Abr 11, 2023 | Deportes

José “Pepe” Sand vuelve a hacer historia en el fútbol argentino

Con 42 años y luego de anotar un gol el último fin de semana, el delantero de Lanús se convirtió en el jugador argentino más longevo en marcar un tanto en un torneo de Primera División.
Sand
José Sand, jugador de Lanús, festeja a pura sonrisa su primer gol en lo que va de 2023. Fue el tercero en la goleada 3-0 ante Arsenal del pasado viernes y el que le sirvió para romper un nuevo récord en el fútbol argentino. Crédito: Crónica.

JoséPepeSand, actual jugador de Lanús, no para de sorprender a sus 42 años. El viernes pasado ingresó desde el banco de suplentes en el partido contra Arsenal de Sarandí y no solo marcó un gol que “liquidó” el pleito, sino que dicha conquista le permitió entrar en la historia grande del fútbol argentino. 

Con 42 años, 8 meses y 21 días, el correntino se transformó en el futbolista de nacionalidad argentina más longevo en convertir un gol en un torneo de Primera División, contabilizando torneos AFA (Asociación de Fútbol Argentino) y ligas internacionales. 

El tanto anotado desde los doce pasos, el tercero del granate tras ingresar desde el banco, simbolizó mucho más que el sello de una goleada en casa. Sand entró de lleno en la rica historia del fútbol argento demostrando su vigencia, además de ser su primera anotación en lo que va del año.


En 2021, superó a Ángel Labruna en el récord del futbolista más longevo en anotar en el torneo argentino con un tanto ante Atlético Tucumán. Ahora, con la anotación ante Arsenal, no sólo superó al ídolo de River, sino que sobrepasó a Mario Alberto Kempes, quienes marcaron sus respectivos goles en el extranjero y a una edad similar a la suya.

En cuanto a Labruna, su último grito sagrado fue el 13 de noviembre de 1960 con 42 años, un mes y 14 días, cuando jugaba para Rampla Juniors de Uruguay. En aquel entonces, su equipo goleó 4-2 a Liverpool en Montevideo

Por su parte, Kempes marcó su último gol con 41 años el 30 de marzo de 1996 con la camiseta de Pelita Jaya de Indonesia. Sin duda alguna que la inoxidable cuota goleadora de Sand continuará dentro del fútbol argentino.

De cara a lo que viene

El triunfo de Lanús sobre Arsenal permitió que el “Granate” se acerque a River, líder del campeonato local, y sueñe con salir campeón. Por su parte, Sand siempre demostró su intención de ayudar al equipo pero también piensa en agigantar su leyenda en el fútbol argentino. 

Sand
El delantero correntino junto al trofeo que obtuvo con el cuadro del sur en 2007, uno de los cuatro que ganó con la institución, y en donde siempre fue una pieza clave para la consagración. Crédito: El País.

Con su gol de penal, convirtió en 17 años distintos y así superó a Martín Palermo, Norberto Alonso, Guillermo Barros Schelotto, Esteban Fuertes y Santiago Silva en cuanto al tiempo transcurrido entre su primer y último gol profesional.

Sin embargo, quedó a uno de Ricardo Bochini, quien anotó en 18 años diferentes; y a tres de Labruna, quien lo hizo en 21 temporadas. Su acumulado registra un total de 240 goles y se ubica en la cuarta colación entre los máximos goleadores de la era profesional en Argentina

En la cima, como máximo artillero, aún están Labruna y Arsenio Erico igualados con 293 anotaciones. En total, Sand cosecha 311 tantos en los 730 cotejos de su carrera.

Con Lanús marcó 167 goles en 301 partidos, lo que lo convierte en el máximo goleador de la historia del club y uno de sus mayores ídolos. A su vez, fue partícipe de cuatro de los seis títulos que ostenta la institución. 

Sand
El goleador empezó a escribir su historia profesional con la camiseta de Colón en la campaña 1999-2000, por lo que hace más de 20 años que rompe redes a lo largo y ancho del fútbol argentino. Créditos: Retweet sabalero

En torno a la competencia local, el gol del viernes fue su segunda anotación en Liga Profesional tras cumplir 42 años. Asimismo, fue el tanto número 32 entre Liga y Copa de la Liga luego de festejar los 40 años.

