Oct 2, 2022 | Política

Hay ballotage en Brasil: Lula da vuelta el resultado pero no alcanza

En una elección polarizada, el expresidente superó al actual mandatario en los comicios de este domingo. Con más del 90% de votos escrutados, la tendencia es irreversible.
Brasil
Lula Da Silva venció a Jair Bolsonaro pero habrá ballotage. Crédito: AP.

Este domingo, les brasileñes votaron en las elecciones presidenciales más trascendentes de los últimos 30 años. El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, líder del Partido de los Trabajadores (PT), venció al mandatario ultraderechista de Brasil, Jair Bolsonaro, pero no le alcanzó y todo se definirá en el ballotage.

El actual presidente de Brasil emitió el sufragio en Río de Janeiro y evitó responder sobre la aceptación de los resultados en caso de una caída en las urnas. Por su parte, Lula votó cerca de San Pablo y dijo que el país “volverá a la normalidad” y que les habitantes “no quieren más odio”.

La votación inició a las 8 de manera puntual y, en su mayoría, las mesas cerraron a las 17. Muchas continuaron abiertas a la espera de les ciudadanes que aún continuaban formando una fila a esa hora.

Desde el país vecino informaron que “la jornada no tuvo mayores incidentes”. Les votantes vistieron ropa verde y amarilla o roja, en representación de su partido político. Dejaron trascender que les militantes “convivieron de manera tranquila y pacífica” en las filas formadas frente a los colegios.

Lula y el deseo de regresar

El exmandatario votó en el mismo lugar donde forjó su actividad sindical y política en los años 70 y 80. En aquellos tiempos, lideró el movimiento obrero más grande que enfrentó a la dictadura militar que gobernó durante un poco más de 20 años, desde 1964 a 1985.

A la salida de emitir el sufragio, Lula afirmó: “Estoy votando con la posibilidad de volver a ser presidente”, y agregó que su triunfo generará que “el país vuelva a la normalidad”.

Por otra parte, apuntó contra la campaña política más violenta desde el retorno de la democracia: “Vamos a hacer que este país vuelva a ser feliz, el pueblo quiere vivir tranquilo, no queremos más odio”. Durante los últimos días, tres seguidores de Lula fueron asesinados por militantes de Bolsonaro.

Según las encuestas, el expresidente de Brasil se perfilaba como un claro ganador, incluso, sin la necesidad de contar con una segunda vuelta. Tras el escrutinio de más del 90% de las mesas, Lula Da Silva sacó una luz de ventaja y ganó por más de tres puntos. Sin embargo, no alcanzó el 50% y todo se definirá en el ballotage.

Bolsonaro y el deseo de permanecer

A más de 400 kilómetros de distancia, Bolsonaro, presidente y excapitán del Ejército, emitió su voto en una escuela del barrio Villa Militar. Arribó junto a una caravana de autos negros y vestido con la camiseta de la selección de fútbol de Brasil.

Tras descender del auto, fue consultado por la prensa sobre un reconocimiento de los resultados en caso de no ser el vencedor. Bolsonaro amenazó con no aceptar una caída en los comicios y afirmó que las “encuestas no son creíbles”; como tampoco el sistema de urnas electrónicas, modelo de votación utilizado en Brasil.

A tono con su vestimenta, la tiró a la tribuna y deseó “que gane el mejor”. Y agregó: “Unas elecciones limpias deben ser respetadas”. Hace tiempo atrás, Bolsonaro expresó que el proceso debiera ser supervisado por observadores internacionales y que sería la única manera de hacerlo “transparente”.

El pasado sábado, insistió con que debería ser “reelecto, al menos, con el 60% de los votos” y que si esto no sucede es porque la elección “no fue limpia”; algo que preocupó en la sociedad brasileña.

Según recalcó Alexandre de Moraes, presidente del Tribunal Superior Electoral (TSE), el sistema de urnas electrónicas utilizado por Brasil permitió la divulgación de los resultados el mismo día, “con agilidad; seguridad; competencia y transparencia gracias a tecnología avanzada; confiable; segura y auditable”.

Las elecciones y Brasil en números

Más de 156 millones de brasileñes estaban habilitades para participar de los comicios en los que se eligen presidente; gobernadores de los 27 estados; 21 senadores; 513 diputades federales y más de 1.000 legisladores regionales.

El candidato ganador asumirá en el poder el 1 de enero de 2023 y tomará las riendas del país más grande y poblado de América del Sur. Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), Brasil es la décima potencia económica del mundo.

Durante el mandato de Bolsonaro, la pobreza se duplicó en Brasil. Según informan desde su gobierno, es “producto de la pandemia de COVID-19”.

Sin embargo, la inflación se disparó hasta un 8,8% según comentaron, nuevamente desde el seno de Bolsonaro, producto del conflicto en Ucrania. Es una cifra muy elevada para un país acostumbrado a entre 3 y 4% anual. Este año, millones de personas han sido empujadas a la pobreza.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota al Pie | Noticias en contexto