martes 16 de abril de 2024

Argentina: una referencia internacional en el sector nuclear

Nota al Pie conversó con Natalia Stankevicius, integrante de la CNEA, sobre el desarrollo tecnológico nacional en un área estratégica.
1 twitter
 Stankevicius destaca que Argentina es referencia en el uso pacífico de la tecnología nuclear
Créditos: Twitter @lascurie

India puso en marcha la Planta de Producción de Radioisótopos para uso medicinal con la colaboración de la Comisión Nacional de Energía Atómica argentina y el INVAP. Nota al Pie dialogó con Natalia Stankevicius, Gerenta del Área Producción de Radioisótopos y Aplicaciones de la Radiación de la CNEA sobre los desafíos para el país, referencia internacional en el uso pacífico de tecnología nuclear.

¿De qué trata el proyecto de la Planta de Producción de Radioisótopos recientemente inaugurada en India con colaboración de la CNEA?

-La transferencia de tecnología y la puesta en marcha de la planta de India se encuadran en un largo recorrido que tiene Argentina en materia del proceso científico-tecnológico nuclear nacional. El 17 de enero de 1958 se alcanzó la primera reacción nuclear controlada en el núcleo del reactor RA-1 y eso marca un camino en lo que es el uso pacífico de la tecnología nuclear. Con el paso del tiempo existen distintos proyectos de reactores de investigación: el RA-2 y luego el RA-3. En este reactor nosotros hacemos lo que es la producción de radioisótopos nacional.

Argentina tiene una larga trayectoria en todo el circuito productivo. Hemos acumulado el desarrollo de fabricación de elementos combustibles que van dentro de un reactor para que se pueda operar, y las mini placas que llamamos blancos de irradiación, que serían una especie de “sanguchito” donde hay un metal específico y adentro uranio. Estos blancos se fabrican en el Centro Atómico Constituyentes en la Planta de Fabricación de Elementos Combustibles para Reactores de Investigación (ECRI)

Hay algo muy importante a rescatar en materia de política internacional y es que Argentina fue el primer país en lograr blancos de irradiación de uranio de bajo enriquecimiento. Esto está enmarcado en el uso pacífico de la tecnología nuclear. Y hay distintas formas de producir molibdeno, que es un radioisótopo de muy alto interés que se utiliza en estudios de diagnóstico para la medicina nuclear, y uno de esos mecanismos es a través de la fisión nuclear. Para poder hacer ese proceso necesitamos un reactor y determinados blancos que se van a irradiar con neutrones y plantas de producción para poder llevar a cabo los procesos radioquímicos.

Lo que nosotros le transferimos a la India en forma conjunta entre CNEA e INVAP fue el proceso de producción de Mo-99. Invap se hizo cargo de la ingeniería y montaje de la planta y CNEA de la calificación del proceso radioquímico asociado a la transferencia tecnológica que permitió la validación de los equipos y componentes instalados para que funcionen los equipos. INVAP contrata a la CNEA porque el Estado Nacional, a través de la CNEA, es dueño de la tecnología y luego se hace un trabajo conjunto para la puesta en marcha de la planta. Se llevan a cabo pruebas del proceso en frío y luego una etapa que se llama “Hot Commissioning” que es una corrida con las placas irradiadas en el reactor. Esta etapa se hace con personal de la Comisión Nacional de Energía Atómica, que cuenta con la experiencia de operación,  que viajan a la India para calificar el proceso y también forma parte del primer entrenamiento in situ del personal de India que luego va a operar en esa plantilla.

Argentina no sólo entrega una instalación llave en mano sino que desarrolla un proceso de transferencia tecnológica. ¿Esta dinámica es la que sucede en el resto del mundo?

