Dic 30, 2022 | Cultura

El cine en el 2022, un año de pocos éxitos

El Séptimo Arte busca retomar su lugar después de la pandemia. Aunque algunas producciones brillaron por su excelencia, la mayor parte de los estrenos dejó un sabor amargo en la audiencia. Nota al Pie presenta un balance del año cinematográfico.
Cine mundial
T2022 fue un año lleno de estrenos, aunque no todas las películas obtuvieron una buena recepción.
Crédito: NAP

‘’El 2022 no fue un buen año para el cine’’. Esta afirmación está sujeta a demasiadas comillas, por supuesto, ya que es muy difícil que una película atraviese el ruido creado por todo lo que se transmite y se estrena en múltiples plataformas hoy. La industria cinematográfica es tan susceptible como cualquier otra a las consecuencias de la pandemia. Después de salir de más de dos años de aislamiento, perdura cierta inseguridad de cómo reanudar la actividad.

A pesar de este año no tan bueno, se estrenaron algunas películas geniales: amadas maximalistas como Top Gun: Maverick (Joseph Kosinski), Everything Everywhere All at Once (Dan Kwan y Daniel Scheinert); impresionantes como Aftersun (Charlotte Wells) y The Banshees of Inisherin (Martin McDonagh). Lydia Tár (Tár, Todd Field) también sucedió este año, aunque llega a las pantallas argentas en febrero de 2023. 

En el ámbito nacional Argentina, 1985 se destacó, no sólo por su valor emocional, sino por su perfecta caracterización de un hecho histórico del pasado reciente argentino. La película de Santiago Mitre se encuentra preseleccionada para competir por el Premio a la Mejor Película Extranjera de la Academia de los Oscars y está nominada en la misma categoría para los Golden Globe.   

Latinoamérica también produjo algunos títulos importantes. Arrancando desde la innovadora película uruguaya Virus 32 (Gustavo Hernández), que desde su minimalismo hizo un retrato sin par del encierro y del terror sin escape, hasta la laberíntica película Bardo de Alejandro Iñarritu

Éxitos y fracasos medidos según la taquilla

Muchas producciones dejaron un sabor amargo en la boca de les crítiques y la audiencia, como She Said (Maria Schrader) y Decision to Leave (Chan-Wook Park), o éxitos de taquilla como Jurassic World: Dominion (Colin Trevorrow) y Black Adam (Jaume Collet-Serra) que se quedaron en el camino. En conjunto, la mediocridad superó a la excelencia.  

Cine
Elvis, interpretado por Austin Butler, fue un éxito de taquilla.
Crédito: Warner Bros.

Películas de todos los géneros fracasaron de manera estrepitosa sin merecerlo, incluído el baño de sangre vikinga creado por Robert Eggers, The Northman, la conmovedora historia de Disney Strange World y la oda al cine de Sam Mendes, Empire of Light. Si bien las películas han fracasado desde que existe el cine, la gran escala de desastre sugiere que los mercados o, mejor dicho, las audiencias están cambiando.

En un año complejo para la industria, el estreno de Top Gun: Maverick fue un aliciente. La secuela de la historia de los ochenta se convirtió en la campeona indiscutida de la taquilla 2022 con $1.488 millones de dólares de recaudación. 

El atractivo de las franquicias no sólo produjo un excelente retorno de taquilla para Top Gun. La secuela de Avatar de James Cameron, The Way of Water, lleva recaudado $1.100 millones de dólares en dos semanas de proyección. 

Las franquicias de Marvel, Doctor Strange in the Multiverse of Madness (Sam Raimi), Black Panther: Wakanda Forever (Ryan Coogler) y Thor: Love and Thunder (Taika Waititi) recaudaron más de $2.500  millones en conjunto, mientras que Glass Onion (Rian Johnson),  la secuela de Knives Out que tuvo una exposición rentable en cines limitados antes de saltar a  Netflix, ocupa el primer lugar en las películas más vistas de Argentina. 

Los bajos retornos de taquilla para películas que estaban destinadas a ser más rentables, se deben en gran parte a la pérdida de mercados masivos. El bloqueo a Rusia por la guerra con Ucrania se llevó buena parte de los activos. Por otra parte,  la decisión de China, junto a varios países musulmanes, de no censurar o prohibir películas con contenido LGTBQ+ también dañó al mercado.  

Entre Biopics y batallas multiversales

Los aciertos del cine fueron varios. Baz Luhrmann presentó su biopic Elvis, una película caliente y brillante, con una cinética que solo él podría haber dirigido. Las audiencias aullaron al ritmo de la interpretación impecable de Austin Butler

El talentoso Jordan Peele colocó su divisiva Nope en un rancho de caballos de California, pero también en los cielos de la cinematografía. Luhrmann y Peele crearon el lienzo perfecto para exponer una  gran cantidad de ideas sobre el alcance de la cultura pop y la  influencia de la televisión. 

