viernes 24 de mayo de 2024

Después de cinco años, Xi Jinping aterrizó en Europa occidental

El mandatario chino inicia su gira por el Viejo Continente en Francia y la continuará en Hungría y Serbia. El vínculo con la Unión Europea en la antesala de la elección parlamentaria del bloque, y el conflicto en Ucrania, los ejes principales.
xi
Xi Jinping busca mayor coordinación entre China y el bloque europeo.
Crédito: Cuenta de Instagram @geograficahistoria

El presidente de la República Popular China, Xi Jinping, comenzó en Francia su primera visita a Europa occidental desde 2019. El mandatario, que se reunió con su homólogo Emmanuel Macron, continuará su gira por Hungría y Serbia, países enrolados en el esquema político que enfrentará a los globalistas en la elección del Parlamento Europeo. El viaje tiene dos objetivos: distender el vínculo con la Unión Europea (UE) y proyectar una salida diplomática en Ucrania

Nota al Pie analiza la visita de Estado de Xi a la luz de la crisis sistémica, el intento de Macron por reconstruir al Viejo Continente como un polo de poder, y la presión que genera Davos y su brazo armado, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), sobre Pekín.

Xi Jinping-Macron: un nuevo round

El presidente chino arribó este domingo al aeropuerto de Orly junto a su esposa, Peng Liyuan; el alto funcionario del Partido Comunista de China (PCCh), Cai Qi; y el ministro de Relaciones Exteriores, Wang Yi. Allí fueron recibidos por el Primer ministro galo, Gabriel Attal

A última hora de la mañana del lunes, se reunió en el Palacio del Elíseo con Macron y la presidenta de la Comisión Europea, la alemana Úrsula von der Leyen. Se trata de la primera gira europea de Xi Jinping desde 2019, el mismo año que la pandemia del Covid-19 aisló al gigante asiático del resto del mundo. A sesenta años del inicio de relaciones diplomáticas entre Pekín y París, el vínculo con Bruselas se resintió por diversos motivos.

No obstante la ausencia de Xi en Europa occidental, en ese interregno temporal el diálogo continuó y tuvo varios puntos álgidos. Uno de ellos fue en abril de 2023, a poco más de un año del inicio de la Operación Militar Especial rusa en Ucrania. En aquel entonces, Macron viajó junto a von der Leyen a Pekín para pedirle a su homólogo chino que interceda por la paz en Europa oriental. Otro acontecimiento relevante fue a fines de marzo, cuando Xi instó a un envalentonado Macron a garantizar la presencia de la Federación de Rusia en una eventual cumbre por la paz en Ucrania.

FOTO 2 @EmmanuelMacron
A diferencia de Alemania, Macron y von der Leyen aún confían en el diálogo con Pekín. Crédito: Cuenta de X @EmmanuelMacron

De la asociación industrial al desafío sistémico

En la previa al encuentro, Macron planteó que su búsqueda sería defender la “reciprocidad” comercial entre Pekín y Bruselas. En los últimos meses la relación entre ambas partes se resintió dado que China sospechó que Francia estuvo detrás de las investigaciones lanzadas en los últimos meses por la Comisión Europea sobre la distorsión de la competencias por subvenciones chinas. La comisaria de la Competencia del organismo, Margrethe Vestager, denunció la estrategia de exportación “a bajo precio” de productos chinos en “todos los sectores de las tecnologías limpias”, desde vehículos eléctricos hasta paneles solares. 

A propósito, la ministra de Relaciones Exteriores de Alemania, Annalena Baerbock, también criticó las prácticas chinas en materia de subvenciones estatales, y no descartó contrarrestarlas. Sin embargo, Xi le había advertido al Primer ministro germano, Olaf Scholz, que se abstenga de ensayar maniobras que pongan en riesgo sus relaciones comerciales. Macron, interesado en mejorar el acceso de empresas francesas al mercado chino, propone obtener “condiciones de competencia” más justas para las corporaciones locales en particular pero también para las europeas en general.

La tensión entre el bloque europeo y el gigante asiático es un síntoma del brusco cambio que experimentó la dirigencia europea desde el año 2022 en adelante. La escalada militar en Ucrania a partir del desarrollo de la Operación Militar Especial rusa funcionó como catalizador de una definición político-estratégica que se había tomado antes: la de reducir la asociación comercial con China. Si con el liderazgo de la ex Canciller Ángela Merkel la UE elevó su conexión industrial euroasiática, el sabotaje al Nord Stream y la creación del Concepto Estratégico de Madrid en la cumbre de la OTAN expresaron un quiebre. 

Parlamento Europeo 2024: globalistas vs soberanistas

Tras su paso por Francia, Xi Jinping se aproximará a Europa oriental con su visita por Hungría y Serbia. En Budapest se reunirá con el Primer ministro Viktor Orbán, jefe de Estado del único país de la UE que integra la Iniciativa de la Franja y la Ruta, el proyecto internacional de infraestructuras impulsado por China. El dirigente húngaro es conocido por sus abiertas discrepancias con las políticas globalistas de Bruselas, pero también con la OTAN. Su sintonía con Moscú es un factor de preocupación para el esquema unipolar anglosajón que tiene como estrategia confrontar con Rusia y China. 

