martes 23 de abril de 2024

V de Vendetta, las ideas son a prueba de balas

Cada 5 de noviembre, la cultura pop conmemora la lucha contra el fascismo, inspirada por la emblemática novela gráfica escrita por Alan Moore y adaptada a la pantalla grande por James McTeigue. La imagen de V y su máscara de Guy Fawkes se arraigaron en la conciencia colectiva global como símbolos de resistencia y rebeldía, recordándonos la importancia de desafiar las estructuras opresivas y luchar por la libertad y la igualdad.
V de Vendetta
V de Vendetta se convirtió en un símbolo de resistencia contra la opresión y la tiranía. Créditos: iMDB

Lo importante en un texto no es su significado o lo que intenta decir, sino lo que hace y provoca que se haga con él. Algunos cuentan con una fuerte carga afectiva, que contiene y comunica. 

En otros prevalece la acción, que desencadenan más eventos que mueven la estructura. Sin embargo, no existe límite cuando estas energías potenciales se transforman en algo más… acciones políticas.

V de Vendetta es una novela gráfica escrita por Alan Moore e ilustrada por David Lloyd. Fue serializada originalmente en la revista británica de cómics Warrior desde 1982 hasta 1985, siendo luego recopilada y publicada como una novela gráfica en 1988 por DC Comics para su distribución gráfica.

Después de varios años desde su publicación original, V de Vendetta fue adaptada al cine y se estrenó el 17 de marzo de 2006. Aunque esta producción marcó el debut como director de James McTeigue, distaba mucho de ser un proyecto para principiantes.

Las talentosas hermanas Wachowski, conocidas por escribir y dirigir la trilogía Matrix, colaboraron en el guión y también se desempeñaron como productoras junto con Joel Silver

Con un historial tan impresionante, y siendo la primera gran empresa de las Wachowski después de completar su épica trilogía, V de Vendetta generó una gran expectación tanto en la crítica como en el público.

A pesar de su éxito en taquilla, la respuesta crítica a la película fue polarizada. Por un lado, algunos críticos elogiaron la película por su profundidad, calificándola de “convincente, conmovedora y a veces sorprendentemente emotiva”. 

Por otro lado, hubo críticos que la consideraron superficial, etiquetándola como “una fantasía pop tonta que celebra el terrorismo y la destrucción”. Esta intensa polarización en las opiniones no fue sorprendente dada la naturaleza explícita de sus temas políticos.

FOTOS 4
El thriller distópico dirigido por James McTeigue y basado en la novela gráfica de Alan Moore, sigue a un enigmático enmascarado en su lucha contra un régimen totalitario en un futuro sombrío.Creditos: iMDB

5 de noviembre, Inglaterra, un futuro distópico

La trama se desarrolla en un futuro distópico en Inglaterra en 1997. Una guerra nuclear devastó gran parte del mundo; el gobierno laborista británico tuvo éxito en sus políticas de desarme, dejando al Reino Unido prácticamente ileso. 

Sin embargo, la agitación provocada por los conflictos permitió que organizaciones de extrema derecha y corporaciones sobrevivientes se unan estableciendo rápidamente un régimen fascista en una Gran Bretaña al borde del caos.

En medio del autoritarismo de estado, un vigilante enmascarado conocido como V, busca inspirar a los ciudadanes del país a rebelarse contra su gobierno fascista. Cerca del comienzo de la película, V (Hugo Weaving) rescata a Evey Hammond (Natalie Portman) de varios Fingermen, miembros de la policía secreta, que intentan violarla. 

Más tarde esa noche, con Evey a su lado, V vuela las salas del tribunal de Old Bailey para conmemorar el día de Guy Fawkes y despertar a la ciudadanía local de su estupor político. Sin querer parecer vulnerable o carente de control, el gobierno intenta presentar el acto terrorista de V como una demolición planificada. 

Pero V se apodera de la la única cadena de televisión de Londres, se atribuye la responsabilidad del bombardeo y promete a los desanimados ciudadanos de la ciudad que destruirá las Casas del Parlamento el 5 de noviembre del año siguiente. 

