Mar 30, 2021 | Cultura

Mejor sí hablar de ciertas cosas

Rebecca Bunch es una abogada joven y exitosísima que se destaca por su impecable trabajo en una firma de renombre en Nueva York y a quien le ofrecen ser socia del bufete antes de cumplir los 30 años. Es una mina que lo tiene todo, diríamos.

Elenco completo de la serie. Crédito: Netflix

Pero tras esa fachada de perfección y absoluta devoción al trabajo se esconde algo más. En el momento en que sus jefxs le comunican “las buenas nuevas”, ella huye despavorida de la oficina. Y en medio de una crisis nerviosa, se encuentra casualmente con un viejo amor de la adolescencia, Josh Chan, un pibe piola y relajado que vive en la otra punta de Estados Unidos. En ese breve intercambio, a Rebecca le caen un par de fichas y decide largar todo e irse a West Covina (un pueblito donde no pasa nada) en busca de la paz y el amor que tanto anhela.

Todo esto sucede en los primeros 15 minutos del capítulo inicial de Crazy Ex-Girlfriend, una serie televisiva estrenada en 2015. A lo largo de sus 4 temporadas, relata las peripecias de nuestra heroína en un mundo que no sabe cómo lidiar con las enfermedades mentales y los desniveles emocionales de las personas. 

Comienzo polémico

El show es una comedia musical romántica con tintes de sátira creada y escrita por su protagonista, la talentosa Rachel Bloom. Antes de su estreno en Estados Unidos, el título molestaba por dos motivos. Uno, porque hacía referencia al cliché sexista de que las chicas nos ponemos densas tras un par de salidas. Otro, porque hablaba de una mujer “loca”, una palabra que molesta a quienes luchamos contra el estigma de las enfermedades mentales. 

Sin embargo, Bloom no es una mujer que tema ser incorrecta, aunque el diagnóstico de Rebecca no queda claro hasta la tercera temporada. No se trata del típico caso de una ex pesada sino de una mujer con verdaderos problemas psiquiátricos.

A pesar de que en la serie siempre se bromea sobre el estado mental de Rebecca y nunca se termina de situar a la protagonista en el amplio espectro de las enfermedades mentales, se nota que Bloom respeta el tema. Rebecca es una mujer inteligente y divertida que lucha permanentemente con sus impulsos y tiene una visión distorsionada de la realidad.

Temáticas diversas

Pero este no es el único tema que atraviesa el show. Rachel Bloom y su equipo de escritorxs y guionistxs retratan con asombrosa destreza cuestiones como la bisexualidad (N. de la R.: En Crazy Ex-Girlfriend hay tres personajes bi). Además de el orgasmo femenino, la amistad y la sororidad. Esta serie no busca edulcorar la cotidianidad sino retratarla lo más fielmente posible, mostrando sus lados espinosos y haciendo humor a partir de las desgracias. 

Crazy Ex-Girlfriend es un show poco convencional no sólo por las temáticas que aborda sino por cómo las enfoca y los recursos que utiliza. Es justamente eso lo que lo vuelve único y darle una oportunidad al show es darse una oportunidad a une misme para ampliar el paladar. De paso, aprender canciones pegadizas para cantar cuando todo alrededor se derrumbe. 

Notas Relacionadas

¡RECIBÍ LA MEJOR INFO!

Mantenete al día con las noticias que más te importan

Bienvenido a la actualidad