martes 23 de abril de 2024

Entre la actualidad y la pesadilla, “Battle Royale” como una distopía comparativa

En un mundo donde la supervivencia es la única regla, la línea entre lo genuino y lo artificial se desvanece, sumiéndose en un paisaje desértico de simulacros. A través de la lente de Kinji Fukasaku, se revelan las sombras de una sociedad que refleja nuestra propia realidad.
Battle Royale
“Battle Royale” utiliza la masacre escolar como método de control contra la rebeldía. Crédito: TDMB.

Japón alternativo, un futuro distópico. El panorama en el país es desalentador. La política está plagada de dirigentes racistas y sus seguidores, quienes tienen una presencia notable. Las mujeres enfrentan una creciente falta de protecciones legales contra la agresión sexual y la violencia doméstica, sin mencionar la carencia de servicios sociales para abordar estas problemáticas. Las políticas monetarias y fiscales fomentan el gasto sin proporcionar ahorros suficientes para enfrentar una crisis económica. A su vez, los desastres naturales están en aumento, mientras que les negacionistas del cambio climático intentan tergiversar datos para ocultar la realidad. 

En medio de esta situación, tan parecida a nuestra realidad, se propone una solución drástica y surrealista: llevar a estudiantes de noveno grado a una isla remota, equiparlos con armas al azar, colocarles collares explosivos y amenazar con detonarlos a menos que reduzcan su número a un único sobreviviente. Una propuesta extrema que plantea resolver todos los problemas de manera cuestionable.

En el año 2000, Battle Royale se convirtió en un punto de inflexión para el cine japonés, revitalizando la atención internacional que previamente habían logrado directores como Yasujirō Ozu y Akira Kurosawa años antes. Su trama, originada en la novela de Koushun Takami, se convirtió rápidamente en un fenómeno cultural, siendo adaptada en formato de manga en menos de un año. La posterior película, dirigida por Kinji Fukasaku, la catapultó a la categoría de fenómeno internacional.

Desde sus inicios, la historia y el tema de Battle Royale generaron controversia, presentando desafíos para Takami al lanzar su carrera como escritor. Sin embargo, las voces conservadoras no lograron acallar durante mucho tiempo el impacto de esta historia adolescente de entretenimiento violento.

Fukasaku, con su maestría cinematográfica, convirtió en poco más de un año y medio la narrativa ultraviolenta de la novela en un evento cinematográfico de proporciones sorprendentes. Battle Royale no solo dejó una marca imborrable, sino que también dio origen a un género completo que se extendió a películas, series de televisión, videojuegos y más.

Aunque calificarla como un clásico podría ser exagerado, resulta innegable que la versión de Fukasaku fue una película influyente. Sin su impacto, es plausible que no hubiéramos presenciado el surgimiento de otras sensaciones japonesas como Tokyo Gore Police, la saga The Hunger Games, o fenómenos en el ámbito de los juegos como Fortnite, Call of Duty, Apex Legends y PUBG.

TDBM 1 nota
Después de la publicación de la novela y el estreno de la película, “Battle Royale” se convirtió en un género. Crédito: TDMB.

La distopía como elemento narrativo que expresa preocupaciones sociales a nivel global 

La distopía se convirtió en un escenario popular para los thrillers desde el siglo XX. El entorno especificado permite expresar algunas de las mayores preocupaciones sobre las tensiones sociales, generando así ideas para resolver los conflictos en curso.

Los futuros distópicos, representados tanto en el cine y la televisión como en la literatura, muestran paisajes desolados habitados por supervivientes de apocalipsis zombis o devastados por la guerra. Estas personas luchan por subsistir en sus sombrías vidas, bajo el gobierno autoritario, cuyos dictadores brutales solo buscan satisfacer sus propios intereses.

Este tema es tan recurrente en la cultura pop mundial que posee numerosas variantes muy familiares. En la actualidad, los apocalipsis zombies están en pleno auge con producciones como The Walking Dead, The Last Ship, Guerra Mundial Z y The Last of Us

No obstante, a nivel transmedia también se exploran otros futuros distópicos, como la caída de la religión, ejemplificada en El Libro de Eli; la pérdida de fertilidad, abordada en Hijos de los Hombres y El Cuento de la Criada; y la escasez de recursos como agua y petróleo, tal como se presenta en Mad Max.

