Jun 28, 2021 | Cuidándonos

Hablamos de Chagas, una propuesta para romper mitos y prejuicios

La enfermedad de Chagas sigue siendo una enfermedad de la que casi no se habla y está rodeada de prejuicios y estereotipos
La vinchuca de la especie Triatoma infestans es el principal vector del parásito que causa la enfermedad. Créditos: Walter Ferrari – Proyecto GeoVin

A 110 años de su descubrimiento hubo importantes avances científicos pero lo complejo de esta enfermedad requiere un abordaje integral no sólo desde la medicina, sino también desde lo sociocultural y político.

Daniela Ruiz y Mariana Sanmartino integran el grupo ¿De qué hablamos cuando hablamos de Chagas?. Se trata de un equipo multidisciplinario e interinstitucional que aborda desde varios aspectos la compleja problemática de la enfermedad de Chagas.

En comunicación con Nota al Pie contaron las principales características de esta patología, lo cargada que está de estereotipos y prejuicios y los desafíos que hay para poder abordarla integramente.

Enfermedad de Chagas

Daniela Ruiz es becaria del CONICET y actualmente realiza su tesis doctoral sobre nuevas terapias para el tratamiento de esta enfermedad. La definió como una problemática compleja que aborda diferentes aristas. Explicó que en términos estrictamente biomédicos, la enfermedad de Chagas es causada por un parásito que se llama Tripanosoma cruzi y en el 30% de los casos puede desarrollar algunos síntomas. Los más conocidos son los que tienen que ver con el agrandamiento del corazón, entre otros.

La Ley 26.281 establece que ninguna persona puede ser discriminada por tener Chagas y que todas las personas gestantes deben realizarse análisis. Por su parte, la Ley 26.945 determina que el último viernes de agosto es el Día Nacional por una Argentina sin Chagas, en el cual se realizan diferentes actividades para difundir el tema y promover el cuidado y la no discriminación.

Dentro del grupo ¿De qué hablamos cuando hablamos de Chagas? consideran importante que se debe conocer sobre esta problemática sin caer en estigmatizaciones y sin caer en discriminaciones sino simplemente abordarla para acompañar a todas las personas afectadas por esta enfermedad y para difundir los métodos de prevención y conocimiento de esta problemática

A través de diferentes actividades, el grupo de trabajo “Hablemos de Chagas” busca romper con los prejuicios y estereotipos que hay sobre esta enfermedad. Créditos: hablamosdechagas.org

Vías de transmisión

El Trypanosoma cruzi es un parásito unicelular que puede ingresar al ser humano a través de diferentes vías. La más conocida es la de la vinchuca, también llamada chinche besucona. Es un insecto al que llaman vector y se alimenta de sangre de personas y animales. Cuando pica para alimentarse al mismo tiempo defeca. Como la picadura produce picazón, al rascarse los parásitos, presentes en las heces de las vinchucas, pueden ingresar al cuerpo. De esta manera, producir la infección por este parásito.

Otra de las vías es la vertical, es decir, de personas embarazadas portadoras de Chagas hacia sus bebés. También existe la transmisión a través de alimentos o bebidas contaminadas con heces de vinchucas. Puede transmitirse mediante la donación de sangre o de órganos que no han sido testeados, por compartir objetos cortopunzantes y por accidentes de laboratorio. 

“Es muy importante remarcar las vías de transmisión pero también es importante remarcar las vías por las cuales no se transmite esta enfermedad. Por ejemplo no se transmite por compartir mate, ni por relaciones sexuales, ni por la lactancia ni por dar abrazos y besos”, remarcó Ruiz.

Chagas y embarazo

La becaria del CONICET explicó que si una persona embarazada tiene la infección de Chagas puede pasar que les transmita la infección a sus hijos. “No se sabe bien cuál es el porcentaje de transmisión pero existe, por eso es muy importante que la persona gestante esté controlada durante todo el embarazo. También se hagan controles a los recién nacidos”, comentó. Y agregó que éstos tienen la posibilidad de tratarse con muy altas chances de curarse. Por eso es muy importante que todas las personas gestantes se hagan el test de Chagas. Y en caso de dar positivo hagan un control de sus bebés.

Tratamiento

Para el tratamiento de Chagas explicó que “hay dos medicamentos disponibles cuya efectividad es elevada en los casos de pacientes pediátricos o en los casos de Chagas agudo, que es cuando apenas se toma contacto con la infección sea cual sea el modo de transmisión”. Por lo tanto, cuando apenas se toma contacto con la infección se puede tratar con la medicación. 