-Argentina está entre los grandes productores de tecnología nuclear del mundo siendo un país del tercer mundo. Tiene un dominio de la tecnología que ha podido sostener a pesar de diversas presiones internacionales. El mundo solicita que la producción de molibdeno no se haga más con uranio de alto enriquecimiento y Argentina tuvo la capacidad tecnológica, no solo de adaptar el proceso sino también de adaptar sus blancos de producción.

Dentro de los países que producen radioisótopos a gran escala están Países Bajos, Bélgica, Sudáfrica, Australia, Rusia y Argentina. Tenemos un recorrido de diversas transferencias de tecnología. Al principio fue un reactor a Perú; luego una planta de producción de radioisótopos a Cuba; otro a Argelia; después la producción de una planta de combustibles para Egipto; y en 2006 se exporta el OPAL; a Australia exportamos la tecnología de blancos de producción de uranio de bajo enriquecimiento. India selecciona a Argentina por interés de acuerdos bilaterales en materia de capacitaciones e intercambios por la capacidad de Argentina de llevar a cabo proyectos exitosos relativos a transferencias de tecnología.

Hay un mundo muy vasto dentro de lo que es el sector nuclear argentino en conocimiento y tecnología y personal con alta capacidad a lo largo de 72 años. Muchas generaciones fueron perfeccionando ese conocimiento nuclear argentino, lo cual nos vuelve confiables. Hemos tenido transferencia de reactores y de plantas y tecnología en diversos países relevantes en el mundo. Somos reconocidos por nuestro molibdeno, no solo por nuestra capacidad técnica sino por la calidad del producto que brindamos.

2 twitter santiago cafiero
La CNEA e INVAP trabajaron de forma conjunta en el desarrollo de la planta y el entrenamiento de operarios indios
Créditos: Twitter @SantiagoCafiero

¿Qué se propone Argentina en el plano internacional en relación a la tecnología nuclear?

-Argentina se está posicionando como un fuerte productor, no solo por la producción nacional actual de 52 años ininterrumpidos. El 80% de los estudios de medicina nuclear se realizan utilizando Tecnecio 99, (es el isótopo “hijo” del molibdeno), y eso implica que si en Argentina nosotros no tuviéramos producción nacional sería muy difícil la accesibilidad a los estudios de medicina nuclear. Y a la vez permite tener la capacidad de sustituir importaciones y realizar exportaciones de alto valor agregado.

Esto también nos posiciona a nivel regional. Hay un proyecto grande que se llama RA-10, un reactor multipropósito con el cual la producción nacional se va a fortalecer mucho. Actualmente producimos cerca de 250 C (curies)/6 días y a partir de este proyecto produciríamos 2500 Ci/6 días. Eso implica que vamos a exportar al resto del mundo. Y, a la vez, este proyecto tiene un análogo con INVAP en Brasil, el reactor RMB. La idea es que a nivel regional tengamos cooperación bilateral ya que todos los años los reactores tienen paradas de mantenimiento que se debe realizar por regulación y es el único momento donde Argentina no produce; en general es un mes en enero, una parada programada. Y si tenemos el RA-10 y más adelante el RMB la idea sería complementar a nivel regional.

La realidad es que el impacto del consumo de molibdeno incrementa y hay países con poblaciones crecidas que no tienen capacidad de producir radioisótopos y necesitan comprarles a otros. A nivel estratégico que Argentina tenga el dominio tecnológico para poder exportar tecnología con fines pacíficos nos ubica en el primer mundo para discutir y sentarnos en las mesas de negociación. No es algo menor y no pasa en todas las áreas tecnológicas de Argentina.

Se han reactivado propuestas como la Planta Industrial de Agua Pesada en Neuquén y también la Central Nuclear Atucha III, ¿qué grado de involucramiento tiene la CNEA en esta clase de proyectos?

