miércoles 17 de julio de 2024

“Transformers: Rise of the Beasts”: Autobots y Maximals se unen para salvar la Tierra

En la nueva entrega de la franquicia, el director Steven Caple Jr. nos transporta a la Nueva York de 1994, renovando el reparto en una producción que busca satisfacer tanto a les fans acérrimos, como a los nostálgicos de los años 90. La película llega hoy a las carteleras nacionales.
Rise of the Beasts
Rise of the Beasts se encuentra disponible en las carteleras de cine nacionales. Créditos: Paramount Pictures

La franquicia Transformers ocupa un lugar interesante en la combinación actual de secuelas, reinicios y la sobresaturación de adaptaciones de cómics, dado que se originó antes del fenómeno de Marvel y el auge de los superhéroes en la última década. 

Las primeras cinco películas fueron dirigidas por Michael Bay. Sin embargo, en 2018, Transformers tomó un nuevo rumbo con Bumblebee, dirigida por Travis Knight, la cual se sitúa a finales de los años 80. Ahora, Optimus Prime y sus compañeros regresan en la última entrega de la franquicia, Rise of the Beasts, esta vez bajo la dirección de Steven Caple Jr.

Las películas de Bay se enfocaron, de manera casi fetichista, en los automóviles. Él es considerado un cineasta que comprende mejor a las máquinas que a los seres humanos. 

En las primeras entregas de su carrera se experimentó una notable disminución en la calidad. Sin embargo, había una satisfacción sensorial en lo reluciente y cromado, así como en los clics y zumbidos de las piezas metálicas encajando perfectamente. Aunque la objetivización de la actriz Megan Fox resultó repugnante y lasciva en el mejor de los casos, su representación del espectáculo mecánico de los Autobots fue innegablemente sensual.

En Bumblebee, el director Travis Knight y la guionista Christina Hodson optaron por lo cursi y lo infantil, haciendo riffs de películas para adolescentes de los años 80 y convirtiendo al Transformer amarillo en un tierno golden retriever, infundiendo a la serie de un componente emocional que faltaba en la franquicia.

Ahora, el director de Rise of the Beasts se posiciona como un artista dentro de esta franquicia en expansión. En lugar de enfocarse en la emotividad o la obsesión por las máquinas, sus fortalezas radican en establecer un sentido de lugar y tiempo. Las partes más destacadas de su película son la evocación que logra de la ciudad de Nueva York en la década de 1990, así como la banda sonora repleta de clásicos del hip-hop, que incluye a Wu-Tang Clan, Notorious BIG, LL Cool J y Black Sheep.

Rise of the Beasts
Optimus Primal se une a los Autobots para salvar a la Tierra de su destrucción.
Créditos: Paramount Pictures.

Rise of the Beasts tiene una premisa sencilla y retorna a lo mejor de la franquicia

Rise of the Beasts tiene lugar en 1994 y presenta a los Autobots G1 y a una nueva facción de Transformers llamada Maximals, que son una combinación de animales y robots y cuentan con su propio líder, Optimus Primal (Ron Perlman). Además de los Decepticons, hay nuevos villanos como los Terrorcons y los Predacons.

Los Autobots, los Maximals y dos humanes, Noah Diaz (Anthony Ramos) y Elena (Dominique Fishback), se unen para salvar la Tierra de la inminente destrucción provocada por Unicron, el destructor de planetas, y su sirviente, Scourge (Peter Dinklage). Así, tratan de evitar que obtengan la transwarp, una llave que tiene el poder de abrir el espacio y el tiempo para aquel que la posea.

La premisa es sencilla y representa una continuación refrescante del enfoque de regresar a lo básico visto en Bumblebee. La narrativa centrada en la Tierra sirve para presentar a los dos nuevos personajes humanes, Noah y Elena, y establecer sus historias de fondo antes de que se encuentren con Optimus Prime, lo cual es un elemento esencial para que esta película funcione.

Un elenco con un enorme talento

La actuación de Ramos captura de manera brillante los momentos divertidos y de acción, equilibrados con momentos emocionales, especialmente en su relación con su hermano menor, Kris Díaz (Dean Scott Vásquez), quien roba escenas con su interpretación.

Vásquez se mantiene firme junto a Ramos, y no se puede evitar sonreír al ver su amor fraternal y su relación. Sin embargo, hay que señalar que sus tramas secundarias resultan cliché. Ya se han contado esas historias antes, por lo que parece un intento forzado de explotar las emociones del espectador. 

Luego está Elena, quien trabaja como pasante en un museo de Brooklyn y está sobrecalificada, impresionando a su jefe con su amplio conocimiento en antigüedades. Ella inicia la historia y desempeña un papel fundamental al ayudar a los Autobots y Maximals con su investigación sobre la clave transwarp

En las películas de acción, el cliché de que las mujeres siempre necesitan ser rescatadas ha sido exagerado, por lo que es bueno ver que en Rise of the Beasts, Elena tiene el mismo nivel de importancia que Noah. Ambos personajes se complementan y aportan diferentes habilidades para ayudar a salvar la Tierra.

Rise of the Beasts
Mirage y Noah logran una conexión como la de Charlie y Bumblebee.
Créditos: Paramount Pictures.

