Nov 17, 2021 | Derechos Humanos

“Pelotas por Palestina”: una campaña que derriba muros

La Coordinadora de DDDH del Fútbol Argentino, impulsora de la iniciativa, entregará este jueves las donaciones a la Embajada del Estado palestino ubicada en CABA.

La campaña impulsada por la Coordinadora de Derechos Humanos del Fútbol Argentino donará 100 pelotas de fútbol a les niñes de Palestina. Crédito: palestinalibre.org.

Allí donde hay un derecho vulnerado, sobre todo si está el deporte de por medio, se hace presente la Coordinadora de Derechos Humanos del Fútbol Argentino. Una de sus últimas campañas es “Pelotas por Palestina”, que consistió en juntar 100 balones de fútbol para donar a les niñes palestines.

En el marco de la iniciativa, este jueves 18 a las 19 horas se realizará la entrega de las 100 pelotas en la Embajada del Estado de Palestina en la República Argentina (Riobamba 981, Ciudad Autónoma de Buenos Aires).


Una integrante de la Coordinadora de DDHH del Fútbol Argentino y parte de Banfield por los Derechos Humanos, Nadia Barrientos, contó a Nota al Pie cómo será la convocatoria de este jueves, aunque aclaró: “No queremos spoilear mucho”.

La idea del acto que comienza a las 19 horas es formar una mesa de exposición “con un representante de la Coordi, el embajador, Norita (Cortiñas), Delia (Giovanola)”. También estarán presentes organismos de DDHH, Subcomisiones de DDHH, colectivos y agrupaciones de los clubes que integran la Coordinadora.

Además, habrá una parte artística a cargo de Vicente Zito Lema que leerá sus poemas, y de la banda El Violinista del Amor y los pibes que miraban. Barrientos anticipó que van a hacer “una performance linda”; y agregó que después habrá un cierre “que no lo queremos contar mucho”.

De esta forma, el objetivo es charlar “sobre este gesto, sobre la solidaridad y el pueblo palestino y los derechos humanos”. Cabe mencionar que la actividad “no es un acto cúlmine de la campaña”; sino que “el final va a ser cuando sepamos que las pelotas llegaron y que les niñes allá ya están jugando con las pelotas que consiguió la solidaridad argentina”, explicó.

El origen de “Pelotas por Palestina”

“Pelotas por Palestina” hace hincapié en el derecho al juego de las infancias. Crédito: notasperiodismopopular.com.ar.

Para explicar la motivación de la campaña, la representante de la Coordinadora recordó que “a mediados de mayo hubo una ola de ataques a Palestina”. Como consecuencia, murieron 232 personas, 65 de las cuales eran niñes.

“A raíz de eso se nos ocurrió hacer un vivo con Cristian Pirovano, que es uno de los directores de la película documental ‘¡Yallah! ¡Yallah!’”, contó Barrientos. Este filme rodado en Palestina narra “la historia de distintas personas a través del fútbol, y cuentan cómo es vivir sitiados”.

En ese marco, Pirovano contó una anécdota que involucra al fútbol y que fue el puntapié de la campaña. En 2014 un grupo de niñes que jugaban en el pueblo de Kafr Sur perdieron su pelota cuando esta pasó por encima del muro. Al caer en una franja de tierra palestina ocupada, pidieron a los soldados que se la devuelvan, pero no obtuvieron respuesta.

La historia se hizo viral e incluso un vecino de su ciudad le escribió a Ban Ki-moon, entonces Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), para denunciar que el ejército de ocupación vulneraba el derecho al juego de las infancias palestinas.

Fue a raíz de esta historia que desde la Coordinadora se plantearon la posibilidad de enviar pelotas al país asiático. En una primera etapa realizaron una rifa con libros donados por sus autores. “Estuvimos muy felices porque ese fue el piso para poder empezar a movernos mejor, para poder contar mejor la historia y demás”, contó Barrientos.

La segunda parte de la campaña fue “más colaborativa, más abierta a todes, con la aplicación de Cafecito”. Así, con donaciones desde 100 pesos logaron conseguir en menos de un mes el dinero para comprar las pelotas.