La diversidad de ejemplos que examinan cómo la humanidad podría afrontar su declive es tan amplia que, al ver una película que no difiere significativamente de nuestro mundo actual, podría no parecer el típico y árido escenario distópico al que estamos acostumbrados en pantalla. No obstante, Battle Royale, a pesar de su apariencia que no se aleja tanto de nuestra realidad, exhibe una crudeza que sobresale frente a otros temas distópicos.

Esta película apocalíptica retrata un gobierno totalitario que ejerce su dominio sobre un Japón alternativo. En este régimen, la comunicación con el mundo occidental está prohibida, y anualmente se elige una clase escolar para enfrentarse entre sí en una lucha a muerte, sirviendo como un medio para controlar a las generaciones jóvenes y recordarles que la rebelión no está permitida, que la libertad es una ilusión y que solo el gobierno tiene el poder de frenar cualquier intento de resistencia.

La Battle Royale –que sirve de advertencia y entretenimiento–, se desarrolla en una isla aislada y altamente vigilada, donde la clase elegida (de noveno grado) es trasladada y se le ordena participar en un juego de muerte de suma cero, un evento altamente publicitado en el que solo puede haber un ganador. Cada estudiante recibe un arma, que varía desde cacerolas hasta rifles, junto con equipo de supervivencia que incluye mapas y otras necesidades esenciales. Navegan por la isla, que cuenta con “Zonas Prohibidas que pueden cambiar en cualquier momento.

Para garantizar el cumplimiento de las reglas, se les coloca un collar alrededor del cuello con el poder de matar al instante. Este dispositivo asegura que cualquiera que desobedezca las reglas o se encuentre en una zona peligrosa en el momento equivocado sea eliminado. Aunque la configuración parece injusta, en este mundo distópico implacable, estas condiciones extremas son lo que se espera.

La película no solo refleja las tensiones presentes en Japón, sino también el sombrío panorama de nuestra era actual: la lucha constante por la supervivencia, la injusta distribución de oportunidades basada en factores que no siempre reflejan el mérito individual –ilustrada a través de las armas asignadas a los estudiantes–, y la sensación de que algunes están casi destinades al fracaso.

TDBM 3 nota
La distopía pone foco en los miedos de la humanidad por los problemas actuales de las sociedades en el mundo. Crédito: TDMB.

La película sugiere que, en la actualidad, ya estamos preparados para el fracaso a nivel mundial, reflejando las tensiones y desafíos generalizados en la sociedad contemporánea. Nos indican que debemos ganarnos la vida desempeñando trabajos que detestamos en lugar de vivir y dedicarnos a lo que realmente nos hace felices. Desde nuestro nacimiento, vivimos bajo una vigilancia constante, sin poder desplazarnos por el mundo sin solicitar permisos o ser objeto de supervisión.

Aunque los gobiernos pueden no ser totalitarios ni autoritarios en su forma más clásica, ciertamente actúan de manera similar bajo la apariencia de Estados proteccionistas. Estos son todos aspectos con los que les estudiantes de Battle Royale tienen que lidiar. No solo son observados por los controladores de la batalla, sino que también son vigilados por toda la nación, como si fueran simplemente participantes en un reality show, una metáfora impactante de cómo la sociedad contemporánea está constantemente bajo la mirada atenta de diversas figuras de autoridad.

Las “Zonas Prohibidas” en Battle Royale como símbolo del poder corrupto

Las Zonas Prohibidas ilustran de manera impactante cómo se implementan las leyes en el mundo real. Aunque la mayoría de las leyes se establecen con la intención de beneficiar a la sociedad, también hay ejemplos de leyes creadas para beneficiar a quienes ostentan el poder. Estas leyes no están destinadas a proteger a la gente, sino más bien a salvaguardar los intereses de las corporaciones y las autoridades.

