sábado 20 de julio de 2024

Entre la imagen y la palabra: un portal al universo de Alejandra Pizarnik

El quinto piso de la Biblioteca Nacional de Buenos Aires se viste de cenizas para hospedar la obra de la poetisa de Avellaneda. Un fondo documental, con objetos pertenecientes a la escritora, que permite apreciar el proceso detrás de los célebres textos.
PIZARNIK
Pizarnik falleció a sus 36 años, el fin de su vida reveló su habitar en un cuerpo menos perecedero: sus textos y poemas. Crédito: Camila Zaragoza

Desde el 22 de septiembre, la Biblioteca Nacional Mariano Moreno (Agüero 2502, CABA) presta sus muros para el resonar de la voz de una de las poetas más prominentes que ha dado la Argentina. «Alejandra Pizarnik. Entre la imagen y la palabra» es una propuesta diferente. El archivo histórico no solo recoge sus composiciones literarias, sino que explora el proceso creativo de la poetisa en su totalidad. 

A cincuenta años del fallecimiento de la escritora, el fondo documental, curado por Evelyn Galiazo, toma la ardua tarea de recabar el material disponible, en un intento por darle un nuevo sentido a su poética melancólica. 

La muestra cuenta con una recreación del laboratorio de Alejandra, así como con una sala donde se pueden apreciar los objetos intermediarios y soportes que acogieron los pensamientos de la poetisa. De esta forma, el público puede observar su máquina de escribir, múltiples manuscritos, cartas, collages, dibujos, libros subrayados y notas al margen. 

Ser testigo de estas facetas de su obra solo es posible gracias a los documentos que la Biblioteca Nacional se ha encargado de recuperar y compilar a través de los años. El Fondo Alejandra Pizarnik, originado en 2007, está compuesto de seiscientos cincuenta volúmenes, además de ciento veintidós libros y archivos donados por Myriam Pizarnik de Nesis, heredera y hermana mayor de Alejandra. Asimismo, coleccionistas externos han accedido a prestar parte de sus tesoros para poder ampliar la muestra.

PIZARNIK
Máquina de escribir “Olympia” cortesía de la donación realizada por Myriam Pizarnik, hermana mayor de la poetisa. Crédito: Camila Zaragoza

El mundo secreto de Pizarnik

Con caligrafía apretada y letras sin demasiada parafernalia, Alejandra nos permite un atisbo de su compleja discursiva. Leer, subrayar, copiar y reescribir era su método favorito para abordar una cultura en la que, según ella, todo estaba dicho. Abordaje interdisciplinario de por medio, Alejandra creó cuadernos que podrían ser un antepasado lejano de los actuales “journals” o “scrapbooks” donde los artistas dejan fluir su creatividad sin limitarse a un área en concreto. 

Un ejemplo de esto es el “Cuaderno Verde”; una libreta que comprendía fragmentos de autores que Pizarnik admirada, los cuales eran intervenidos a través de distintas técnicas. El “cahier vert”, como lo llamaba ella, se convirtió así en un dispositivo entramado que desdibuja y reconstruye las fronteras del texto, sirviéndose de diversos procedimientos que facilitan su apropiación y lo llenan de texturas.

La imagen: amiga y traductora

La pintura, el collage y los bosquejos auxiliaron a Alejandra en su odisea por habitar una lengua y un idioma que, en ocasiones, le eran tan esquivos. En este contexto, la imagen toma la palabra, literal y figurativamente. La escritora derriba la concepción de que el texto es puramente inmaterial y lo visibiliza utilizando recursos plásticos. 

Asimismo, se puede observar el forcejeo entre Pizarnik y su propia construcción literaria. Notas preparatorias, apuntes y reformulaciones dejan en evidencia la naturaleza rebelde de sus textos, cualidad que heredaban de su creadora. “Tagore descubría formas divinas en sus tachaduras”, expresa la autora en una de sus cartas a Antonio Requeni, y no se equivocaba. 

