Dic 17, 2022 | Cultura

Star Wars: Andor y la política en el eje de una galaxia muy, muy lejana

La última serie de la franquicia cambió la diplomacia plana por apuestas altas. A diferencia de las anteriores, en esta entrega el dramatismo se apoya en una increíble construcción de personajes y una narrativa política que expande el universo.
andor
Diego Luna repite su papel de Rogue One como Cassian Andor en la serie de Disney+. Créditos: Lucasfilm

La política puede ser una herramienta útil en la construcción de un universo cinematográfico. Ya sea el Consejo de Elrond, el Ministerio de Magia o el Trono de Hierro de Westeros, los sistemas de gobierno a menudo dotan a los mundos ficticios de mayor detalle, riqueza y complejidad. En Star Wars, la política ha sido durante mucho tiempo un tema tabú. No obstante, en una galaxia llena de gobiernos, culturas y conflictos, la política eventualmente regresaría a Star Wars. Aunque tardó varios años, lo hizo con la serie Andor.

Desde que la trilogía precuela se enfrentó al escrutinio crítico por su presentación seca de las federaciones comerciales, el separatismo y las negociaciones de tratados, la mayoría de las entregas de la franquicia se apartaron de la política casi con miedo. A diferencia de la trilogía precuela, la primera  temporada de Andor teje su política en la narrativa con la debida dignidad. De este modo, funciona como redimiendo a la franquicia en su conjunto.

La política en la trilogía

La trilogía original de Star Wars presenta a la política en términos simples, con una clara dicotomía Imperio vs Rebelión al frente de la trama. Sin embargo, The Phantom Menace (George Lucas, 1999) estableció las complejidades políticas de la precuela desde su inicio, mencionando «impuestos a las rutas comerciales», » bloqueo» y «una codiciosa Federación de Comercio», todo en el primer párrafo. 

A diferencia de la simplicidad mitológica de la trilogía original, este prefacio resultó tedioso y trillado. Las abundantes escenas de discurso político de la película fueron enrevesadas, con personajes monótonos que pronunciaban monólogos con un efecto general aburrido. Attack of the Clones (George Lucas, 2002) ofreció más de lo mismo en su frente político, a pesar de su abundante acción, todavía vio algunas de sus secuencias más tediosas en forma de conversaciones políticas.

Dada la recepción relativamente pobre de las precuelas, la Star Wars de la era Disney evitó todo lo que pudo tocar los temas políticos que atañen a la galaxia muy muy lejana. La trilogía secuela volvió a la mitología; las series The Clone Wars y Rebels se centraron más en los personajes; y Solo (Ron Howard, 2018), The Mandalorian y The Book of Boba Fett operaron como westerns espaciales, centrándose en los rincones más anárquicos de la galaxia. 

Andor retrata el nacimiento de la Alianza Rebelde. Créditos: Disney Plus

Andor: un riesgo que sale bien

Por un tiempo, parecía que Disney siempre mantendría su distancia de la política de Star Wars, pero con Andor, la franquicia asumió algunos riesgos bien ejecutados. La serie cuenta una historia cargada de ciencia ficción, espionaje encubierto, guerra descarnada y política. Estos recursos hacen de Andor un espectáculo más maduro, que se aleja de los elementos fantásticos.

La primera temporada del programa comparte el viaje heroico de Cassian Andor (Diego Luna) junto con los procesos políticos que se desarrollan en la galaxia. Mientras Andor se embarca en su propia búsqueda personal,  otros planean el nacimiento de la Alianza Rebelde. Sin embargo, a diferencia de las precuelas, esta trama política no se desarrolla a través de un diálogo aburrido. Las secuencias de Mon Mothma (Genevieve O’Reilly) y Luthen Rael (Stellan Skarsgård) muestran el sacrificio, la agitación y los riesgos mortales necesarios para enfrentarse al Imperio. 

La serie también muestra cómo no todos los rebeldes comparten la misma filosofía política. Los tensos intercambios entre Luthen y Saw Gerrera (Forest Whitaker) exponen esto de manera más aguda. La actitud imparable de Saw podría poner en peligro los enfoques más deliberados de Rael y Mothma hacia Rebellion. Además, incluso cuando Mothma intenta obtener el apoyo de sus aliados políticos en Coruscant, constantemente se encuentra con obstáculos. 