Este uso distorsionado de la legislación se relaciona directamente con las Zonas Prohibidas en Battle Royale, diseñadas para limitar el juego a un período de tres días y para proporcionar entretenimiento a les espectadores desde la seguridad de sus hogares. 

Los estudiantes no solo deben lidiar con la lucha y la muerte entre ellos con los recursos proporcionados, sino que también deben preocuparse por dónde van y a qué horas, resaltando la constante vigilancia y control impuestos por las autoridades, una realidad que también se manifiesta en diversas leyes contemporáneas.

El líder y figura a cargo de la batalla, Kitano, también sirve como representante de los poderes gubernamentales y políticos actuales. Es él quien informa a los estudiantes sobre las reglas del juego, distribuye las armas y el equipo de supervivencia, y no duda en violar las reglas, para luego justificarlo afirmando que está en contra de las reglas hacerlo. Al quebrantar las reglas de manera indiferente, Kitano demuestra a la clase que deben obedecer a una generación hipócrita para sobrevivir.

Incluso llega a solicitarles que sean amigos suyos, creando una falsa sensación de seguridad. El contraste entre ser amigo de este hombre y presenciar cómo mata a dos de ellos destaca el control gubernamental que muchos países ejercen: la aparente actitud de “Estamos aquí para ayudarte” mientras en realidad solo buscan beneficiarse a sí mismos.

Otro aspecto de esta dinámica se refiere al hecho de que los estudiantes eran amigos con historias y recuerdos compartidos, pero ahora se ven obligados a dejar todo eso de lado y masacrarse mutuamente. Sin embargo, no todos tienen la capacidad de hacerlo, y algunos optan por el suicidio como una salida y una forma de escapar de la inminente traición a la que se enfrentarían. Este acto final subraya la desesperación y la falta de opciones reales que enfrentan en este brutal juego impuesto por las autoridades.

TDBM 4 nota
Además de la crítica a los gobiernos totalitarios, “Battle Royale” pone atención sobre los roles de género de la sociedad nipona. Crédito: TDMB.

Crítica a los roles de género en la sociedad patriarcal

Battle Royale aborda de manera significativa actitudes y dilemas contrastantes en relación con el control, la autoridad y la dinámica de suma cero, al mismo tiempo que explora estas cuestiones dentro de los temas de género, sexualidad y autoridad. La obra estereotipa a sus personajes femeninos y masculinos para ajustarse a las convenciones de feminidad y masculinidad presentes en la sociedad nipona.

En gran medida, las mujeres son retratadas como débiles, indefensas y necesitadas de protección. Algunas chicas dependen de sus amigos varones para sobrevivir. Otras se aferran unas a otras con la esperanza de encontrar ayuda, creyendo que la hermandad las hará lo suficientemente fuertes para sobrevivir, a pesar de la realidad de que solo puede haber un ganador. 

La película presenta una especie de estupidez en su enfoque, ya que estas chicas unidas terminan en anarquía cuando una de ellas consume una cena envenenada destinada a otro compañero de clase, lo que resulta en que todas se maten entre sí sin intentar superar el malentendido.

En marcado contraste, los estudiantes varones son representados trabajando juntos en perfecta armonía, incluso con algunos momentos de malentendidos mientras colaboran para desactivar los collares de la muerte. Los personajes masculinos hacen todo lo posible para proteger a las estudiantes, pero solo a aquellas que tienen fuertes relaciones emocionales con los hombres. 

Esta dinámica de género subraya y critica las expectativas y estereotipos tradicionales de la sociedad en torno a la feminidad y la masculinidad, mostrando cómo estas nociones preconcebidas pueden afectar las interacciones y la supervivencia en situaciones extremas.

El único personaje femenino fuerte también se presenta como la villana de la historia, y esto posiblemente se deba a que es independiente, sexual y mantiene el control en su poder. Mitsuko es violenta, rápidamente se convierte en una máquina de matar para poder sobrevivir, e incluso utiliza su sexualidad para hacerlo. 

Una solitaria en su clase antes de la masacre, víctima de abuso sexual y asesina a una edad temprana, utiliza todo lo que tiene a su disposición para ganar. Esto incluye su sexualidad obvia, seduce a dos compañeros y mientras ellos se sienten tranquilos, felices de tener alguna acción sexual, los mata.