PIZARNIK
Dentro de la muestra, el público puede observar las notas preparatorias, las
fichas, los apuntes, los bosquejos de futuros proyectos y los planes de escritura que
conformaban el método de trabajo de Alejandra. Crédito: Camila Zaragoza

El montaje de su propia imagen autoral siempre fue una cuestión central en la manera en que Alejandra se aventuraba en las obras de terceros. «Alejandra Pizarnik. Entre la imagen y la palabra» permite el acceso a otra cara de la poetisa, a un lugar más vulnerable y de pre producción. «La exposición intenta plasmar la plasticidad de la escritura pizarnikiana, que convoca al dibujo y al collage como declaración de principios poéticos», expresó Galiazo, curadora de la muestra. 

Ciertos animales que sólo viven de noche

Más allá de la metodología, no podemos olvidar los resultados de las investigaciones y autopsias que Pizarnik realizó sobre el cuerpo de la lengua. Sus poemas, tan bellos como oscuros trascienden las generaciones con la atemporalidad de sus palabras. La escritora manipula temas como la angustia, la soledad, el silencio, la apatía, el desamor o el amor escarnecido, ese que aparece una y otra vez en su correspondencia a Silvina Ocampo

Dueña de una variedad de palabras que van desde la más cruda hasta la más gentil, su legado sigue consolando el espíritu de cientos de humanos desahuciados, enamorados y exhaustos de un mundo que no logra contenerlos. Es que la sensibilidad de Alejandra Pizarnik sobrevivirá su trágico final y su autoproclamada desafortunada existencia. 

La muestra solo llega a complementar una figura eternamente presente en la literatura Argentina, a permitir un vistazo al interior de su taller; pero su esencia está en sus obras, en las publicadas y las póstumas, en su empuñadura de la pluma donde las metáforas fluían y sangraban. 

PIZARNIK
“No estaré tranquila hasta que no escriba como yo deseo sobre lo que yo deseo y de la manera que deseo”, escribió Pizarnik en un carta a Silvina Ocampo. Crédito: Camila Zaragoza

Pizarnik, para siempre

Quienes se acerquen al espacio podrán componer su propio poema con palabras claves del estilo que tan bien supo manejar Pizarnik, una actividad, sin duda, tan enriquecedora como emocionante. Ya sea siendo lector o lectora de esta peculiar escritora o simplemente por curiosidad, la exposición es un paseo cultural que invita a revisitar la propia percepción de la vida.

Hasta el 30 de abril de 2023, el quinto piso de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno ofrece a sus visitantes la experiencia de sumergirse en la cabeza y el corazón de una mujer que no logró evadir el encanto de la muerte. Se puede visitar «Alejandra Pizarnik. Entre la imagen y la palabra» de lunes a viernes de 9 a 21 h y sábados y domingos de 12 a 19 h. La entrada es libre y gratuita.

Compartir:

Nota al Pie es un joven medio alternativo y autogestivo. Precisamos tu aporte para sostener el día a día de un periodismo popular que encuentra cada día más dificultades para mantenerse independiente. Con tu suscripción mensual nos ayudás muchísimo. Podés cancelarla cuando quieras. Por mail te iremos informando de los beneficios de ser parte de Nota al Pie.
¡Muchas Gracias!

Notas Relacionadas

Seguir Leyendo

Cien años de la Masacre de Napalpí: un delito de lesa humanidad y la memoria indígena que clama territorio

Fue el 19 de julio de 1924, cuando la Gendarmería y la Policía fusilaron a cientos de hombres, mujeres y niños del Pueblo Qom y Moqoit. Los responsables materiales e intelectuales tuvieron impunidad. Se trató de un delito de lesa humanidad perpetrado por una política estatal. El trasfondo, al igual que hoy, los territorios indígenas.

Identidad digital: el nuevo aliado contra la ludopatía infantil

En un contexto donde esta problemática continúa en ascenso, ¿existen opciones que puedan contribuir a proteger a los menores? En esta nota te contamos.

Teatro Eureka, un puente cultural entre Buenos Aires y Madrid

Una escuela de teatro argentina conquista Madrid con un ambicioso programa de intercambio denominado "Experiencia Gira".

Ultimas Noticias

Más del autor

Nota al Pie | Noticias en contexto