Luego, V comienza a vengarse sistemáticamente de varios funcionarios del gobierno que lo habían torturado o autorizado su tortura durante su encarcelamiento en el Instituto de Investigación Médica Larkhill años antes. 

Evey, una aliada algo reacia en estos actos de represalia, es capturada y torturada para obtener información sobre V. Pero ella permanece desafiante incluso bajo amenaza de muerte, momento en el que V se revela como su captor y torturador, un papel que asumió para ayudarla a superar sus miedos. 

La película concluye con los ciudadanos marchando desafiantemente contra el gobierno totalitario y Evey llevando a cabo el plan de V para destruir el Parlamento.Sin embargo, V de Vendetta es más que una simple historia; es una composición multimodal cuya retórica depende de la interacción distintiva de su contenido narrativo, sus estructuras formales, sus dimensiones estéticas y su aparato tecnológico subyacente.

V de Vendetta
El director James McTeigue logra crear una atmósfera opresiva y visualmente impactante, mientras que el guion de las Wachowski teje una trama de intriga y resistencia en la que V se convierte en el símbolo de la lucha por la libertad. Crédito IMDB

El poder del sonido y la estética en V de Vendetta

El efecto general que evoca V de Vendetta a lo largo de la primera mitad de la película es la sensación de represión y miedo. Esto se expresa y estimula a través de medios tanto narrativos como estéticos. 

En el nivel de la historia, se invita a la audiencia a identificarse con Evey, quien actúa como representante de los espectadores. De hecho, su transformación a lo largo de la película de víctima asustada a ciudadana comprometida funciona simbólicamente como la nuestra. 

Al principio de la narración, Evey es atacada y casi violada por los Fingermen del gobierno por estar fuera después del toque de queda, lo que en sí mismo es un signo de represión gubernamental. 

Al ver a Evey aterrorizada, literalmente, en las “manos” del gobierno, la audiencia participa de su miedo, uno que está impregnado de disgusto y repulsión. El carácter escalofriante de la escena se ve realzado por su ubicación en un callejón oscuro, sombrío y confinado de Londres. 

Una de las dimensiones figurativas más convincentes de la película es su uso del sonido, ya que influye en la creación de un “espacio acústico” absorbente. La partitura musical de una película envuelve al público, bañándolo en afecto. Indica a los espectadores cómo y qué sentir respecto  de los personajes particulares y los eventos narrativos a su alrededor.

En el período previo a la escena culminante, la inspiradora Obertura 1812 de Tchaikowsky resuena en el sistema de transmisión pública de la ciudad, sus rugientes cánones incitan a los ciudadanos a acudir al Parlamento a pesar del toque de queda e invitan a los espectadores a aplaudir su desafío. 

Cuando la multitud de personas, cada una con sus máscaras fawkesianas, marcha por Whitehall, el público permanece esperando ansiosamente su destrucción. Sin embargo, no es sólo la música la que nos lleva a la audiencia al abismo.

La estética auditiva de V de Vendetta quizás se captura mejor en la voz de V, cuyo tempo, textura y ritmo llaman a la audiencia a la acción. El grano rítmico de su voz, siempre aumentando en intensidad y en exigencia, genera el deseo de liberación extática precisamente porque escapa y excede todo significado racional, ofreciendo promesas de explosión, de goce, de desintegración del sujeto y su subyugación.

V de Vendetta inevitablemente lleva al público a este punto de gasto y abandono total mediante tomas panorámicas de Londres y, finalmente, alcanza su punto álgido visual y auditivo en la película: la impresionante y ensordecedora explosión del Parlamento.

FOTOS 1
La obra de Moore, y particularmente «V de Vendetta», tuvo una profunda influencia en la cultura pop y es aclamada por su compleja narrativa y su abordaje de temas políticos y sociales.Creditos: iMDB

Entre la Anarquía y el Fascismo: reflexiones desde V de Vendetta

La trama de la historia se desenvuelve en la lucha entre la anarquía y el fascismo. La anarquía representa la búsqueda de libertad, libre albedrío e individualidad, valores que el gobierno reprime fuertemente. 