Luego, Xi tendrá una reunión bilateral con el presidente serbio, Aleksandar Vucic, quien también tiene un diálogo fino con el Kremlin. En conjunto con Hungría, Serbia concluyó hace una década un acuerdo con China para modernizar el ferrocarril entre sus capitales, Budapest y Belgrado, con el puerto del Pireo en Grecia, controlado por Pekín. Cabe destacar que la visita a la capital serbia tendrá un componente simbólico ya que ocurrirá en torno al 25º aniversario del bombardeo estadounidense de la Embajada china en Belgrado, en ocasión del bombardeo de la OTAN -no autorizado por el Consejo de Seguridad de la ONU– sobre Yugoslavia el 7 de mayo de 1999.

Los encuentros de Xi Jinping con Orbán y Vucic se realizan en la antesala de una nueva elección del Parlamento Europeo que redefinirá la composición legislativa de la Unión Europea. La novedad reside en la articulación entre diversas agrupaciones opositoras a la política oficialista que expresan referentes como Macron y von der Leyen. Este extenso bloque euroescéptico se ha nucleado en un mismo esquema “soberanista” que rechaza la subordinación de Bruselas a Washington, cuestiona los lineamientos de la OTAN en Ucrania y la agenda globalista de la UE.

FOTO 3 @JosepBorrellF
Borrell habló de la crisis del sistema internacional fundado en Bretton Woods. Crédito: Cuenta de X @JosepBorrellF

“Buenas vías” para Ucrania

Antes de reunirse con Macron y von der Leyen, Xi expresó: “Comprendemos la agitación que la crisis ucraniana está causando a los europeos. China no ha causado esta crisis, ni es parte ni participante en ella”. En efecto, la situación bélica en Europa del este representa otro punto central en la agenda. En ese sentido, el presidente francés le pidió a su homólogo chino coordinación, y éste afirmó que desea trabajar con París “y toda la comunidad internacional” para encontrar “buenas vías” para resolver la guerra. 

Por un lado, Francia quiere que China -aliado estratégico de Rusia- no apoye sus esfuerzos bélicos, sino que aproveche el diálogo para “contribuir a la resolución” del conflicto. Para Macron, la coordinación con Pekín para abordar las “grandes crisis”, tanto en Ucrania como en Oriente Medio, es “absolutamente decisiva”. Del otro lado del mostrador, Xi desea el retorno de “la paz y la estabilidad” en Europa, un escenario que favorecería la reconexión industrial entre ambas partes. “El presidente Xi ha desempeñado un papel importante en la desescalada de las irresponsables amenazas nucleares de Rusia y confío en que siga haciéndolo”, subrayó von der Leyen.

En paralelo, el representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, el español Josep Borrell, lanzó el Foro de Industrias de Defensa UE-Ucrania, un dispositivo de producción militar y asistencia financiera para contener la agresión rusa. A su vez, en una exposición en la Universidad de Oxford, señaló que el orden multilateral posterior a 1945 venía perdiendo terreno. “Vemos más confrontación y polaridad, menos cooperación y multilateralismo”, sostuvo Borrell, empeñado al inicio de esta semana en posicionar a la UE por sobre la crisis en Ucrania pero también en Europa oriental.

Compartir:

Nota al Pie es un joven medio alternativo y autogestivo. Precisamos tu aporte para sostener el día a día de un periodismo popular que encuentra cada día más dificultades para mantenerse independiente. Con tu suscripción mensual nos ayudás muchísimo. Podés cancelarla cuando quieras. Por mail te iremos informando de los beneficios de ser parte de Nota al Pie.
¡Muchas Gracias!

Notas Relacionadas

Seguir Leyendo

Educación en lucha: docentes y no docentes reclaman mejores salarios y aumento de presupuesto

Tras la marcha de antorchas de este miércoles, comenzó el anunciado paro de 24 horas. Desde la CTERA sostienen que la nula respuesta de las autoridades impacta en el poder adquisitivo de les educadores y que la falta de financiación profundiza los conflictos provinciales.

Independiente acordó un vínculo con la empresa Win Investments

El conjunto de Avellaneda organizó un evento en su estadio para entablar el nuevo convenio con el objetivo de recibir financiamiento por parte de los hinchas en el desarrollo de los jugadores surgidos del club.

Sin pan, hay circo: Milei realizó un show musical en el Luna Park

Mientras sube el dólar blue y cae la actividad, el miércoles el presidente llevó a cabo la presentación de su último libro en el Templo del Boxeo. Dentro del acto, en una bizarra puesta en escena, cantó un tema de La Renga y habló en contra de la Feria del Libro, del derecho al aborto y del Estado en general.

Ultimas Noticias

Más del autor

Nota al Pie | Noticias en contexto