Ene 22, 2024 | Cultura, Destacada del Día

Los Soprano, 25 años de influencia en la evolución televisiva

La icónica serie original de HBO, que redefinió la televisión, celebra su vigésimo quinto aniversario desde su impactante debut en enero de 1999.
 La serie 'Los Soprano' se emitió entre 1999 y 2007, explorando la vida del jefe de la mafia de Nueva Jersey, Tony Soprano, y su lucha por equilibrar la familia y los negocios. Créditos: HBO
La serie ‘Los Soprano’ se emitió entre 1999 y 2007, explorando la vida del jefe de la mafia de Nueva Jersey, Tony Soprano, y su lucha por equilibrar la familia y los negocios. Créditos: HBO

Veinticinco años después de su estreno en HBO, Los Soprano sigue manteniéndose de manera constante en la cima de las listas de las mejores series de televisión de todos los tiempos. Sin embargo, las presiones asociadas con ser considerada la número uno no eran algo que su creador, David Chase, hubiera contemplado jamás.

Chase, un productor y guionista con un toque algo sombrío con créditos en series como The Rockford Files y Northern Exposure, se convirtió en un talento televisivo muy solicitado. A pesar de ello, aspiraba a una carrera en el cine. Fue al presentar el concepto de un mafioso inmerso en conflictos internos cuando despertó un interés notable por parte de los ejecutivos, generando un apetito por el cambio entre las cadenas televisivas para las que trabajaba.

Con formatos estancados y producciones generalizadas, la mayoría de los ejecutivos luchaban por encontrar un éxito en este audaz mundo posterior a los años 80. Pero después de presentar su inconvencional idea de un «malo como protagonista» y ser rechazado repetidamente, Chase salió de HBO en 1997 con un acuerdo como guionista y director del piloto.

Cuando la primera temporada recibió luz verde, se propuso lograr su visión, sin mucha esperanza de llegar más allá de una temporada. Hábil para subvertir las convenciones narrativas de la época, Chase tenía un producto que encajaba en el formato pero elevaba el juego en cuanto a desarrollo de personajes, profundidad, humor negro y, para la televisión, un estilo cinematográfico visualmente enriquecedor. Los Soprano destacaron al instante como una producción algo audaz e innovadora.

LOS SOPRANO 20 YEARS 13
El icónico actor James Gandolfini interpretó a Tony Soprano, ganando múltiples premios, incluido un Globo de Oro y tres premios Emmy por su destacada actuación en la serie. Créditos: HBO

El imperfección del antihéroe

Reinventar a un personaje mafioso para añadir complejidad más allá de las interpretaciones de James Cagney, Marlon Brando, Al Pacino y Robert De Niro sería un desafío que James Gandolfini disfrutaría, pero que finalmente pasaría factura al actor mientras lidiaba con la oscuridad de su personaje.

Al igual que el personaje que estaba destinado a interpretar, Gandolfini también provenía de Nueva Jersey. Aunque era un actor con profundidad, sus cualidades protagónicas generaron preocupación en HBO. Incluso David Chase, quien originalmente tenía en mente a Steven van Zandt (quien luego encarnaría al amigo Silvio), tuvo que ser persuadido.

No obstante, al final, el riesgo resultó ser una elección icónica. La credibilidad de Gandolfini al interpretar tanto al hombre de familia como al vengador brutal resultó crucial para el éxito de la serie y del personaje. Este individuo fuerte y agresivo, cual oso, albergaba demonios internos que el programa estaba dispuesto a compartir con su audiencia. Gandolfini logró que el público empatizara profundamente con el personaje.

Al habitar completamente a Tony Soprano, Gandolfini aportó corazón y empatía al papel, al igual que Edie Falco como su sufrida esposa Carmela, quien ayudó a fortalecer aún más la dinámica familiar de discordia. A medida que avanzaron las temporadas, su papel se volvió cada vez más devastador y fascinante a medida que su personaje se endurecía.

LOS SOPRANO 20 YEARS 1
 La famosa secuencia de apertura de ‘Los Soprano’, con Tony conduciendo por Nueva Jersey, fue filmada principalmente en las ciudades de Elizabeth y Newark, dándole un toque auténtico a la serie. Créditos: HBO

Tony estaba a la vanguardia de una nueva ola de personajes principales que permitían sentir simpatía por el diablo. La audiencia quería personajes falibles y relacionables, no solo héroes directos y tipos duros.

