May 21, 2022 | Cultura

Corrientes y el payé de sus cuentos

Nota al Pie dialogó con María José Alcaraz Meza, autora del libro “Los Cuentos del Conejo de la Luna”. La autora se refirió acerca de su proceso creativo y de las motivaciones para escribir.
Los cuentos del conejo de la luna
Alcaraz Meza: “Me considero una persona que tiene un proceso lento para entender sus emociones, al no poder denominarlas o entenderlas las escribía”. Créditos: Sebastián Molina

María José Alcaraz Meza es una joven periodista oriunda de la localidad correntina de San Luis del Palmar. A principios de mes publicó su primer libro titulado “Los Cuentos del Conejo de la Luna”, que reúne textos de fantasía y realismo mágico, a través de los cuales canalizó las distintas emociones que experimentó hasta el momento.


Se trata de un compilado de cuentos cortos que escribió a lo largo de diez años y que, por primera vez, salieron a la luz en formato de libro. “Siempre me sentí incomprendida y por eso empecé a escribir. Así surge el libro, porque los cuentos nacen a partir de que no podía hablar con otros, pero había cosas en mí y había que expresarlo”, dijo la escritora a Nota al Pie.

Si bien aseguró que su vida estuvo trazada de pequeña por la lectura y la escritura, y a pesar de que lleva escrito distintas historias, es la primera vez que se atreve a recopilarlos en un libro y hacerlos públicos. “Siempre me dije que estos cuentos eran solo para mí, porque solo yo los entiendo, pero hubo gente que me animó para compartirlo”, comentó. El libro está disponible en formato digital en Apple Bocks, Google Play y Amazon, y también en formato físico (para adquirirlo, comunicarse con la autora).

Los cuentos del conejo de la luna

Un rey loco, una estrella triste y un niño que colecciona relojes son algunos de los personajes que la aurora utiliza para extrapolar sus emociones. María José los convierte en historias, en cuentos que la luna comparte con un conejo. La creatividad no tiene límites, y eso Alcaraz Meza lo entiende como nadie. Sin embargo, estas historias no son creaciones fantásticas de su imaginación, sino que ante sus vivencias personales, crisis y desencuentros recurrió a la escritura para liberar sus emociones.

Los cuentos trazan las andanzas de Mirae, la protagonista de la historia. Pero más que una historia, son muchas, que se entrecruzan y cuentan la trayectoria y la evolución del personaje. “Pasé crisis personales en distintos momentos de mi vida, que fueron acompañados por la escritura y así se hacían más llevaderos”, dijo la entrevistada. 

Agregó que “los cuentos siempre fueron una manera de tomar prestado un lenguaje: el fantástico, el de dragones, castillos, reyes, hadas; y a través de ellos contar algo, algo que me estaba pasando”. Son más de 40 cuentos en los que se recrean distintos personajes cuyo origen radica en la realidad. 

Sin embargo, la autora también aseguró que no escribió explícitamente sobre las personas con las que se encontró en su vida, sino que remitió a la experiencia que ellas generaron. “No escribí sobre personas, sino lo que yo percibí. Es la imagen que yo armé para una historia, pero no son ellos”, comentó.

Así mismo, entre dragones, príncipes y princesas, y en un sendero marcado por el camino del conejo de la luna, la autora camufló y convirtió sus sentimientos en letras. “Escribí sobre lo que me dolió, de lo que tuve que asimilar, pero también sobre el dolor que me permitió crecer y evolucionar”, dijo.

Los cuentos del conejo de la luna
Alcaraz Meza: “El mundo está siendo muy castigado y cuando uno crea una obra que surge desde el amor auténtico le devuelve al mundo una resistencia de amor”. Créditos: M. José Alcaraz Meza

Sobre la autora

San Luis de Palmar está ubicada a unos 24 kilómetros de la capital correntina. Es un pueblo del que se desprenden muchas cualidades, sin embargo, la más notoria radica en las peregrinaciones religiosas. Alcaraz Meza comenzó su historia allí. Es hija de docentes rurales y heredera de la palabra. Su padre es compositor y dueño de historias inquebrantables que la inspiraron en muchos aspectos.

Muchas veces el porvenir es incierto, pero el pasado es certeza. Y en este sentido, la autora asegura: “Vengo de lo arraigado, de la raíz, de lo que encontrás cuando vas al medio del monte correntino; eso que es payé de nuestras tierras, de nuestras historias, de esa lengua guaraní que cuenta una música y una poesía distinta”, dijo apelando a su oratoria mística al ser consultada por sus raíces.

Sus primeras historias las escribió en su pueblo natal cuando, a pesar de su corta edad, se dio cuenta de que había cosas en el mundo que no funcionaban. “Cuando era niña me sentía vieja, porque lloraba por el mundo, por las injusticias y me preocupaba por cosas que otros niños de 12 años no se preocupaban”, relató.

Así, se encontró con personas que la guiaron a vivir su historia, primero a través de la lectura, y después a través de la escritura. “Los cuentos del conejo de la luna” llegan después del fallecimiento de su abuela y “se trata de una historia muy íntima, muy auténtica. Tiene un lenguaje que en realidad es una máscara. Contarlos a través de cuentos de fantasía es enmascarar algo, y cuando se vendieron los primeros ejemplares me sentí expuesta”, aseguró.

Los cuentos del conejo de la luna
Alcaraz Meza: “Entendí que no estoy expuesta. Que el lector hará un viaje hacia el interior y hacia lo que le remueva, ellos encontrarán en estas historias lo que es para ellos”. Créditos: Molina Sebastián

Mucho más que cuentos

La autora es periodista y actualmente trabaja redactando noticias y guiones en medios correntinos. Vive en Corrientes capital y ahora sus textos no tienen fronteras. Reflexionó acerca de su obra y la definió como “un libro no conservador porque siento que al final se tratan muchas cosas que van a ser chocantes”.

Y agregó que esto también tiene que ver con que “yo siento que choco mucho con la sociedad. Una sociedad conservadora, que a pesar de ser hija de una sociedad así, la entiendo y la respeto”. Los relatos fueron escritos en un lapso de diez años, y significó un proceso de resignificación para la autora, incluso hasta después de su publicación.

“Me di cuenta, a partir del libro, que hace mucho tiempo vengo trabajando una idea de muerte, que no es literal sino simbólica. La muerte como transformación y la evolución en la que buscamos ser mejores, y para eso es necesario morir muchas veces”, comentó.

Durante algún tiempo Alcaraz Meza estaba segura de que estos cuentos nunca verían la luz y nadie más allá de ella los leería. Pero después de haber iniciado terapia y entender que “la vida es ahora y que lo que se guarda muere”, comprendió que al publicarlo la experiencia se multiplica.

Para finalizar dijo que es necesario atravesar la barrera del miedo, que paraliza. Compartir la obra de une se manifiesta un acto de amor para con les demás, “pero sobre todo con uno mismo, porque es una manera de darse un abrazo o una caricia”. De esta manera, la autora logró trazar un camino de resiliencia, un camino que conduce a un realismo mágico en el que se escuchan narrar “Los cuentos del conejo de la luna”.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota al Pie | Noticias en contexto