miércoles 22 de mayo de 2024

“Los Juegos del Hambre: Balada de Pájaros Cantores y Serpientes”, el retorno cautivador de un macabro mundo distópico

La precuela de la exitosa saga de ciencia ficción se estrenó el pasado 16 de noviembre. Logra una historia atrapante de principio hasta el final, que captura la esencia mágica de las producciones anteriores, aunque ofrece una mirada más oscura y compleja de sus protagonistas.
Los Juegos del Hambre
Llegó a los cines la quinta parte de “Los Juegos del Hambre: Balada de Pájaros Cantores y Serpientes”. Crédito: @bfargentina.

El pasado jueves 16 de noviembre, en las salas argentinas se estrenó la precuela de la exitosa saga de ciencia ficción distópica, Los Juegos del Hambre. Esta quinta película lleva como nombre, Los Juegos del Hambre: Balada de Pájaros Cantores y Serpientes

Una producción dirigida por Francis Lawrence, que transporta al espectador a los inicios de la vida de Coriolanus Snow, un personaje clave en la trama original. Ambientada en un Panem postapocalíptico con avances tecnológicos limitados, esta fascinante travesía cinematográfica sigue a un joven Snow, mientras compite por el codiciado Premio Plinth para asegurar su futuro académico. 

Sin embargo, las reglas del juego han sufrido un cambio, desafiando las expectativas y revelando nuevos capítulos en la historia de Panem.


En el ya distante 2012, hizo su debut la primera entrega Los Juegos del Hambre (The Hunger Games), convirtiéndose rápidamente en un fenómeno cinematográfico para adolescentes y jóvenes adultes. 

La adaptación de la novela de Suzanne Collins agitó a toda una generación con su mensaje político y su representación del sistema de clases, enmarcado en un juego atractivo pero macabro por la supervivencia. 

La historia se desarrolla en un mundo dominado por la tiranía del presidente Snow, quien ejerce su poder sobre una nación dividida en distritos. Anualmente, estos drásticos juegos de supervivencia se llevan a cabo como un recordatorio de los días oscuros y la rebelión que condujo a la destrucción total del distrito 13.

Esta quinta entrega muestra a un joven Snow, interpretado muy bien por el actor Tom Blyth, quien posteriormente se convertirá en el legendario presidente de Panem. A diferencia del dictador conocido, esta vez luce como un estudiante desesperado por restaurar la antigua gloria de su familia empobrecida, explorando así un aspecto inédito del icónico personaje.

En el comienzo de esta nueva trama, el decano Highbottom, personificado por un certero Peter Dinklage, es el responsable de los juegos del hambre. Quien anuncia que el premio será otorgado al mentor más destacado en los décimos juegos, y desde ese punto de partida arranca una aventura emocionante pero poco arriesgada. 

Los Juegos del Hambre
Unos Juegos del Hambre completamente distintos, alejados de la tecnología, pero manteniendo la acción de lucha y sobrevivencia. Crédito: @bfargentina.

La historia se desarrolla en tres partes bien diferenciadas, con dos tercios de la misma muy movilizantes, pero que va perdiendo un poco de acción y convirtiéndose en un verdadero drama hacia el final. 

Un guion que gira sin escapes al drama

La trama de la nueva película explora el pasado de Snow. La primera parte muestra cómo este se convierte en mentor de Lucy Gray Baird, una encantadora cantante del Distrito 12 con habilidades cuestionables para sobrevivir. 

De esa forma, se conoce cómo el joven fue criado en una familia que sufrió las consecuencias de la rebelión de su padre. También se observa como la disparidad de clases se intensifica y el gobierno busca revivir los impopulares juegos del hambre. 

Una trama principal que se aleja de la fórmula clásica de la saga. El enfoque se dirige hacia la intrigante vida en el Capitolio más que en los juegos, donde se destaca la dra. Volumnia Gaul, interpretada con solidez por Viola Davis, quien actúa como maestra de ceremonias. Y, aunque tiene apariciones breves, es el personaje más impactante en la historia. 

Así, la película explora una delgada línea entre la bondad y la maldad, en un intento del Capitolio por deshumanizar a estudiantes y tributos de los distritos. Los protagonistas se ven obligados a decidir si cruzarán esa línea. 

La segunda parte de la película se centra por fin en los juegos, donde el Premio Plinth se convierte en una competencia estratégica feroz entre estudiantes y tributos, en una partida de ajedrez donde mucho está en juego. Al mismo tiempo, Snow lucha por restaurar el prestigio de su apellido mientras se convierte en un superviviente de la clase acomodada.

Los Juegos del Hambre
Una película que cautiva de principio a fin, manteniendo su esencia, pero añadiendo una perspectiva más sombría y matizada sobre la corrupción en Panem. Crédito: @bfargentina.

La trama plantea interrogantes sobre hasta qué punto Snow está dispuesto a sacrificar para alcanzar sus sueños. En esta producción, los juegos se simplifican, hay mucha menos tecnología, alejándose de su sofisticación posterior. Se presenta una arena con luchadores al estilo del circo romano, bajo la conducción televisiva de un peculiar “Loco” Fickerman, interpretado por Jason Schwartzman, quien aporta unas cuotas de humor al film. 

La pérdida de la acción hacia el final

A pesar del lapso temporal, la película mantiene la cohesión con el universo original, incorporando elementos como los Sinsajos y las rosas blancas de Snow. La precuela presenta a su propia “chica en llamas”, Lucy, personificada por Rachel Zegler, quien destaca por su talento musical pero en un papel que carece de las habilidades de lucha de la protagonista de las anteriores películas.

La relación entre mentor y tributo se transforma a medida que Lucy lucha desesperadamente por sobrevivir. A través del personaje de Snow se va desarrollando la historia, con bastantes giros de guion.  Sin embargo, la tercera parte de la película se desarrolla de manera apresurada. Aunque las primeras dos horas pasan volando, el desenlace se complica más de lo esperado, lo que lleva a un resultado ambiguo que puede no satisfacer a todes.

A pesar de esto, la Balada de pájaros cantores y serpientes marca un regreso extraordinario para la franquicia de Los Juegos del Hambre, alejándose lo suficiente de sus predecesoras al contar una historia que merecía ser contada.

Compartir:

Nota al Pie es un joven medio alternativo y autogestivo. Precisamos tu aporte para sostener el día a día de un periodismo popular que encuentra cada día más dificultades para mantenerse independiente. Con tu suscripción mensual nos ayudás muchísimo. Podés cancelarla cuando quieras. Por mail te iremos informando de los beneficios de ser parte de Nota al Pie.
¡Muchas Gracias!

Notas Relacionadas

Seguir Leyendo

España, Noruega e Irlanda anunciaron que reconocerán al Estado de Palestina

Los tres países abogaron por la solución de los dos Estados como forma de resolver el conflicto en Medio Oriente

Relatos para leer en el colectivo, el libro de Ángel Ramón nacido de un fuerte desamor

Nota al Pie entrevistó al escritor tucumano para conocer más sobre la historia que inspiró su obra. Además, el autor habló sobre el hábito de la escritura y sus futuros proyectos.

Con la consigna «Milei es Hambre», las calles vuelven a mostrar señales de resistencia

Miles de comedores salen a las calles del país este jueves para denunciar el desabastecimiento y la persecución a los comedores populares. En Buenos Aires, la concentración será en el Obelisco desde las 10.

Ultimas Noticias

Más del autor

Nota al Pie | Noticias en contexto