La capacidad de relacionarse es un factor crucial en el estatus icónico y el atractivo perdurable del programa. También se conectó con una creciente tendencia en los medios audiovisuales de Hollywood que comenzaron a hablar sobre problemas psicológicos y salud mental en terapia. La conciencia creciente de Tony sobre sus propios problemas de salud mental es el momento revelador que inicia la serie: un episodio de desmayo que no puede ser explicado médicamente lo lleva a una sesión con la psiquiatra Dra. Melfi (Lorraine Bracco).

Crear a un antihéroe imperfecto en el corazón de esta familia mafiosa fue un golpe de genio. El conflicto externo se encuentra con el conflicto interno, ya que un mafioso macho alfa manifiesta los demonios psicológicos generados por una problemática relación con su despiadada madre, la indomable Livia. Esta relación clave era central para el dilema y el destino de Tony.

En el primer episodio, Chase estableció el personaje de Tony haciéndolo cuidadosamente guiar patitos fuera de su piscina. Aquí estaba un hombre amable con los animales pero letal cuando era traicionado por personas. Las audiencias se sentían frecuentemente desconcertadas viéndolo llevar a cabo asesinatos horribles y luego regresar a casa para cenar con su familia.

En términos episódicos, el programa giraba desde acciones violentas y sangrientas hacia escenas familiares pequeñas, renunciando a una estructura narrativa lineal tradicional por enormes arcos emocionales que abarcarían temporadas enteras. Sin «historia del día», ningún episodio podía considerarse que tenía un final feliz, tal como Chase lo quería.

LOS SOPRANO 20 YEARS 13.jpg9
La última escena del episodio final, ‘Made in America’, dejó a los fanáticos debatiendo durante años. El misterioso corte abrupto en la cafetería Holsten’s generó diversas interpretaciones sobre el destino de Tony Soprano. Créditos: HBO

Los Soprano comenzaron la Edad de Oro de las series

Posteriormente, HBO se ubicó a la vanguardia de una nueva era dorada de la televisión cinematográfica. Los Soprano allanaron el camino para la exploración de nuevos mundos y un salvaje oeste de plataformas llenas de promesas y esperanzas. Pronto, surgieron voces innovadoras como Shonda Rhimes (creadora de Anatomía de Grey y Escándalo), Amy Sherman-Palladino (responsable de Gilmore Girls y Maravillosa Mrs. Maisel) y Lena Dunham (Girls), desafiando el predominio de guionistas blancos y masculinos para ofrecer una perspectiva más amplia y elevar las historias de mujeres marginadas que existían más allá del entorno familiar y patriarcal habitado por Tony Soprano.

Series que desafiaban géneros, como Transparent, no se andaban con rodeos al explorar tramas desafiantes con personajes en constante evolución, complejos, egoístas, judiciosos, totalmente imperfectos pero encantadores. De manera similar, Orange Is the New Black nos brindó trasfondos empáticos y cautivadores de las prisioneras femeninas.

La travesía de Walter White en Breaking Bad, desde ser un hombre tranquilo hasta convertirse en un magnate de la droga, comenzó apenas seis meses después de que Los Soprano se despidieran en julio de 2007. The Wire continuó la exploración de temas como el fracaso institucional, las drogas, la privación y los desafíos de la sociedad urbana desde marzo de 2008.

Tony Soprano allanó el camino para personajes defectuosos pero intrigantes, como Don Draper de Mad Men. Es asombroso que una serie de televisión pueda tener un impacto similar en el panorama actual de la transmisión, donde los personajes con imperfecciones son la norma.

Sin embargo, en un reciente comentario, David Chase criticó fuertemente el presente de las producciones audiovisuales, argumentando que la era dorada de 25 años de televisión que desafiaba tabúes está realmente llegando a su fin debido a la atención fragmentada de los espectadores multitarea y la renuencia renovada de los ejecutivos a asumir riesgos.

A pesar de esta perspectiva, muchos agradecen los dramas televisivos de calidad que surgieron después, considerando que Los Soprano son el paradigma perenne de este fenómeno.

Compartir:

Seguir Leyendo

Nota al Pie | Noticias en contexto