Una campaña federal

Con la incorporación de Cafecito, Pelotas por Palestina se extendió a todo el país. Desde distintos puntos de la Argentina “un montón de gente colaboró, con 100 pesos, con 200, con 500, con gente que no conoce”, reflexionó Barrientos.

Sin embargo, no sólo se refirió como desconocides a les destinataries de las donaciones, ya que “nunca los vamos a conocer a los guachines a los que les lleguen la pelota”; sino también a elles mismes: “A nosotres nadie nos conoce, más que nuestros familiares y nuestros clubes”.

La Coordinadora de DDHH del Fútbol Argentino busca “llevar los derechos humanos al fútbol y viceversa”, explicó una de sus integrantes, Nadia Barrientos. Crédito: anred.org.

“Vinieron aportes desde todos lados de Argentina para poder comprar pelotas; apostaron a una causa que va mucho más de cualquiera de nosotros, que creo que tampoco caemos todavía en la dimensión de lo que logramos”, comentó.

Al igual que las donaciones, el origen de las pelotas trasciende la Avenida General Paz. “Las conseguimos en la fábrica de Bell Ville de Córdoba”, contó Barrientos; y agregó que desde allá viajan “a CABA, y de CABA a Palestina”.

Una vez conseguidas las pelotas el próximo paso fue coordinar el envío. “Empezamos las tratativas y nos comunicamos con la Embajada, y la verdad que la propuesta fue muy bien recibida; se emocionaron muchísimo cuando les contamos cómo lo pensamos, cómo surgió, y que ya era un hecho”, recordó Barrientos.

De esta forma, la Embajada se encargará de transportar las pelotas; mientras que la Asociación de Fútbol Palestino las recibirá y las repartirá “a los niños de la zona”. La campaña logra que se hable de Palestina “pero bien y enfocados también en las infancias, en las niñeces, que son las que más que sufren”, comentó Barrientos.

Además, la integrante de Banfield por los Derechos Humanos agregó que el embajador de Palestina, Husni Abdel Wahed, “nos decía que estaban maravillados con la solidaridad argentina que siempre fue así; y que poder traducirlo desde el fútbol, mucho más”.

Lo futbolístico es político

A raíz de Pelotas por Palestina y las reuniones con el embajador, surgió la idea volver a hacer la campaña “el próximo año o cada dos años; capaz no solamente con pelotas, capaz poder conseguir otras cosas”. En este sentido, Barrientos planteó la posibilidad de extenderlo “a Latinoamérica, a otros países que se quieran sumar. Capaz que el objetivo no sea a Palestina, sino a los centros de refugiados. Como poder mandar a distintas partes de esta ocupación”.

Sin embargo, el hecho de que en esta ocasión hayan sido pelotas es algo muy simbólico. “Es un gesto de poder devolverles un poco de la infancia que también es arrebatada entre tanta violencia y tanto caos”, comentó.

Además, se trata de un gesto político, “de que las infancias tienen que tener su derecho al juego”. Es el contexto palestino el que dio lugar a uno de los pies de la campaña: “Tirando paredes derribamos muros”. De esta forma, y siempre con términos futboleros, la activista opinó que haber podido juntar las pelotas para les niñes palestines “fue un golazo de media cancha”.

Cabe mencionar que Pelotas por Palestina impulsó a les integrantes de la Coordinadora a retomar una causa más cercana. “Nos motivó a relanzar otra vez la Campaña Libertadoras”, contó Barrientos; y agregó que reflexionaron: “Si conseguimos 100 pelotas para mandar a Palestina, eso lo podemos relanzar y volver a moverlo, y con tiempo seguramente se va a poder conseguir también”.

“Es un poco la idea de la Coordinadora, de llevar los derechos humanos al fútbol y viceversa; que son espacios que habitamos y que nos habitan también”, comentó. En este sentido remarcó: “Son espacios que no vamos a dejar de habitar, pero sí los podemos habitar desde otro posicionamiento”.

Notas Relacionadas

¡RECIBÍ LA MEJOR INFO!

Mantenete al día con las noticias que más te importan

Bienvenido a la actualidad