miércoles 22 de mayo de 2024

Más que una escuela, un hogar: el Isauro Arancibia cumple 25 años

Bajo el lema “25 años de Amor, Tiza y Libertad”, el Centro Educativo celebra un nuevo aniversario. Nota al Pie repasa la historia del espacio destinado a personas en situación de calle.
Isauro
El CEIA fue pensado como un lugar en el que les estudiantes construyan un proyecto de vida y encuentren nuevos horizontes. Crédito: Asociación Civil Isauro Arancibia.

El Centro Educativo Isauro Arancibia (CEIA) cumple 25 años de entrega a su estudiantado. Pero el establecimiento no es una escuela cualquiera sino que, ante todo, es un hogar.

Nació en el año 1998 y fue pensado para personas en situación de calle. Allí van todes les excluides del sistema, a quienes la escuela pública les abrió las puertas que nadie les abría. Desde entonces, el Isauro Arancibia funciona como un bunker contra la indiferencia y la vulneración de derechos.

Con respecto a su objetivo central, quienes llevan adelante este proyecto destacan que la intención es “construir una institución educativa que dé respuestas integrales a las necesidades complejas y a las posibilidades de los estudiantes que concurren”.

A 25 años de su nacimiento, durante la tarde del lunes se llevarán adelante diversas actividades bajo el lema «25 años de Amor, Tiza y Libertad«. La cita es en las instalaciones del CEIA, en Avenida Paseo Colón 1366.  Tras el acto formal, habrá actividades relacionadas con el quehacer de la escuela tales como muestras, juegos, talleres e interpretación musical. También habrá shows a cargo de La Murguita Kilombera y de Mabel Cumbia. Y como en todo cumpleaños, se cortará y comerá una torta.

La historia de la escuela

El CEIA nació hace más de dos décadas con la maestra Susana Reyes y un grupo de mujeres de AMMAR (Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina) que buscaban terminar la primaria. Con ellas empezaron a llegar niñes, jóvenes y otras personas adultas interesadas en aprender.

Arancibia
El lema de este año reivindica los “25 años de Amor, Tiza y Libertad”. Crédito: Télam.

El establecimiento entonces fue pensado para que les estudiantes puedan conocer otras cosas, más allá de sus realidades. En ese sentido, desde la Asociación Civil homónima, aseguran que para el estudiantado es “un lugar donde referenciarse, donde proyectarse, donde construir un proyecto de vida y encontrar nuevos horizontes”.

Frente a la demanda, el centro debió enfrentar algunas modificaciones en relación a las escuelas tradicionales. Además de las cuestiones edilicias para que puedan entras les cientos de alumnes, también hubo que modificar los contenidos que se dictaban.

El Isauro -como lo conoces todes- está ubicado en el barrio porteño de San Telmo y actualmente cuenta con jornada extendida, jardín maternal, nivel primario y secundario. También hay apoyo escolar, comedor, talleres recreativos, artístico-culturales, de formación en oficios, emprendimientos productivos, entre otros.

 ¿Quién fue Isauro Arancibia?

Como no podría ser de otra manera, una escuela ejemplar debió ser bautizada bajo el nombre de un docente ejemplar: Isauro Arancibia.

Arancibia se desempeñó como maestro rural en Tucumán, su provincia natal. También era militante y dirigente sindical. Incluso, fue uno de los fundadores de la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA), de la que fue secretario General Adjunto.

Su lucha estaba centrada en la defensa de la escuela pública y su legado al respecto ha sido tan grande, que son muchísimas las escuelas argentinas que hoy llevan su nombre. Lo mismo sucede con muchas agrupaciones sindicales de docentes.

escuela
Isauro Arancibia fue asesinado el mismo día que la Junta Militar perpetró el último golpe de Estado, el 24 de marzo de 1976. Crédito: Tiempo Argentino.

Sin embargo, el antecedente más triste de su impronta educativa es su desenlace. Isauro Arancibia fue asesinado el mismo día en que la dictadura militar derrocó al gobierno de Isabel Perón. Ese 24 de marzo de 1976, un grupo de tareas irrumpió en el local de la Agremiación de Trabajadores de la Educación Provincial (ATEP), donde el docente vivía junto a su hermano Arturo.

Según testimonios, el cuerpo del maestro tucumano tenía más de 120 disparos y los asesinos robaron sus zapatos nuevos. Desde entonces, educadores toman como premisa las palabras que el autor Eduardo Rosenzvaig le dedicó a Arancibia en su libro La oruga sobre el pizarrón: “Hay que recuperar esos zapatos, porque un Maestro no puede andar descalzo por el cielo”.

Compartir:

Nota al Pie es un joven medio alternativo y autogestivo. Precisamos tu aporte para sostener el día a día de un periodismo popular que encuentra cada día más dificultades para mantenerse independiente. Con tu suscripción mensual nos ayudás muchísimo. Podés cancelarla cuando quieras. Por mail te iremos informando de los beneficios de ser parte de Nota al Pie.
¡Muchas Gracias!

Notas Relacionadas

Seguir Leyendo

Se definen los clasificados a los cuartos de la Copa Libertadores de Futsal

Hoy se juega la última fecha de la fase de grupos del torneo internacional en el DirecTv Arena. Nota al pie te detalla el desarrollo del torneo.

La Cámara de Diputados trata el presupuesto universitario

La sesión especial solicitada por la UCR alcanzó el quórum y ya se tratan los temarios impulsados por los radicales, Unión por la Patria y el FIT. Los proyectos no pasaron por comisión por lo que necesitarán dos tercios de los votos para su aprobación.

Lionel Scaloni entregó la lista de convocados para los últimos amistosos

Con la Copa América a la vuelta de la esquina, el entrenador argentino enlistó a 29 jugadores para los últimos compromisos informales previos a la competición continental.

Ultimas Noticias

Más del autor

Nota al Pie | Noticias en contexto