-Argentina siempre tuvo un camino de autonomía tecnológica y soberanía, en el plano de la energía como en el uso tecnológico para uso pacífico como puede ser el caso del área médica. Desde mi punto de vista personal creo que es una decisión acertada reactivar la PIAP. Nuestro país tiene un importante dominio tecnológico que se puede apreciar, por ejemplo, en el abastecimiento para el área medicinal con el desarrollo de insumos básicos para hacer estudios de diagnóstico en cáncer. Pero también en el uso de reactores a partir de agua pesada. A su vez, las continuas consultas a nivel internacional para proveer esta sustancia. En fin, creo que poder tener capacidad autónoma en lo que es energía le permite al país tener un grado de autonomía que es sumamente importante en puntos estratégicos como lo es la energía y la salud. Lo que está en discusión detrás de todo esto es si Argentina tiene capacidad autónoma o tener una visión de dependencia internacional.

3 primera del plural
 La CNEA tiene más de sesenta años de trayectoria y un apreciable alcance internacional
Créditos: Primera del Plural

¿Qué mirada tiene la CNEA y el conjunto del complejo científico-tecnológico argentino sobre la coyuntura electoral que se aproxima?

-Hay un legado dentro del sector nuclear de un Estado muy fuerte que acompaña la visión estratégica del presidente cuando se creó la comisión. Luego hubo distintos vaivenes políticos que lo degradaron. Lamentablemente la CNEA ya no depende del Poder Ejecutivo Nacional de forma directa como lo era antes, su asesor natural. Hoy el ecosistema se ha modificado y hay un pool de empresas del Estado que se encargan del sector.
Creo que la forma en la que el Estado debe plantear este tipo de situaciones con las empresas asociadas y la CNEA es empujar una misma mesa de trabajo con una orientación clara para que cada una de las partes pueda defender lo que corresponde que tiene que ver con la accesibilidad en Argentina. Es sumamente importante reflexionar todo lo que se puede perder si nuevamente existen políticas neoliberales que no acompañen el desarrollo argentino. El trabajo calificado, la capacidad tecnológica, sucede que muchas veces la gente joven por más que tenga una perspectiva de un Estado inversor en becas de estudio, si no hay una perspectiva laboral que acompañe esa coyuntura es muy difícil que la gente joven elija ese camino.

Si miramos la cantidad de egresados que salen de los institutos son pocos. Los buscan internacionalmente porque somos buenos en el sector nuclear. Es algo que como argentinos tenemos que reconocer y tratar de apoyar: la capacidad tecnológica, trabajo de buena calidad, proyección a futuro, accesibilidad de buena tecnología. Lo análogo en el sector satelital que sucede en el nuclear son dos puntos de carácter estratégico que Argentina tiene con qué demostrar al mundo que somos competentes.

Compartir:

Nota al Pie es un joven medio alternativo y autogestivo. Precisamos tu aporte para sostener el día a día de un periodismo popular que encuentra cada día más dificultades para mantenerse independiente. Con tu suscripción mensual nos ayudás muchísimo. Podés cancelarla cuando quieras. Por mail te iremos informando de los beneficios de ser parte de Nota al Pie.
¡Muchas Gracias!

Notas Relacionadas

Seguir Leyendo

Una aventura que comienza, el cantante Ian Carter celebra su etapa solista con un show

El músico nacido en Lima y residente en Buenos Aires se presentará en el Cultural Morán este 20 de abril, donde mostrará canciones de su nuevo proyecto. Para saber más detalles sobre su presente y su historia, Nota al Pie dialogó con el compositor.

Rafael Nadal anticipó que el 2024 podría ser su último año como profesional

El tenista español brindó una entrevista en la previa de su debut en el ATP de Barcelona y dejó abierta la posibilidad de que la actual temporada sea el punto final de su carrera.

“Habitación Macbeth”, el renacer del mundo en un solo cuerpo

En una entrega actoral posesa, Pompeyo Audivert reelabora la tragedia de Shakespeare los martes y miércoles en el Teatro Metropolitan, ubicado en Av. Corrientes 1343 (CABA).

Ultimas Noticias

Más del autor

Nota al Pie | Noticias en contexto