Everything Everywhere All At Once se convirtió en una película de culto casi al instante. Llevó a una familia chino-estadounidense ordinaria a una batalla multiversal. Con poco presupuesto, sus cineastas demostraron que no se necesita demasiado dinero para darle forma una historia excepcional. 

Cine
Michelle Yeoh, en Todo en todas partes y al mismo tiempo, interpreta más de 30 versiones de sí misma.
Crédito: A24.

La mirada femenina ganó terreno

En términos generales, fue un buen año para la mirada femenina en el cine. She Said, en la que el mismo Hollywood mapeaba la caída de Harvey Weinstein, fue un punto de inflexión evidente. Si bien la película fue muy buena, se instaló la sensación de que a la industria le gustaría que el #MeToo pasara al olvido. 

La película no obtuvo un buen retorno de taquilla y Weinstein emitió una declaración a través de su abogado afirmando que los espectadores no quieren ver nada relacionado con el MeToo, y que ‘’está claro que poco valía la pena pagar para verla’’. El productor terminó el año en un tribunal de Los Ángeles recibiendo una nueva condena por violación. 

El 2022 también fue un año en el que muchas mujeres filmaron sus primeros largometrajes: Nanny, la película de terror social milimétrica de Nikyatu Jusu; el documental de Jessica Kingdon sobre el consumismo chino, Ascension; Pleasure de Ninja Thyberg, una impactante radiografía de la industria del porno estadounidense; la encantadora y trágica Aftersun de Charlotte Wells; Un monde, una historia inquebrantable sobre la niñez de la cineasta belga Laura Wandel

Teniendo en cuenta la excelencia de estas producciones que retratan historias audaces, es difícil evitar preguntarse cuántas de ellas hubieran sido posibles sin que el movimiento #MeToo irrumpiera por los derechos de las mujeres en la industria.

Las mujeres también ganaron terreno en la encuesta realizada por la prestigiosa revista Sight and Sound sobre las mejores películas de todos los tiempos. Esta vez, Jeanne Dielman, 23 quai du Commerce, 1080 Bruxelles el drama dirigido por Chantal Akerman y estrenado en 1975 se quedó con el primer lugar, desplazando a Citizen Kane (Orson Welles, 1941) y Vértigo (Alfred Hitchcock, 1958). 

El triunfo de Jeanne Dielman, una película casi invisible pero sumamente radical,  maximizó el hecho de que una directora al fin obtuviera reconocimiento en la renombrada lista. 

Cinema varieté, o las problemáticas del mundo en la pantalla grande 

A pesar de toda la fantasía ofrecida por el cine, los nervios de la industria por las bajas en la recaudación y tantas producciones fallidas, el mundo siguió girando. Hace casi un año, se estrenó el documental Navalny (Daniel Roher) en el Festival de Cine de Sundance. Un retrato crudo del disidente ruso Alexei Navalny, ahora encarcelado por el gobierno de Putin en la notoria colonia penal IK-6.  

Nueve meses más tarde, el gran director iraní Jafar Panahi estrenaba su última película, No Bears en el Festival de Venecia. La producción oscura y metaficcional es un celebrado alegato contra la falta de libertades en Irán y la disección de un país aferrado a las tradiciones. La película se alzó con el Premio del Jurado, pero su director no pudo recibirlo porque está preso desde julio por ser una persona crítica con el régimen de Teherán.

4 Credito IMDB
El cineasta iraní Jafar Panahi se encuentra privado de su libertad.
Crédito: IMDB.

El nombre de Panahi se une al de los cineastas Mohammad Rasoulof, ganador del Oso de Oro en el Festival de Berlín 2020 por su película contra la sentencia de muerte ‘’La vida de los demás’’,  y Mustafá al Ahmad. Ambos fueron detenidos el 8 de julio por protestar en una manifestación callejera contra la tiranía del sistema de gobierno iraní. Panahi fue condenado a una pena de seis años de cárcel e inhabilitación de por vida para filmar. 

El 17 de septiembre se llevó a cabo otro arresto en Irán: la actriz Taraneh Alidoosti, protagonista del drama ganador del Oscar The Salesman (Asghar Farhadi, 2016), fue detenida por condenar la ejecución de un manifestante por los derechos de las mujeres. 

Por repudiables que sean estas detenciones,  ponen de manifiesto que los cineastas  todavía asustan a los tiranos. Tal vez el cine, aunque a veces fallé en la construcción de algunas historias y los retornos de taquilla no sean los esperados, no está tan acabado como se cree. 

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota al Pie | Noticias en contexto