TDBM 5 nota
La película nos muestra cuán sombría y oscura puede ser nuestra propia realidad. Crédito: TDMB.

La pregunta sobre quién tiene la culpa en la situación de Mitsuko plantea un dilema interesante en términos de género y roles sociales. Mitsuko, que estaba participando en el juego brutal como todos los demás estudiantes para sobrevivir, se presenta como la villana, mientras que los chicos que arriesgaron tener relaciones sexuales son representados como víctimas. Esta dinámica puede ser interpretada como un reflejo de las expectativas de género presentes en Japón, donde se desarrolla la trama de la película y la novela original.

En la sociedad japonesa, los roles de género son una parte significativa de la estructura social. Se espera que los hombres trabajen arduamente, mientras que las amas de casa son valoradas por sus habilidades en la crianza de los hijos. La representación del grupo de niñas actuando de manera similar a amas de casa, contrastada con los estudiantes varones que luchan por ganar el juego o se enfrentan a la autoridad rompiendo los collares, podría reflejar estas expectativas de género arraigadas.

Los rasgos asociados con el individualismo, como la asertividad y la autosuficiencia, no se consideran altamente apreciados en esta sociedad. Es por eso que Mitsuko, que exhibe estas cualidades, se presenta de manera negativa y malvada. La película, al describir de manera tan completa la situación de vida actual, también sirve como una observación de los roles y estereotipos de género presentes en Japón, destacando cómo estas expectativas moldean las relaciones y las percepciones en momentos de extrema tensión como el juego mortal.

Sin lugar a dudas, esta película resulta aterradora al presentar una representación pesadillesca de un mundo hiperviolento, distópico y totalitario, del cual temeríamos formar parte. No obstante, también nos ofrece una descripción única de la realidad en la que ya estamos inmersos, convirtiéndose en el aspecto más aterrador de Battle Royale.

La cinta no solo nos confronta con el mundo actual, sino también con la condición humana y los roles de género predominantes en una sociedad que supuestamente se basa en la igualdad, aunque la realidad sea lo contrario. 

Es crucial analizar este tipo de películas, reconocer que, aunque sean obras de ficción que representan una distopía severa, también son espejos de los problemas actuales en nuestra sociedad. Nos muestran lo sombría y oscura que puede ser nuestra propia realidad, incluso sin los juegos de matanza que hacen que el mundo de Battle Royale sea tan aterrador.

Compartir:

Nota al Pie es un joven medio alternativo y autogestivo. Precisamos tu aporte para sostener el día a día de un periodismo popular que encuentra cada día más dificultades para mantenerse independiente. Con tu suscripción mensual nos ayudás muchísimo. Podés cancelarla cuando quieras. Por mail te iremos informando de los beneficios de ser parte de Nota al Pie.
¡Muchas Gracias!

Notas Relacionadas

Seguir Leyendo

Rebelión en la Selva: el Congreso evaluará el pedido de juicio político a Javier Milei

A través de un documento formal, un grupo de juristas y activistas presentaron la solicitud ante el titular de la Cámara de Diputados, Martín Menem. Nota al Pie te cuenta quiénes firmaron el expediente y el detalle de las causales por las que busca imputar al presidente de la Nación.

En un día histórico, la Marcha Federal Universitaria defiende la educación pública de calidad

El martes 23 de abril, millones de estudiantes, docentes, trabajadores del sector educativo y defensores del acceso a la educación pública se congregaron en diversos puntos del país para respaldar el reclamo presupuestario de las instituciones, que se vieron afectadas por el brutal ajuste del gobierno de Javier Milei.

La estafa de la feminidad, un libro para hackear mandatos

Nota al Pie dialogó con Lala Pasquinelli, autora del libro y fundadora de Mujeres que no fueron tapa, quien reflexionó sobre qué implica ser mujer y las diversas formas de violencia a las que se ven obligadas a someterse para cumplir con los mandatos sociales.

Ultimas Noticias

Más del autor

Nota al Pie | Noticias en contexto