Se muestra el caos y la resistencia como respuesta a este gobierno opresivo, y V juega un papel central en esta oposición, tanto física como psicológicamente. A medida que avanza la historia, las luchas de las personas y el papel de V como redentor reflejan discursos políticos contemporáneos.

La libertad, uno de los derechos humanos fundamentales, es defendida por las naciones civilizadas. V se convierte en un terrorista y un héroe en la resistencia contra la opresión, usando la violencia para enfrentar al régimen despótico. 

Mientras el gobierno inglés restringe derechos y libertades, V se presenta como una figura representativa de la razón, instando al público a evitar la apatía que sólo permite que el gobierno les robe sus derechos.

En V de Vendetta, la gente teme al Estado, que a su vez teme la corrupción interna y la pérdida de control. El gobierno ejerce su poder a través de la intimidación, el encarcelamiento y la muerte. 

La historia refleja la realidad de la sociedad actual, donde la opresión y la lucha por la libertad son temas palpables. La trama, centrada en antagonismo, venganza, libertad, opresión, propaganda, anarquismo y fascismo, se vuelve aún más relevante en los sistemas políticos modernos.

Según el personaje V, la masculinidad no es suficiente para luchar por la libertad; el conocimiento es fundamental en la rebelión. La máscara de Guy Fawkes que usa V simboliza la negación de derechos y libertades, mostrando que una idea debe liderar la causa, no una persona. 

Las ideas son menos susceptibles a la influencia humana y pueden salvar situaciones cuando se unen a una causa, demostrando que la libertad política, el amor y el realismo pueden motivar un camino hacia un futuro mejor.

Tanto la obra de Alan Moore como la película que la adapta, captura la opresión presente en sociedades dictatoriales, reflejando temas como asesinatos en masa, intimidación, anarquía y represión política. 

La narrativa también aborda el uso de los medios de comunicación como herramienta de propaganda, especialmente a través de las redes sociales en la era de Internet. 

La historia resalta la necesidad de acciones judiciales y reformas para cambiar las tendencias de violencia política, instando a una plataforma electoral justa y libre, sin intervenciones externas o intereses desalineados.

Compartir:

Nota al Pie es un joven medio alternativo y autogestivo. Precisamos tu aporte para sostener el día a día de un periodismo popular que encuentra cada día más dificultades para mantenerse independiente. Con tu suscripción mensual nos ayudás muchísimo. Podés cancelarla cuando quieras. Por mail te iremos informando de los beneficios de ser parte de Nota al Pie.
¡Muchas Gracias!

Notas Relacionadas

Seguir Leyendo

Rebelión en la Selva: el Congreso evaluará el pedido de juicio político a Javier Milei

A través de un documento formal, un grupo de juristas y activistas presentaron la solicitud ante el titular de la Cámara de Diputados, Martín Menen. Nota al Pie te cuenta quiénes firmaron el expediente y el detalle de las causales por las que busca imputar al presidente de la Nación.

En un día histórico, la Marcha Federal Universitaria defiende la educación pública de calidad

El martes 23 de abril, millones de estudiantes, docentes, trabajadores del sector educativo y defensores del acceso a la educación pública se congregaron en diversos puntos del país para respaldar el reclamo presupuestario de las instituciones, que se vieron afectadas por el brutal ajuste del gobierno de Javier Milei.

La estafa de la feminidad, un libro para hackear mandatos

Nota al Pie dialogó con Lala Pasquinelli, autora del libro y fundadora de Mujeres que no fueron tapa, quien reflexionó sobre qué implica ser mujer y las diversas formas de violencia a las que se ven obligadas a someterse para cumplir con los mandatos sociales.

Ultimas Noticias

Más del autor

Nota al Pie | Noticias en contexto