Cada movimiento tiene un peso consecuente. Los tratos ofrecen vislumbres de las costumbres y el salón que conforman el vasto y tumultuoso universo de Star Wars.

andor
Genevieve O’Reilly y Stellan Skarsgård en acción. Créditos: Lucasfilm

Algo más que la rebelión

Dicho esto, la política de Andor no se centra solo en el ascenso de la Rebelión. La producción también ilustra las jerarquías dentro del Imperio, con figuras como Dedra Meero (Denise Gough) y Syril Karn (Kyle Soller) navegando por la Oficina de Seguridad Imperial para cazar a Andor y derrotar con fuerza a la Rebelión en ciernes. 

Así como los rebeldes tienen filosofías contradictorias, Dedra y Syril a menudo chocan con otros lugartenientes imperiales que no comparten su enfoque de mano dura para establecer el orden. Mientras los Rebeldes arriesgan su vida y la de sus miembros para combatir a sus opresores, los oficiales imperiales muestran cómo aquellos que operan dentro del Imperio también participan en un juego precario, con abundantes ambiciones políticas de por medio.

Quizás la razón principal por la que Andor tiene éxito en su política mientras que la trilogía de la precuela fracasó es el énfasis de la serie en los personajes. Saw Gerrera, Mon Mothma, Luthen Rael, Dedra Meero y Syril Karn se sienten completamente desarrollados en comparación con los muchos diplomáticos unidimensionales de las precuelas cinematográficas. 

Incluso el emperador Palpatine (Ian McDiarmid) no floreció como un personaje dinámico hasta el Episodio III. Por el contrario, Andor mantiene una narrativa centrada que establece a cada uno de sus personajes como personas antes de profundizar en su política, no al revés.

Otra explicación para las representaciones políticas exitosas de Andor proviene de su capacidad para tomar prestado de la simplicidad moral de la trilogía original. La audiencia sabe que la Rebelión surgirá en Andor, tal como sabían que la República caería en las precuelas. 

Sin embargo, en Andor, la amenaza básica del Imperio tiránico está bien establecida, lo que facilita comprender la necesidad extrema de acción política de los héroes. En las precuelas, la amenaza de los Separatistas a la República no se comunicó con tanta claridad. No fue hasta el final del Episodio II que comenzaron las Guerras Clon, y no hasta el Episodio III que emergió completamente el antagonista principal. 

andor
Star Wars siempre se trató de política, pero Andor ejecuta la idea de manera increíble. Créditos: Lucasfilm

La historia de Andor

La política de Andor puede tener éxito porque el programa mantiene a su protagonista principal al margen de la diplomacia general. La historia de Cassian transcurre adyacente a la escena política. Si bien Andor ocasionalmente se cruza con importantes políticos, opera en las sombras la mayor parte del tiempo. 

Esto permite que el programa incluya política junto con acción y aventura sin sentirse forzado. Al mismo tiempo, la narrativa dual evita minimizar el universo. Tener a Cassian directamente involucrado con los políticos de alto nivel, así como con las sórdidas líneas del frente, parecería inverosímil en una galaxia tan grande.

Las historias políticas y personales paralelas también le permiten a Andor representar sutilmente el impacto de la política. Cuando Andor roba una base imperial, los políticos responden con un mayor autoritarismo. Esto lleva a que Andor sea condenado y encarcelado. Su sentencia, al igual que las de los generales ya están encarcelados, se vuelve infinita.

A pesar de la separación entre las dos narrativas, comparten una conexión que refleja la verdadera naturaleza de la política. En este punto hablamos de cómo las decisiones tomadas desde arriba pueden afectar a las personas de abajo. E incluso, tocan a aquellos que prefieren no tomar una posición política.

Dado el final de la primera temporada de Andor y la etiqueta posterior a los créditos que muestra la construcción de la Estrella de la Muerte, es probable que la segunda temporada del programa continúe teniendo una trama política. Sin embargo, lo que está en juego solo aumentará a medida que la historia se acerque a los eventos culminantes de Rogue One (Gareth Edwards, 2016) y A New Hope (George Lucas, 1977). 

Andor ha demostrado que la política puede ocupar un lugar fascinante en el universo de Star Wars. La entrega abre, con optimismo, las puertas a futuras historias más creativas, intrigantes y ambiciosas. La primera temporada de Andor se encuentra disponible en el catálogo de Disney+.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota al Pie | Noticias en contexto