Oct 3, 2022 | Internacional

Elecciones en Brasil: dos modelos de país en disputa

Lula da Silva deberá medirse en segunda vuelta con el actual presidente. La posible victoria del líder del Partido de los Trabajadores fortalecería las relaciones entre Brasil y los países del Mercosur, mientras que Bolsonaro se aferra a la derecha.
El expresidente, Luiz Inácio Lula da Silva, líder del Partido de los Trabajadores, venció al mandatario ultraderechista de Brasil, Jair Bolsonaro, pero no fue suficiente. Todo se definirá en el ballotage. Crédito: El País.

Con el 97,07% de las mesas escrutadas, Lula da Silva, líder del Partido de los Trabajadores (PT), se consagró vencedor con el 47,88 por ciento de los votos (más de 54,8 millones) en las elecciones presidenciales de Brasil.

Con este resultado, la presidencia del país latinoamericano se definirá a través de un ballotage entre el líder del PT y Jair Bolsonaro, actual primer mandatario, que se quedó con el 43% de los sufragios. La segunda vuelta será el próximo domingo 30 de octubre. El ganador asumirá el cargo el 1 de enero de 2023.

La principal característica de esta elección fue la disputa reñida entre ambos candidatos en la antesala. Según la última encuesta del instituto Datafolha, difundida el sábado pasado, un 52% de les brasileñes dijeron que no votarían de ninguna manera por el presidente Jair Bolsonaro (Partido Liberal), mientras que los que no votarían a Lula (PT) son el 40%.

La clave en el ballotage serán las inclinaciones que tomarán les votantes de Simone Tebet (4,37%) y Ciro Gomes (3,08%); que ocuparon el tercer y cuarto lugar en los comicios.

El mecanismo electoral de Brasil se caracteriza por el voto electrónico. Con ayuda del ejército, expertos informáticos desarrollaron el primer modelo de urna electrónica. Este fue usado en 57 ciudades en las elecciones municipales de 1996. El país vecino es pionero en la materia.

Más de 156 millones de brasileñes estaban habilitades para participar de los comicios en los que se elige presidente; gobernadores de los 27 estados; 21 senadores; 513 diputades federales y más de 1.000 legisladores regionales. Crédito: Victoria Gesualdi, Télam.

Las características de Lula 

Su posible victoria fortalecería las relaciones entre Brasil y los países del  Mercosur. También es clave para el acuerdo comercial firmado entre la Unión Europea y el ente sudamericano en 2019; al que Bolsonaro se opuso. Para que éste entre en vigor, todes les integrantes deben estar de acuerdo; pero todavía no se logró ese consenso.

Lula llegó a la presidencia de Brasil en 2003, con 54 millones de votos. Fue el ballotage con mayor número de sufragios de la historia brasileña. Antes de ese hecho, se había presentado como candidato en las elecciones de 1989, 1994 y 1998; sin éxitos.

Su carrera política comenzó en el sindicato de obreros metalúrgicos, donde fue presidente. También formó parte de la contraofensiva de la dictadura militar que irrumpió en 1964.

Una jornada histórica

Luego de emitir su voto en San Pablo, Lula afirmó: “Estoy votando con la posibilidad de volver a ser presidente”. También sostuvo que su triunfo generará que “el país vuelva a la normalidad”.

El expresidente, que ejerció el cargo entre 2003 y 2010, se refirió a la violencia que caracterizó a estas elecciones. En los últimos meses, Marcelo Arruda, el tesorero del PT y figura cercana al candidato, fue asesinado a tiros durante su fiesta de cumpleaños por un policía. El asesino fue identificado como Jorge Guaranho, militante bolsonarista. 

La segunda vuelta será el próximo 30 de octubre. Crédito: eldiario.com.ar.

Al respecto del hecho, Bolsonaro dijo que la izquierda es la responsable de la violencia que se vive en el país. “Prescindimos de cualquier tipo de apoyo de quien practica violencia contra opositores. A este tipo de gente pido que por coherencia cambie de lado y apoye a la izquierda, que acumula un historial innegable de episodios violentos”, dijo el líder ultraderechista en su cuenta de Twitter.

Bolsonaro votó en Villa Militar y habló ante la prensa. Dijo que “merecía ser reelecto” con el 60% de los votos. Y añadió que en caso de no alcanzar esa suma, la elección no habría sido limpia.

Bolsonaro y el deterioro de su imagen

El actual mandatario carga en su espalda las más de 600 mil víctimas fatales que se cobró el coronavirus en su país. Lo paradójico fueron las declaraciones que realizó durante toda la pandemia; desprestigiando a la enfermedad y los estragos que ésta causó.

A pesar de la vasta evidencia científica y las trágicas cifras de muertes en países como China, España o Italia, Brasil fue uno de los últimos en imponer medidas de distanciamiento social para evitar la propagación del virus. En octubre de 2021, una comisión del Senado pidió que el presidente sea procesado por crímenes contra la humanidad, ya que “se podrían haber evitado 120 mil muertes”. También se lo acusó, entre otras cosas, de haber retrasado la compra de vacunas y promocionar medicamentos no aprobados por la ciencia. 

Jair Messias Bolsonaro ocupa la presidencia desde 2019. Tiene una gran trayectoria de formación militar: integró la Brigada de Infantería Paracaidista de Río de Janeiro, donde se especializó en paracaidismo. Se convirtió en maestro en saltos en 1983.

Una de sus frases más cuestionadas se dio en 2012, cuando aseguró que la dictadura militar fue un periodo glorioso para la historia de su país. También ha sido juzgado por sus controversiales opiniones acerca de la diversidad sexual, los pueblos originarios y el rol de las mujeres en la política.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie