Ene 22, 2024 | Destacada del Día, Política

Crónica de una persecución: el periplo del docente jujeño detenido por un tuit que hacía referencia a Morales

Nahuel Morandini seguirá en prisión preventiva hasta cumplir 60 días después de ser detenido luego de publicar un posteo en X donde mencionaba un presunto romance entre la mujer del ex gobernador y un integrante de Los Tekis.
El momento en el que  el docente jujeño Nahuel es detenido por tuitear una burla hacia el ex gobernador. Créditos: elsubmarinojujuy.com.ar
El momento en el que el docente jujeño Nahuel es detenido por tuitear una burla hacia el ex gobernador. Créditos: elsubmarinojujuy.com.ardestacada

El docente jujeño Nahuel Morandini fue detenido luego de presentarse voluntariamente en la comisaría por una citación. Días atrás, había hecho un posteo en X (ex Twitter) donde hablaba de un presunto romance entre la mujer de Gerardo Morales, el ex gobernador de la provincia de Jujuy, y un músico perteneciente a Los Tekis.

En publicaciones anteriores, había mencionado la ubicación de su casa, debido a una inundación, la familia sospecha que esa fue la forma de ubicarlo, luego del trabajo de inteligencia del que fueron víctimas.

En casi veinte días de detención, fue trasladado tres veces, la última sin dar aviso  a sus allegades, quienes se acercaron a la delegación donde creían que lo encontrarían. Al llegar, solo encontraron una celda vacía.

Nahuel es Ingeniero en Recursos Naturales y docente de la Universidad Nacional de Salta (UNSa). Tiene dos hijas de 8 y 4 años yse encontrará con su familia luego de estar once días incomunicado. 

Lucía Castro Olivera, la compañera de Morandini, recorría medios de comunicación hasta que la justicia ordenó un bozal legal para la familia del detenido. Créditos: lapoderosa.org.ar
Lucía Castro Olivera, la compañera de Morandini, recorría medios de comunicación hasta que la justicia ordenó un bozal legal para la familia del detenido. Créditos: lapoderosa.org.ar

El inicio del calvario del docente jujeño

Hacía cuatro días que el año había comenzado cuando golpearon a la puerta de la casa donde vive Nahuel Morandini junto a su compañera Lucía Castro Olivera. De un auto sin patente, descienden dos personas sin uniforme ni placa, que se identifican como ‘policías de la brigada’ y le extienden un papel a Nahuel. Era una citación, sin carátula ni datos, donde decía que debía presentarse en la Comisaría Tercera, del Barrio Chijra.

Nahuel, sin entender nada, se rehúsa a subir al auto pero colabora aceptando presentarse, si le permiten movilizarse en su propio vehículo, por recomendación de su abogado, al que habían contactado instantáneamente. Así, se traslada hacia el lugar y cuando llega, le confiscan el teléfono celular y queda automáticamente detenido en la comisaría.

Es recién al otro día, el viernes 5, cuando su familia es informada acerca de las causas por las que lo habían detenido: estaba siendo acusado por delitos de daños y de “supresión y suposición del estado civil y de la identidad civil”, bajo la carátula de Delitos Complejos, un concepto que se utilizó en contra de los crímenes de Lesa Humanidad, incluyendo el abuso y el robo de bebés. La orden es expedida por un pedido del fiscal Walter Rondón. La única prueba que tiene en su contra, es una captura de pantalla con el tuit de Nahuel.

La familia comienza a atar cabos. El mismo día de la detención, una mujer se acercó al domicilio de la pareja, pidiendo que le permitan cargar el teléfono y acusando ser turista. Entre una charla y otra, le comenta a Lucía que su jefa le había hablado al respecto de una citación que llegaría para alguien de esa zona. Una policía de civil se había infiltrado en la casa para corroborar los datos.

Lucía y Nahuel viven en una zona alejada, sin demasiadas casas  vecinas y es ella quien recuerda haber visto, en los días previos al comienzo del desastre, autos circulando sin patente identificatoria y personas arreglando postes de luz sin uniformes de trabajo. La situación comenzaba a aclararse: estaban haciendo la logística necesaria para confirmar que Nahuel vivía ahí.

A Nahuel le dictan una orden de prisión preventiva  de 60 días a cumplir en el que es, para los jujeños, el peor penal de la provincia, la Unidad Penal Nº1 del barrio Gorriti, de San Salvador de Jujuy.

El 5 de enero lo trasladan al penal, donde permanece en una celda de castigo tres días: desnudo en una celda minúscula y sin contacto con la familia. El abogado defensor notificó que  tuvo una oferta para trasladar a Morandini hacia una dependencia de la policía, el Cuerpo Especial de Operaciones Policiales (CEOP) y  ahí permaneció tres días, donde su madre y sus hijas pudieron visitarlo.

