Sep 1, 2022 | Sociedad

Dos años sin Lucas Verón: “No estamos para nada de acuerdo con la resolución”

El miércoles 24 de agosto la Justicia dio un cierre al caso que movilizó a La Matanza. Nota al Pie dialogó con Graciela, madre del joven víctima de gatillo fácil, quien expresó su descontento con las condenas a los dos policías bonaerenses.
El accionar de los policías se dio en un contexto de exceso de sus funciones. En estos casos la pena del delito es menor. Crédito: Viví el Oeste.

El veredicto se oficializó durante el juicio realizado en el Patio de Las Américas de la Universidad Nacional de La Matanza. Tras evaluar las evidencias, el jurado popular consideró que los dos policías involucrados en el crimen de Lucas Verón son culpables. En ese marco, la condena fue catalogada como “homicidio en exceso del cumplimiento del deber”. 

De esta manera, el juez Gerardo Gayol condenó a 21 años y 8 meses de prisión al oficial Ezequiel Benítez por ser “coautor de un homicidio en exceso del cumplimiento del deber”. Además, su pena estuvo agravada por la acusación como “coautor de una tentativa de homicidio calificada” en la causa de Gonzalo Aguirre, todo ello en un marco de “concurso real”.

Por otro lado, la policía Cintia Duarte deberá cumplir 4 años de cárcel en calidad de coautora del crimen. No obstante, más allá de la decisión tomada por la Justicia, les familiares y allegados de la víctima no están conformes con el accionar de la misma.

En este sentido, Graciela, madre de Verón, aseguró a Nota al Pie: “No estamos para nada de acuerdo con la resolución porque había otras alternativas para condenarlos a perpetua”. 

A su vez, hizo referencia a los sentimientos encontrados que tuvo durante el juicio. Según relató, fueron momentos de mucha impotencia. “Teníamos a los asesinos de nuestro hijo al frente nuestro”, resaltó.

Apoyo de organizaciones pero maltrato de efectivos policiales

Con el fin de apoyar la causa y brindar ayuda en lo que se necesite, varias organizaciones se hicieron presentes en las inmediaciones de la UNLAM. Allí, más de 2.000 personas acompañaron a la familia de Lucas Verón en el momento crucial.

Al terminar la audiencia, les familiares y amigues de Verón fueron gaseados por oficiales del Servicio Penitenciario Bonaerense, quienes custodiaban a los acusados. Crédito: La Ciudad

Sin embargo, no todos los componentes tuvieron una actitud comprensiva hacia la situación. Graciela aseguró que, desde el momento en que ingresaron hasta que se retiraron, recibieron malos tratos de parte de actores judiciales. 

Incluso, los tratos violentos continuaron al día siguiente, tras 20 horas del juicio “nos reprimieron con gas pimienta y también nos insultaron”, contó.

El momento de la audiencia: “Lucas Verón siempre presente”

La audiencia se realizó de manera virtual. Al comenzar, el magistrado pidió disculpas ya que, si bien sólo tenía que dar a conocer la pena, consideró que fue “una causa en extremo compleja”. Por lo cual, ese fue el motivo que llevó a tener una demora de cinco horas en comenzar la lectura de la sentencia.

Durante los días en que transcurrió el juicio, los pasillos y alrededores de la Universidad se plasmaron de tensión y preocupación. Los seres queridos de Verón recorrían cada rincón con sus remeras, donde llevaban la cara del joven y sus gritos de: “Lucas Verón siempre presente”.

Un repaso sobre el día de los hechos

El día del asesinato Lucas cumplía 18 años. Por lo cual, se reunió en su casa con su amigo Gonzalo Aguirre para festejar. Sin embargo, en un momento decidieron salir en moto a comprar gaseosas y cerca de la 1:30 horas del sábado 10 de julio de 2020 Verón fue víctima de gatillo fácil.

A dos años de ocurrido el crimen, la familia de Lucas Verón sigue exigiendo Justicia. Crédito: Varieté news.

Según relató Gonzalo, como no había nada abierto debido al aislamiento por el Covid-19, ambos regresaron a la casa de Lucas. En su camino se encontraron con un patrullero con las sirenas y luces apagadas que, según el joven que sobrevivió, los quiso chocar.

Primero hubo dos disparos y, tras caer de la moto, otros dos. A raíz de lo ocurrido, Lucas falleció, mientras que Gonzalo sobrevivió al ataque.

Durante el juicio, el joven que sobrevivió aseguró que “los oficiales no les dieron la voz de alto”. Ellos aceleraron la moto porque, al quererlos embestir con el patrullero, se asustaron. Luego de esta seguidilla de hechos, los oficiales les efectuaron cuatro disparos.

Por otro lado, Benítez, uno de los dos policías bonaerenses acusados y condenados, afirmó que “participó de la persecución en un móvil con las balizas apagadas”. En su declaración, manifestó que sí efectuó dos disparos, pero fue porque pensó que los jóvenes estaban armados.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie