Jul 1, 2022 | Zona Ambiental

Lomas de Zamora: vecines reclaman la protección de la Reserva Santa Catalina

Tras el anuncio de venta realizado por la UNLP, habitantes de la zona junto a organizaciones ambientales realizaron, el pasado 25 de junio, una movilización en rechazo a la decisión. Nota al Pie dialogó con el ingeniero agrario Alberto de Magistris y con Ricardo Pirraglia, vecino de la zona.
Reserva Santa Catalina
La marcha fue llevada a cabo para detener la venta de la reserva natural organizada por la UNLP. Crédito: Ricardo Pirraglia.

El pasado sábado 25 de junio, organizaciones ambientales y vecines se movilizaron para pedir la protección de la Reserva Natural Provincial Santa Catalina en Lomas de Zamora, al sur del Gran Buenos Aires (GBA).

La reserva natural se encuentra ubicada en el Parque Llavallol, entre las calles Libres del Sur y Santa Catalina. El objetivo de la marcha fue detener su venta, organizada por la Universidad Nacional de La Plata (UNLP). El pasado 1 de junio, la Casa de Altos Estudios anunció la venta y/o permuta de un total de 380 hectáreas pertenecientes al predio. 

Cabe mencionar que en la movilización colaboraron agrupaciones del conurbano bonaerense que luchan contra problemáticas ambientales en sus regiones. 

La Reserva Santa Catalina es uno de los mayores pulmones verdes del conurbano bonaerense. Está conformado por una gran variedad de árboles añosos con cantidades de aves y fauna del lugar, junto a humedales y edificios históricos. 

Reserva Santa Catalina
“Creo que hay muchas personas interesadas en sacar provechos económicos del área y funcionarios con falta de compromiso y gestión en el cuidado del Ambiente”, afirmó Ricardo Pirraglia, vecino de la zona. Crédito: Nota al Pie.

Para profundizar en el tema, Nota al Pie dialogó con Ricardo Pirraglia, integrante de Vecinos Autoconvocados en Defensa de Santa Catalina.

¿Qué es la reserva Santa Catalina para les vecines del lugar?

Más allá de ser un lugar histórico único en el país, y que cuenta con una hermosa y variada biodiversidad. Para el vecino común es su lugar mágico, su refugio de la urbanización, compuesto por recuerdos y travesuras de niños, un lugar de amistades, de paseos inolvidables, de romances, de aprender de la naturaleza y descubrirla, para aprender a quererla, defenderla, y a amarla. 

Está tan arraigada en la gente esta reserva, que en un jardín de infantes cercano cumple 25 años, y como proyecto de bandera del jardín en preescolar cada sala tenía que hacer una bandera. Entre los chicos y padres de una sala eligieron hacer una bandera que contenga a Santa Catalina para representar al jardín.

Más allá de que si se vende el lugar se perdería un pulmón verde del país, ¿en que afectaría a quienes viven a sus alrededores?

Se vería afectada la calidad de vida, ya que un ecosistema sano nos hace estar sanos. Nos cambiaría la calidad del aire, trayendo inundaciones en los barrios aledaños, contaminación sonora, junto con altas temperaturas. 

Al mismo tiempo, perderíamos un equilibrio sobre especies transformando a otras en plagas, generando una superpoblación al igual que los daños colaterales que conllevan. 

¿Por qué realizaron la movilización? ¿Qué respuestas esperan obtener?

Esta movilización es en protesta hacia el negocio inmobiliario y para saber qué es lo que pretende hacer la Universidad Nacional de La Plata, con la intención de intentar vender con una total notable falta de ética a Santa Catalina sin respetar leyes Nacionales, Provinciales y Municipales que protegen el área. 

Se espera la anulación de la venta y que en un acuerdo consensuado con La Provincia de Buenos Aires se reglamente la Reserva. 

“Santa Catalina no se vende…” 

La convocatoria llevó el lema “Santa Catalina no se vende” y se organizó en el predio que en 20011 fue declarado “Reserva Provincial”. Sin embargo, hasta el día de la fecha esta norma aún no ha sido reglamentada. 

Desde ese año, les vecines de la zona se alertaron por la venta de hectáreas a la empresa Covelia, cuyas oficinas se encuentran en las inmediaciones del humedal perteneciente del lugar. 

Les habitantes se reunieron para reclamar por la preservación del predio en cuestión, además de una ley que pueda resguardarlo. Luego de 11 años, la norma aún no ha sido reglamentada y por segunda vez esta reserva natural se encuentra amenazada. 

Reserva Santa Catalina
Se espera la anulación de la venta y que en un acuerdo consensuado con La Provincia de Buenos Aires se pueda reglamentar la Reserva. Crédito: Ricardo Pirraglia.

A su vez, Nota al Pie dialogó con Alberto de Magistris, ingeniero agrario y director del museo MagNa-Santa Catalina, para conocer una mirada profesional al respecto.

¿Qué mirada puede darme usted acerca del negociado que hay detrás de la venta de esta reserva? 

Desde la ONG Pilmayque, quienes tenemos rol asignado por los organismos competentes para el seguimiento de las gestiones oficiales con miras a lograr la implementación de la Reserva Provincial Santa Catalina, sostenemos que la venta o privatización de una parte o la totalidad de las parcelas bajo titularidad de la Universidad Nacional de La Plata no es una opción viable. Y no lo es desde varios contextos de abordaje; como el legal, ético, ambiental y jurídico.

¿Por qué la Universidad de La Plata decidió la venta de los mismos?

El 1 de junio la Universidad Nacional de La Plata manifestó la intención de poner sujeto a venta alguna parte o la totalidad de Santa Catalina.

El único objetivo es inmobiliario, pues los demás argumentos que pudieran ser expresados como justificativos no tienen un sustento válido en cuanto a una necesidad real e ineludible. Además, resulta impropio de parte de una institución educativa que se jacta de ser ejemplo para el país.

¿Se puede evitar la venta de estos terrenos?

La venta se puede evitar, desde luego. En primera instancia desde lo legal y técnico, si las autoridades competentes Municipio, Provincia y Nación, reafirman la voluntad política a favor de Santa Catalina; promoviendo acuerdos que, según nos consta, están en marcha.

Notas Relacionadas