Pasado el fin de semana, familiares de Nahuel se dirigieron a la dependencia a llevarle un almuerzo y se enteraron que él ya no estaba ahí. Ante las insistentes preguntas, los policías respondían que nada sabían del paradero de Nahuel. Así transcurrieron cuatro horas, hasta que la familia se entera, por los familiares de otro detenido, que Morandini había sido devuelto a Gorriti.

Los vecinos de Jujuy reconocen que las detenciones arbitrarias son moneda corriente en la provincia. Créditos: socorristasenred.org
Los vecinos de Jujuy reconocen que las detenciones arbitrarias son moneda corriente en la provincia. Créditos: socorristasenred.org

De esto no se habla

El mismo día en que Nahuel queda detenido, la policía también localiza y  encierra a Roque Villegas, un trabajador independiente, que fue imputado por haber compartido un flyer en redes sociales. Actualmente, ambos están cumpliendo 60 días de prisión preventiva dictada por el juez de Control, Roberto Assef, a pedido del fiscal, que interviene en la causa iniciada gracias a la denuncia de Tulia Snopek, la esposa de Morales. La mujer argumenta que las publicaciones de ambos detenidos habrían lesionado los derechos de la pequeña hija del matrimonio.

Sin embargo, pese a tener los nombres concretos de quienes señalaron a Nahuel, su familia no puede hablar del tema ni nombrar a Morales. En medio de una entrevista con el periodista Alejandro Bercovich, Lucía Castro fue notificada acerca de que el juez Pablo Pullen Llermanos, ordenó «a los imputados Humberto Roque Villegas y Marcelo Nahuel Morandini, y el grupo familiar y de amistad de cada uno de ellos, la prohibición de ejercer actos de violencia psicológica por sí, o por interpósita persona, particularmente la de efectuar expresiones públicas por cualquier medio, utilizando el nombre de las víctimas de autos y/o la referencia de ambas con relación a su progenitor y esposo, respectivamente, e igualmente en el caso de este último, con la utilización de su nombre, o del cargo público que ocupó u ocupare”.

Por tal motivo, se formó una coordinadora para que existan más voces, además de las familias, que se manifiesten sobre el tema. De la misma, forman parte sindicatos y Organismos de Derechos Humanos. También se creó un perfil de Instagram donde se suben constantemente todas las actualizaciones con respecto al caso.

No es la primera vez que esto sucede. Las organizaciones sociales y políticas jujeñas vienen denunciando la persecución ideológica por parte de las fuerzas de seguridad y la justicia provincial, desde hace mucho.

A mediados de junio, la situación empeoró cuando el entonces gobernador Morales logró que se apruebe la Reforma Constitucional jujeña y los sectores opositores salieron a manifestarse a las calles, siendo brutalmente reprimidos.

El tuit que publicó Morandini tenía una clara intención de burlarse de lo que varios portales venían replicando acerca de la situación marital de Morales. Sin embargo, no puede leerse allí la intención de cometer un delito o dañar psíquicamente a la mujer y la hija del ex gobernador. El ámbito civil era el adecuado para resolver el conflicto, pero la justicia recurrió a lo penal para castigar a Nahuel, como si hubiera cometido un hecho de alta gravedad, sometiendo a su familia a una severa persecución.

¿Por qué Nahuel no puede cumplir la prisión preventiva en su hogar, junto a su familia, si desde el primer momento se mostró predispuesto a colaborar con la investigación? ¿Qué peligro representa? O, ¿a quién hizo enojar, con tanto poder para mover los hilos necesarios para llegar a esta instancia? El pueblo se rió de alguien y esta fue la respuesta.

Los vecinos de Jujuy se apenan cuando reconocen que las detenciones, que por ley deben ser entendidas como medidas excepcionales, en Jujuy son la regla, como si se tratara de una condena adelantada. “Acá es normal, te detienen, te privan de tu libertad y después vemos”, sostienen.

Queda claro que existe una utilización excesiva del sistema judicial y penal a favor de quienes tienen más poder, pasando por encima de cualquier derecho constitucional. La cárcel, la persecución y la detención son, al parecer, moneda corriente.

Compartir:

Seguir Leyendo

Acuífero Guaraní: derogar la Ley de Tierras amenaza el acceso al agua

Acuífero Guaraní: derogar la Ley de Tierras amenaza el acceso al agua

Bajada: El mega DNU firmado por Javier Milei tiene entre sus múltiples implicancias la desprotección de los cursos de agua estratégicos, cuyo acceso podría quedar bajo manos extranjeras. El Acuífero Guaraní cuenta con otras leyes y acuerdos regionales que lo protegen, pero las organizaciones socioambientales advierten que “la derogación de la Ley de Tierras abre una puerta más para que vengan por el agua”.

leer más
Nota al Pie | Noticias en contexto