Los primeros años de un trotamundos del fútbol

El oriundo de Bella Vista, Corrientes, dio sus primeros pasos en el fútbol con la camiseta de Deportivo Ferro de su provincia natal, y en la posición de arquero. Una vez que fue colocado como delantero empezó a deslumbrar con su habilidad goleadora.

Dicha característica lo llevó a realizar las divisiones inferiores en River, donde fue por mucho tiempo el goleador histórico. Sin embargo, su debut en Primera División fue con Colón, club al que llegó a préstamo en la campaña 1999-2000.


Para la siguiente temporada llegó a Independiente Rivadavia de Mendoza, donde no pudo marcar goles en sus 17 cotejos disputados. Un año más tarde tuvo su primera experiencia internacional al ser fichado por el Vitória de Brasil, club en el que convirtió 3 goles en 10 partidos. 

En la campaña 2002-2003 regresó a la Argentina para jugar en Defensores de Belgrano en condición de préstamo. En la 2004-2005 tuvo su revancha en River, donde estuvo dos años y marcó 15 goles en 63 partidos. Asimismo, se consagró campeón del Torneo Clausura 2004

Luego tuvo una temporada en Banfield y de manera posterior, en 2006, su segundo ciclo en Colón. Para el 2007 fue adquirido por Lanús, donde hizo historia con su racha goleadora. En el Granate obtuvo el Torneo Apertura, el primer título local de la institución.


Para agosto de 2009, Sand llegó al Al-Ain de los Emiratos Árabes, club que abonó siete millones de dólares por su pase. En el equipo asiático estuvo dos años, aunque sobre el final de su vínculo tuvo un préstamo de seis meses en el Deportivo La Coruña de España, su primera experiencia europea. No obstante, sólo jugó cinco partidos con el conjunto ibérico, donde no convirtió goles y sufrió el descenso a la segunda división.

Sand y una carrera aún en vigencia

Luego de su paso por suelo español, Sand llegó al Tijuana de México en julio del 2011, equipo en el que anotó 12 goles en 34 cotejos. Un año después volvió a Argentina para jugar en Racing, donde firmó por dos temporadas. 

Su debut con la “Academia” no fue el mejor ya que falló dos penales ante Atlético de Rafaela y el partido finalizó 1-1. Sin embargo, dos fechas después marcó sus dos únicos goles en el club ante Independiente, y tras 24 partidos se fue de la institución.


Para la siguiente temporada estuvo en Tigre, donde anotó un solo gol, frente a Racing, en 12 encuentros disputados. Su siguiente aventura lo llevó a su tierra natal para jugar en Boca Unidos en busca del ascenso a la élite del fútbol argentino, objetivo que no logró alcanzar. 

En febrero de 2015 fichó para Aldosivi de Mar del Plata, club en el que anotó 12 tantos en 31 partidos. Para diciembre de ese año tuvo su segunda etapa en Lanús, donde recuperó su racha goleadora.

Con el conjunto del sur obtuvo sus últimos tres títulos, hasta ahora, en 2016: el campeonato local frente a San Lorenzo, la Copa del Bicentenario contra Racing y la Supercopa Argentina ante River. 

Como si fuera poco, fue cuatro veces el máximo goleador de un certamen mientras jugaba para Lanús, en el certamen doméstico de 2016 y la Copa Libertadores 2017. Además, las dos anteriores fueron de forma consecutiva en 2008 y 2009, algo que no se veía desde 1980.


Durante el segundo semestre de 2018 tuvo un paso por Deportivo Cali de Colombia, donde mantuvo su gran momento goleador, aunque en diciembre de ese año no logró renovar el contrato. 

No obstante, ese mismo mes regresó a Argentina para abrochar su tercera etapa en Lanús, su club actual, tras pulir ciertas diferencias con el presidente Nicolás Russo. Tras una inoxidable carrera, su deuda es con la selección argentina, donde solo jugó dos partidos pero sin completar 90 minutos. 

El primero fue por la fecha 10 de las Eliminatorias para la Copa del Mundo 2010 frente a Chile, donde ingresó a los 82 minutos por Esteban Cambiasso. En aquel entonces, el equipo era dirigido por Alfio Basile y perdió 0-1 ante los trasandinos. El segundo fue un amistoso bajo las órdenes de Diego Armando Maradona para enfrentar a Panamá, donde solo jugó la primera mitad.

Compartir:

Seguir Leyendo

Nota al Pie | Noticias en contexto