Abr 1, 2021 | Género & Sexualidad

Marcha por una “Emergencia Nacional por violencia de género”

A principios de marzo, y con un extenso trabajo territorial, MuMaLá juntó firmas en diferentes puntos del país para poder elevar el pedido al Congreso y declarar a la Violencia de Género como Emergencia Nacional. Este 8 de marzo concentró en la intersección de Lima y Avenida de Mayo, Ciudad de Buenos Aires, a las […]
Crédito: Mujeres de la Matria Latinoamericana (MuMaLá)

A principios de marzo, y con un extenso trabajo territorial, MuMaLá juntó firmas en diferentes puntos del país para poder elevar el pedido al Congreso y declarar a la Violencia de Género como Emergencia Nacional. Este 8 de marzo concentró en la intersección de Lima y Avenida de Mayo, Ciudad de Buenos Aires, a las 15 horas y marchó hacia el Congreso de la Nación buscando visibilizar y alzar la voz de miles de mujeres que reclaman una solución a esta problemática puntual y la necesidad de una pronta acción estatal.

El proyecto que se busca declarar solicita:

1. Aumento presupuestario para el abordaje de las violencias al Instituto Nacional de las Mujeres.

2. El Plan de Igualdad de Oportunidades y Derechos que implica destinar el 10% del presupuesto de cada ministerio a políticas orientadas a la igualdad de oportunidades y derechos entre varones, mujeres e identidades disidentes.

3. Monitoreo del plan de desarme de los integrantes de fuerzas de seguridad con antecedentes en violencia de género e impulso de Protocolos provinciales.

4. Aplicación urgente de dispositivos electrónicos para agresores sexuales y agresores que incumplen medidas judiciales.

5. Asignación para Víctimas de Violencia (AVV) así como Becas y Rentas para alquiler.

6. Creación en el territorio nacional de juzgados y fiscalías especializadas en violencias de género.

7. Implementación del Patrocinio Jurídico Gratuito.

8. Aportes a las provincias para creación y fortalecimiento de Áreas de políticas de género así como en organizaciones de la sociedad civil: sindicatos, vecinales, clubes, espacios culturales, etc.

9. Incorporación de la Perspectiva de Género en el registro estadístico nacional de seguridad, desarrollo social, trabajo, producción, hábitat, población, entre otros.

10. Implementación federal del Programa de creación de casas de protección para mujeres en situación de violencia y riesgo de vida.

11. Implementación real y efectiva de Educación Sexual Integral (ESI) en los distintos niveles educativos.

12. Creación de equipos interdisciplinarios de acompañamiento a víctimas de violencias en el territorio nacional.

13. Urgente implementación de la Ley Micaela: formación obligatoria con perspectiva de género para efectores judiciales, salud, educación y seguridad.

14. Campañas Masivas en medios de comunicación sobre leyes vigentes y dispositivos de atención a mujeres víctimas de violencias.

Con respecto a la Movilización del 8M la coordinadora de MuMaLá en la provincia de Buenos Aires, Analía Kelly expresó: “esperamos que la movilización sea masiva, que tenga repercusión y que sirva para que se siga tomando nota de las cosas que tienen que cambiar en nuestra realidad”.

Crédito: Mujeres de la Matria Latinoamericana (MuMaLá)

Según el registro del Observatorio MuMaLá “Mujeres, disidencia, Derechos”, en los dos primeros meses del 2021 se cometieron 47 femicidios de los cuales el 17% fue perpetrado por integrantes de las fuerzas de seguridad; el 29% de las víctimas había denunciado a su agresor; el 19% tenía orden de restricción de contacto o perimetral y sólo el 4% disponía botón antipánico.

Estas cifras enmarcan una larga lista de nombres que ya conocemos por los medios de comunicación como Úrsula Bahillo, Macarena Blanco, Ivana Módica, Macarena Sol Domínguez, entre otras tantas víctimas de femicidios. Ellas tuvieron sentimientos, tuvieron sueños y tuvieron una vida que les fue arrebatada por la violencia de género y por el machismo del sistema patriarcal en el que la sociedad argentina continúa sumergida.

Es hora de decir basta; es hora de que el Estado tome el control de la situación; es hora de romper los engranajes del sistema de impunidad; es hora de salir de la zona de confort y pensar en todes, en cada une de las víctimas de violencia, en cada uno de los campos donde se refleja la desigualdad sexo-genérica, de pensar en el futuro que queremos para nuestras infancias y para les jóvenes.  Es hora de ganar las calles y reclamar la aplicación de políticas públicas que nos ayuden a paliar esta situación.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie