Dic 5, 2022 | Sociedad

Vivir con miedo a no cobrar: sigue el ajuste al Potenciar Trabajo

El día de hoy, las casi 1.4 millones de personas que se encuentran en el programa no recibieron el depósito correspondiente a las tareas de noviembre. La palabra al respecto de Silvia Saravia, coordinadora territorial nacional de Libres del Sur.
Potenciar Trabajo
Las organizaciones sociales como Libres del Sur se encuentran en pleno plan de lucha contra los ajustes del gobierno. Créditos: Facundo Esmereles, Nota al Pie.

Esta mañana, casi 1.4 millones de personas se despertaron con una mala noticia. Se trata de quienes están inscriptes en el programa Potenciar Trabajo, que no vieron en su cuenta el pago de las tareas que realizaron en noviembre. 

Sin precisiones, se dice que el depósito estaría entre el martes 6 y el miércoles 7 de diciembre. No hay confirmaciones de por qué el cobro del trabajo que les beneficiaries realizaron en noviembre no se efectuó en su día estipulado: el 5 de cada mes. 

Se trata de otro golpe al sector de la población argentina más vulnerable, que en el último tiempo recibe una pálida tras otra. El programa Potenciar Trabajo, que en un principio logró la reinserción laboral de muchas personas, se transformó en sinónimo de ajuste. La última medida del gobierno argentino en ese sentido fue el reempadronamiento de sus beneficiaries. 

Por este motivo, las agrupaciones que conforman la Unidad Piquetera se movilizarán el próximo martes a las 11 desde el Obelisco, específicamente desde la Avenida Independencia y la Avenida 9 de julio, para confluir en el Ministerio de Desarrollo Social.

Nota al Pie dialogó al respecto con Silvia Saravia, coordinadora territorial nacional de Libres del Sur. “Hoy hay mucho enojo e incertidumbre por quienes cobran el Potenciar”, compartió. Y afirmó: “Esta tarde hay una reunión de la Unidad Piquetera, es inminente la salida a las calles porque no está claro cuándo se va a realizar la transferencia”. 

Potenciar Trabajo
Silvia Saravia, coordinadora territorial nacional de Libres del Sur, habló sobre la realidad de les beneficiaries del Potenciar Trabajo. Créditos: Facundo Esmereles, Nota al Pie.

Palo tras palo: los ataques al Potenciar Trabajo

“Este gobierno lleva a cabo un ajuste por varias vías”, afirmó Saravia. “Una de ellas es la alta inflación que deteriora el ingreso del conjunto de los trabajadores y trabajadoras que perciben algún tipo de ayuda social”, puntualizó.

Y luego se explayó sobre los ajustes al Potenciar Trabajo. “Herramientas como los reempadronamientos, auditorías, la quita del plan a quienes también cobraban la beca Progresar fueron formas en la que intentaron recortar el programa”.

Hagamos un repaso de lo que fue un año de incertidumbre para sus beneficiaries. Con la gestión del exministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta, vino la imposibilidad de que más personas se sumaran al programa.

Al promediar el año, otras dos malas noticias. Una, la realización de auditorías presenciales a quienes perciben el incentivo económico a cambio de un trabajo en diferentes unidades de gestión. Otra, la incompatibilidad entre el Potenciar Trabajo y las becas Progresar. Algunas medidas se revirtieron tras la intensa lucha de las organizaciones sociales en la calle. Otras no. 

En un comunicado, Silvia Saravia recordó las palabras de la vicepresidenta argentina en el invierno pasado. “Cristina tomó la iniciativa en junio, planteando que el gobierno había perdido el manejo de las políticas públicas. La ofensiva judicial se montó sobre las acciones de su alfil Castagneto”, denunció Saravia. Hizo referencia al discurso de Fernández de Kirchner cuando atacó a las organizaciones sociales por la distribución de planes sociales.

El cambio de gestión en Desarrollo Social trajo a la nueva ministra, Victoria Tolosa Paz, con la decisión de continuar la lista de ajuste a los planes sociales. La última medida fue el reempadronamiento de sus beneficiaries, con la amenaza de un exhaustivo análisis para determinar quién sí y quién no seguiría en la nómina del programa.

Lo que comenzó como una medida de inclusión laboral se convirtió en un dolor de cabeza para el gobierno, que intenta seguir la línea del Fondo Monetario Internacional (FMI). Mientras tanto, la persecución es hacia les más vulnerables.

Potenciar Trabajo
La nueva ministra de Desarrollo Social, Victoria Tolosa Paz, se convirtió en la cara del ajuste a los planes sociales. Créditos: Victoria Gesualdi.

Más incertidumbre 

“Nuestra posición es que ante el deterioro de la situación económica oficial, el Potenciar Trabajo tiene que universalizarse, lejos de recortarse”, opinó Saravia, en nombre de Libres del Sur.

La dirigente también se refirió a la posibilidad que planteó el gobierno de despegar el valor del programa del Salario Mínimo, Vital y Móvil. “El problema es que va a quedar en manos del poder ejecutivo la decisión de que aumento dar”, reflexionó. “Pero lo que quiere lograr es el ajuste y recorte”. 

Saravia aseguró que detrás de esas decisiones está el cumplimiento del acuerdo con el FMI y de las recetas que exige ese organismo estadounidense. En ese sentido, apuntó contra las organizaciones oficialistas. Afirmó que ellas solo reaccionan cuando se comprometen sus intereses. 

“Hoy hay mucho enojo e incertidumbre, porque quienes cobran el Potenciar, al menos en nuestras organizaciones y unidades de gestión, realizaron su tarea en noviembre; pero no les depositaron el dinero”, se lamentó Saravia. 

“Es un monto muy exiguo, pero necesario para comprar comida fundamentalmente”, completó. Se espera la reunión de Unidad Piquetera de esta tarde para definir cuándo seguirá su plan de lucha, con la probabilidad de realizar una jornada de reclamos el próximo miércoles.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota al Pie | Noticias en contexto