenir de las jóvenes indígenas. En este sentido, desde las agrupaciones sostienen que la absolución es un acto grave de impunidad por parte de una justicia patriarcal, racista y colonial.

Por otro lado, desde el momento del veredicto, tanto la madre como la menor se encuentran acompañadas por integrantes de las organizaciones indígenas. 

La exposición sobre los fundamentos de la absolución se realizará el 6 de septiembre. 

Según informó Irene Cari a Nota al Pie, el albergue contaba con más de 30 niñas indígenas. Ellas sufrían todo tipo de maltratos y discriminación por el coordinador acusado. 

El cacique asegura que el denunciado tiene vinculación con el sector político debido a que su familia ocupó cargos en el área. Crédito: mmujeresindigenas.

Concentración en Salta por el fallo 

El  Movimiento de Mujeres y Diversidades Indígenas por el Buen Vivir; el Foro de Mujeres por la Igualdad de Oportunidades y la Unión Autónoma de Comunidades del Pilcomayo convocan a otras organizaciones y personas a pronunciarse contra el veredicto. Dichas agrupaciones instan a la concentración el 6 de septiembre en las inmediaciones judiciales para visibilizar la injusticia. 

“En Salta, los relatos de racismo, abandono y violaciones a todo tipo de derechos son denunciados cotidianamente. Es allí donde el poder de la impunidad de tanto siglos prevalece en las instituciones del Estado argentino”, manifestaron. 


Las constantes denuncias de las agrupaciones con respecto a la violación sexual son una manera de visibilizar el chineo; práctica aberrante de violar a mujeres y niñas indígenas como divertimento, por parte de hombres con poder político y económico.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie