Ago 7, 2023 | Política

El gobierno argentino reglamentó la producción de cannabis medicinal y cáñamo industrial

En el marco de un crecimiento mundial de esta actividad económica, la medida le permite al país la oportunidad de crear nuevas inversiones y generar empleo genuino.
Cannabis Medicinal
Desde el Gobierno argentino consideran que el cannabis es un producto con capacidad exportable. Crédito: Facundo García.

El Poder Ejecutivo Nacional Argentino promulgó la Ley N.º 27.669 por medio del decreto 405/2023 publicado este lunes 7 de agosto en el Boletín Oficial. La normativa, con origen en mayo de 2022, establece un “marco regulatorio para fomentar el desarrollo de la industria del cannabis medicinal y el cáñamo industrial”.

Entre otras previsiones, la nueva medida legal establece como organismo de aplicación y control en la materia a la Agencia Regulatoria de la Industria del Cannabis y del Cannabis Medicinal (ARICCAME).

En el ámbito mundial, este nuevo sector de la industria como es el cannabis se halla en notoria expansión desde hace varios años. Tanto numeroses inversores como pequeñas y medianas empresas se han iniciado en un negocio que está transformando al mercado.

La sanción de la ley de 2022 le otorgó estructura legal al funcionamiento de ARICCAME, y la actual reglamentación pondrá en vigencia a la norma, una vez que se hayan cumplido los días establecidos luego de su publicación en Boletín Oficial. Así, el organismo competente podrá emitir autorizaciones administrativas respecto del uso de semillas, del cannabis y de sus productos derivados.

“Fue reglamentada la ley de cannabis. Se podrá producir y consumir desde alimentos hasta cosméticos”, publicó este lunes en su cuenta de Twitter el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación, Daniel Filmus. Además, el funcionario destacó que “Argentina permite también la fabricación de aplicaciones medicinales para humanos y animales a base de la planta”.

Por su parte, el presidente de ARICCAME, Francisco Echarren, comentó en sus redes sociales que la reglamentación es de “vanguardia en el mundo”, y añadió que “este es un paso histórico. Argentina tiene oportunidad de desarrollo e inversiones certeras para las economías regionales”.

Foto 2
Estados Unidos, uno de los países con más avances en el consumo de derivados del cannabis, ya genera 350 mil puestos de trabajo. Crédito: argentina.gob.ar.

Bajo el control de un organismo descentralizado

La ARICCAME, entidad descentralizada del Ministerio de Economía, contará con la facultad de otorgar licencias, permisos y autorizaciones para la “producción, procesamiento, distribución, exportación e importación de cannabis medicinal y cáñamo industrial”. Por otro lado, será responsable de la regulación del mercado de estos bienes y de garantizar la calidad y seguridad de los productos.

La nueva disposición, firmada por el presidente Alberto Fernández, permite a la agencia “dictar normas aclaratorias o complementarias para la efectiva aplicación de la reglamentación”. Es decir que este organismo podrá “emitir resoluciones, circulares e instrucciones para brindar más detalles sobre cómo aplicar la ley y su reglamentación”.

Todas estas tareas serán llevadas a cabo en coordinación junto a otras entidades del Estado, como la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) y el Instituto Nacional de Semillas (INASE).

También se integrarán de manera coordinada con ARICCAME el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA); el de Tecnología Industrial (INTI); la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y la Agencia Nacional de Laboratorios Públicos (ANLAP).

En cuanto a la financiación de la entidad, el decreto estipula que será el jefe de Gabinete de Ministros quien efectúe las reasignaciones presupuestarias según los gastos que se requieran para el cumplimiento de las actividades del organismo. Por lo tanto, la asignación de fondos estará a cargo del Gobierno nacional.

Foto 3
Uruguay, país pionero en la región, logró una salida exportadora para el sector a partir de la regulación estatal. Crédito: argentina.gob.ar.

Una puerta abierta a la exportación

Este punto de llegada, luego de la reglamentación de la ley, es resultado de un proceso conjunto de fuerzas públicas y privadas entre la ARICCAME y el Consejo Federal para el Desarrollo del Cáñamo y del Cannabis Medicinal. Esta última organización surge de la ley y tiene la función de elevar a la entidad oficial “propuestas y estudios destinados a mejorar su plan de trabajo”.

Por otro lado, la agencia tendrá la responsabilidad de regular “la importación, exportación, el cultivo, la producción industrial, la fabricación, comercialización y adquisición, por cualquier título de semillas de la planta de cannabis y de sus productos derivados con fines medicinales o industriales”.

En este sentido, ARICCAME será el actor encargado de otorgar las licencias por medio de una ventanilla única de la entidad. Desde el Gobierno estiman que para 2023 se van a “emitir entre 80 y 100 licencias para la producción de cannabis en el país”. 

En el complejo marco de la crisis macroeconómica argentina, la posibilidad de diversificar lo exportable significa incrementar el ingreso de divisas y establecer la presencia de productos locales en el mercado internacional.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota al Pie | Noticias en contexto