Dic 16, 2022 | Qatar 2022

La historia de Bono, la revelación del Mundial Qatar 2022

Nació en Canadá, pero defiende el arco del seleccionado marroquí, en donde fue una de las revelaciones en la copa del mundo, además, comparte una historia con River Plate.
Bono
Bono atajó uno de los penales de la serie frente a España. Créditos: AFP.

Qatar 2022 está llegando a su fin, en donde Argentina y Francia buscarán su tercer título del mundo. En esta edición hubo varias sorpresas y una de ellas fue la actuación de Marruecos, con Bono en el arco con el traje de héroe. Gracias a sus buenas atajadas, por primera vez en la historia de los mundiales, un seleccionado africano accedió a las semifinales.

Yassine Bounou, conocido popularmente como “Bono”, fue determinante en la histórica actuación de Marruecos en el Mundial de Qatar 2022. Con sangre canadiense y con acento argentino, el arquero tiene una historia particular con River Plate. Y desde Nota Al Pie compartimos lo más destacado de su carrera deportiva.

Los comienzos de Bono en el fútbol

Yassine Bounou nació el 5 de abril de 1991 en Montreal, Canadá. Cuando tenía siete años, Bono se fue a vivir a Marruecos, nacionalidad de origen de su padre y madre. Su pasión por el fútbol llegó desde chico y comenzó a jugar en Casablanca

Pero cumplir su sueño de jugar al fútbol no fue sencillo para Bono, ya que su padre le puso obstáculos en el camino. Era un deporte desconocido para la familia del arquero de Marruecos.

Su sueño era ser futbolista, pero su rumbo cambió cuando un entrenador le ofreció el arco por su altura. A partir de ese momento, se hizo cargo de custodiar los tres palos en las juveniles de Wydad Athletic Club de Casablanca.

Sus grandes actuaciones hicieron que el Niza de Francia ponga sus ojos en el arquero cuando apenas tenía 17 años. A pesar de haber firmado con el club francés, por problemas burocráticos, Bono regresó al Wydad, en donde debutó en primera durante la temporada 2010.

Esa traba no le impidió atajar en Europa, hecho que finalmente se concretó en 2012 cuando fue fichado por el Atlético de Madrid. Previo a continuar su carrera en España, disputó la final de Liga de Campeones de CAF (Confederación Africana de Fútbol) 2011 en Túnez, en donde Bono demostró todo su potencial pese a la derrota. Al jugar en el fútbol español, nació otra historia. 

Bono
Bono con la camiseta de su ídolo. Su sueño es custodiar los tres palos del Millonario. Créditos: Rivermaniacos.

El acento argentino     

Para cualquier jugador, jugar en otro territorio es un proceso de adaptación, ya que hay distintas culturas. Bono incorporó el acento argentino, ya que tuvo a varios compañeros en España. Defendió el arco de Atlético Madrid, Real Zaragoza, Girona y hoy Sevilla.

Pero no solo posee el acento, ya que también tiene su pasión por River Plate y por el fútbol argentino. Su perro se llama Ariel, por su ídolo el Burrito Ortega. Además, tiene una camiseta con el 10 y el nombre del ex jugador del Millonario.

Estar lesionado no le impidió asistir a la final de la Copa Libertadores 2018 entre Boca y River en Madrid. Y se dio el gusto de festejar el título más importante de la historia del Millonario de la mano del “Muñeco Gallardo. Como dato de color, su sueño es poder atajar en el equipo de la banda roja.

Su destacada actuación en Qatar

Por primera vez en la historia de los mundiales, un país africano se metió entre los cuatro mejores. Bono fue convocado en Rusia 2018, pero no sumó minutos, ya que fue suplente de Munir El Kajoui. Contrariamente, en Qatar fue titular indiscutido en cinco de los seis partidos.

En su segunda cita mundialista, Marruecos dio la sorpresa, no sólo por pasar a octavos de final en un grupo difícil donde integraron Bélgica y Croacia. Sino que también al clasificar primero de la zona y derrotó al seleccionado belga, número 2 del ranking mundial (y líder del escalafón FIFA por tres años).

Durante los “mata y mata”, Marruecos no dejó de sorprender y Bono apareció en los momentos indicados para que su equipo llegue lejos. Primero, eliminó a España por penales, tras igualar sin goles en tiempo reglamentario. El arquero marroquí detuvo tres disparos en la tanda de los 12 pasos: Pablo Sarabia, Carlos Soler y Sergio Busquets.

Bono
Bono y su abrazo con Walid Regragui, entrenador que confió en él y se ganó el puesto. Créditos: FIFA.

Por un lugar en semifinales, Bono fue figura frente al Portugal de Cristiano Ronaldo. Su equipo se impuso por 1-0 con gol de Youssef En-Nesyri y dio un nuevo batacazo.

En las semifinales, Marruecos cayó por 2-0 frente a Francia y jugará por el tercer puesto frente a Croacia, quien fue goleado por 3-0 frente a Argentina. A pesar de la derrota frente a los franceses, los marroquís mostraron una imagen positiva, en donde crearon situaciones de peligro que incomodaron al vigente campeón del mundo.

Y Bono, una vez más, dejó una huella con el seleccionado marroquí. Este sábado buscará finalizar dentro del podio cuando su equipo enfrente a Croacia. Ambas selecciones se cruzaron en fase de grupos y fue empate sin goles. 

Será una oportunidad histórica para Marruecos y África: subirse a un podio por primera vez en los Mundiales. Y para Bono, el coronario de un rendimiento inolvidable. Que todavía puede sumar más capítulos.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota al Pie | Noticias en contexto