La extensa introducción a las historias de ambos personajes les permite dar nueva vida a la trama sin sentirse forzados o apresurados. Es por eso que la primera película de Transformers funcionó tan bien, porque la relación entre Sam Witwicky y Bumblebee era el corazón de la historia. Las películas posteriores intentaron encontrar ese mismo elemento en otros personajes de la serie de Bay, sin mucho éxito, ya que se sentía forzado y superficial.

Bumblebee hayó su camino de regreso al corazón de la historia con Charlie y Bumblebee, y ahora Rise of the Beasts crea una conexión genuina entre Mirage y Noah. La película logra establecer su propia identidad, al tiempo que recupera el tono divertido y juguetón de la serie original, incluso haciendo un guiño inesperado al característico plano envolvente de 360° de Bay. Esto ayuda a cerrar la brecha entre los fanáticos originales de las películas de Bay y los nuevos seguidores, encontrando una conexión para mantenerse sincronizados.

Los efectos especiales son el eje de la franquicia

Los efectos visuales han sido el punto destacado de la franquicia y continúan mejorando constantemente. Con los Maximals, la fusión de animales y robots podría ser complicada debido a la combinación de piel y tecnología, pero se ve realmente impresionante.

Existen primeros planos de los Autobots en los que resulta difícil distinguir si se trata de un robot real o de efectos visuales generados por computadora. Si bien Industrial Light and Magic se encargó de los efectos visuales en entregas anteriores, en Rise of the Beasts, la responsabilidad recayó en Moving Picture Company y Weta FX

Los efectos visuales se complementan con el conocido diseño sonoro de las transformaciones, el trabajo de los actores de voz y una banda sonora de los años 90 que se emplea en el momento adecuado, mejorando así las secuencias de acción.

Steven Caple Jr toma la posta de la franquicia después del excelente trabajo que hizo Travis Knight en Bumblebee. Créditos: Paramount.

Un tropo gastado

A pesar de los efectos visuales sobresalientes, las nuevas incorporaciones y el elenco, es fácil pasar por alto el problema evidente que no solo enfrenta Rise of the Beasts, sino también otras películas recientes de gran éxito: el tropo del “fin del mundo está cerca y debemos salvarlo”. 

The Flash, la reciente película del universo cinematográfico de DC, tuvo dificultades para mostrar los mundos que intenta salvar… ¿Por qué y a quién vale la pena salvar? Esto no importa tanto, ya que al final todo saldrá bien y la audiencia está desensibilizada ante este tropo utilizado en exceso. Es necesario suplir estas deficiencias.

Es fundamental examinar los blockbusters que lograron que la inminente muerte del mundo tuviera un significado, como las películas de desastres de los años 90, Deep Impact (Mimi Leder, 1998) o Independence Day (Roland Emmerich, 1996) con su invasión alienígena. Ambas producciones mostraron las consecuencias, destacando a personas de todo el mundo que morirían y perderían la vida. No todos podrían salvarse de estos desastres o invasiones, y la muerte de personajes ficticios es necesaria para que el acto de salvar ese mundo signifique algo. 

Incluso Armageddon (1998), la película de desastres de Bay, logró transmitir la sensación de que vale la pena salvar el mundo, con escenas impactantes de personas de diferentes lugares del mundo esperando su inminente perdición. Es una delgada línea entre la necesidad de agregar humanidad y consecuencias reales a estas películas, o de lo contrario, se convertirán en meras dependencias de si los efectos visuales son buenos o malos. 

Salvar el mundo es un cliché cinematográfico que no desaparecerá, ni debería hacerlo, ya que resulta divertido y cautivador. No obstante, es necesario pensar seriamente en cómo reducir su uso para no perder el impacto que genera.

Transformers: Rise of the Beasts se encuentra disponible en cines. 

Compartir:

Nota al Pie es un joven medio alternativo y autogestivo. Precisamos tu aporte para sostener el día a día de un periodismo popular que encuentra cada día más dificultades para mantenerse independiente. Con tu suscripción mensual nos ayudás muchísimo. Podés cancelarla cuando quieras. Por mail te iremos informando de los beneficios de ser parte de Nota al Pie.
¡Muchas Gracias!

Notas Relacionadas

Seguir Leyendo

Yuku y la Flor del Himalaya, una película animada llena de música y aventura

El film, dirigido por Arnaud Demuynck y Rémi Durin, es una gran propuesta para las vacaciones de invierno y se encuentra en los cines de todo el país. La protagonista de esta historia se sumerge en un largo viaje con el objetivo de encontrar una extraña planta que crece en las cumbres más altas de la tierra.

El gobierno insiste con discutir la edad mínima de responsabilidad penal

Ingresó a la Cámara de Diputados el proyecto de ley para bajar la edad de punibilidad a 13 años bajo el nombre “Régimen Penal Juvenil” pese a que el proyecto va en contra de lo que establece la Convención de los Derechos del Niño.

Festival de Cine Soviético en la Sala Leopoldo Lugones

Un homenaje a cien años de historia y legado cinematográfico.

Ultimas Noticias

Más del autor

Nota al Pie | Noticias en contexto