Para los casos de Chagas crónico, es decir, cuando la infección ya lleva un tiempo en el organismo, los medicamentos no son tan efectivos. “Es muy importante a modo de prevención que apenas sabemos o tomamos conciencia de que pudimos haber estado infectados, hacernos el diagnóstico y tratar de acceder lo más rápidamente posible al medicamento”, agregó Ruiz.

Prevención 

Comentó, además, que dentro de las maneras para prevenir el contagio de esta enfermedad se encuentran el diagnóstico a todas las personas gestantes y a sus bebés. También el acceso a medicamentos, especialmente en pacientes pediátricos y en las fases agudas de la infección. También la fumigación en los lugares donde pueden llegar a vivir las vinchucas y el acceso a la información para todas las personas. 

Algo muy importante de esta problemática es que es compleja y por ende no solo tiene aspectos biomédicos sino que también tiene aspectos políticos y culturales. “Solemos asociar la enfermedad de Chagas a los ranchos, a lugares donde hay pobreza, donde hay suciedad, y en realidad Chagas hay donde haya presencia de personas con Chagas”, enfatizó la investigadora. 

Actualmente se estima que en el país hay 1,5 millones de personas con Chagas que están distribuidas desde Ushuaia hasta la Quiaca, a lo largo y ancho del país. “Es importante esta información para que no pensemos que el Chagas solamente está sesgado a algunas zonas, a algunas clases sociales o a alguna población en particular ya que teniendo en cuenta todos los modos de transmisión que existen de esta problemática muchas personas pueden tener Chagas sin saberlo”, quiso remarcar Ruiz.

El grupo de trabajo ha publicado diferentes libros para difundir la importancia de esta enfermedad y así poder prevenirla. Créditos: Facebook Hablamos de Chagas

¿De qué hablamos cuando hablamos de Chagas?

Por su parte, Mariana Sanmartino explicó que es un grupo multidisciplinario e interinstitucional conformado por personas con y sin Chagas. Forman parte profesionales de las áreas de biología, medicina, veterinaria, ciencias de la educación, comunicación social, diseño, trabajo social y sociología. Trabajan en diferentes instituciones como el CONICET, universidades públicas como La Plata, la UBA y Arturo Jauretche (UNAJ). También lo integran trabajadores independientes, docentes de escuelas y estudiantes universitarios de diferentes carreras. 

Este año el grupo cumple 10 años apostando a promover el abordaje de la problemática del Chagas. Siempre desde una mirada integral, en la mayor cantidad de diversidad, de escenarios educativos y comunitarios posibles. Lo llevan a cabo a través de múltiples lenguajes y propuestas variadas como talleres, participación en eventos académicos, elaboración de materiales de comunicación y de recursos didácticos.

Desafíos socioculturales y políticos

Reconoció que si bien hay avances en las investigaciones científicas en cuanto a nuevos medicamentos, mejores métodos de diagnóstico y mejores insecticidas para combatir las vinchucas, falta mucho en otras cuestiones. Por ejemplo, a la hora de pensar las barreras que hay para acceder al diagnóstico y al tratamiento o y también en torno a la discriminación que no debería ocurrir. 

Por eso consideran que debe haber avances más contundentes en aquellos aspectos que tienen que ver con lo sociocultural y lo político vinculado con el tema. Además de los avances científicos consideran que se necesitan otras cosas para que disminuya la incidencia de esta enfermedad.  “Necesitamos decisiones políticas más permanentes en el tiempo. Necesitamos trabajar mucho lo que es la mirada pública de este tema tan cargado de estereotipos y prejuicios”, explicó Sanmartino. 

Comentó que: “Si ponemos ojos creativos podríamos estar mostrando con más presencia en los medios que este es un problema tan urbano como rural, tan mundial como latinoamericano”. Además se verían interpeladas muchas otras personas. “Puede que no te toque portar determinado parásito pero sí que te toque vivir con alguien que lo posee. O con alguien que haya sufrido discriminación por el llevarlo” agregó. 

“A eso apuntamos para que de a poquito cambien algunas cosas para que pueda haber cada vez más gente que la conozca y se hable cada vez más y mejor, con menos mitos, menos estigma, una mirada más inclusiva y más actualizada de la realidad del tema”, reflexionó Sanmartino al finalizar la entrevista. 

Redes sociales

https://www.facebook.com/HablamosDeChagas

https://www.instagram.com/hablamosdechagas/

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie