Ago 14, 2022 | Cultura

Se cumplen 34 años de la muerte del actor que interpretó a “Don Ramón”

Ramón Valdés tenía más de cincuenta películas en sus hombros, pero el icónico personaje del “El Chavo del 8” lo hizo famoso a nivel mundial. Nota al Pie hace un repaso de su trayectoria.
Don Ramón
El personaje de Don Ramón fue el más famoso de Valdés y el que más reconocimiento mundial le brindó. Fue su gran legado y, a pesar del paso del tiempo y el cambio de generaciones, siempre será recordado. Crédito: Terra.com.mx

Tanto en series como películas ha ocurrido que murieron actores clave, y la audiencia sabe que les personajes pueden volver bajo otras interpretaciones. Es algo esperable, pero también es normal que un personaje gane tanta popularidad al punto de que, cuando el actor muere, nadie más pueda interpretarlo. Eso sucedió con el famoso personaje de Don Ramón, de la serie El Chavo del 8. Su intérprete, el actor mexicano Ramón Valdés, falleció hace ya 34 años y aún queda su legado.

El pasado 9 de agosto, se cumplió un nuevo aniversario de la partida física del mexicano a sus 64 años a causa de un cáncer de estómago. Para muchas personas él era el alma del programa, por encima del propio Chespirito en el papel protagónico. El personaje de Valdés era quien le pegaba a les chiques, a quien Doña Florinda abofeteaba, a quien el Señor Barriga le cobraba la renta y el amor platónico de Doña Clotilde. Don Ramón lo era todo en el show.

Don Ramón
Junto a Chespirito actúan en “El Chanfle”, una de las pocas películas del propio Gómez Bolaños; la misma resultó ser todo un éxito en México por el cariño que se le tenía a los actores y sus interpretaciones. Crédito: Colgados por el Fútbol.

Ramón Valdés como “Don Ramón”

Valdés interpretó al personaje durante casi una década y, gracias a él, muchos de los episodios fueron memorables. El padre de la “Chilindrina” era un personaje haragán, pero con mucho corazón e iniciativa. En varios capítulos realizaba diversos oficios, pero nunca terminaban bien. 

Los chistes frecuentes hacia su personaje en la tira cómica quedan en la memoria de les fanátiques, y aún los repiten entre elles. El más recordado es la confusión del nombre, ya que el Chavo siempre le decía “Ron Damón”. 

Fue una serie de humor de la década de los 70 que hizo reír a grandes y chiques de México y toda Latinoamérica. Además, llegó a diversos países de varios lugares del mundo con el correr de los años, como España y la India, entre otros. Su legado y su personaje quedarán por siempre en la memoria del público que amaba la serie.

Crédito: Canal de Youtube «Fernando Abanto».

Tras dejar la actuación de manera definitiva, continuó con otro proyecto personal que tanto amaba: dar funciones circenses. A pesar de su diagnóstico de cáncer de estómago a inicios de los 80, derivado de una fuerte adicción al tabaco, siguió con su trabajo en el circo. 

En Lima (Perú) fue su última función, ya que el cáncer expandido hizo metástasis en la columna vertebral, y debió volver a México. Luego de estar dos semanas sedado para evitar el dolor, falleció en el Hospital Santa Elena en su ciudad natal, en 1988.

Su inicio en la actuación

Valdés nació el 2 de septiembre de 1923 en Ciudad de México en una familia humilde y numerosa. Hizo su debut en 1949 con un pequeño papel en el film Calabacitas tiernas, y estuvo junto a su hermano mayor, Germán Valdés. De esta manera continuó con roles secundarios o como extra en numerosas películas. Trabajó en más de 50 filmes, en su mayoría junto a Germán. 

Los 40 y 50 fueron la época de oro para el cine mexicano, aunque no le dio mucho rédito a Valdés. Además de las actuaciones, también realizaba diversos oficios simples en su vida cotidiana. Entre sus actuaciones, está la participación en El rey del barrio; film que ocupa el puesto 18 dentro de la lista de las 100 mejores películas del cine mexicano. Por muchos años continuó junto a su hermano, aunque tuvo algún que otro rol protagónico.

Más allá de intervalos entre protagónicos y roles secundarios, en 1958 tuvo el primer contacto con Roberto Gómez Bolaños para actuar en Tres lecciones de amor. Durante la década de los 60 tuvo más cercanía con “Chesperito” y forjaron una amistad en la filmación de la segunda parte de El cuerpazo del delito. El mismo Gómez Bolaños era admirador del trabajo de Valdés y lo convocó para que formara parte del elenco de su nuevo programa televisivo. 

Separación laboral con Chespirito

A pesar de que los programas de Gómez Bolaños le dieron el reconocimiento y protagonismo que nunca tuvo con su hermano, no todo terminó bien. Con la muerte de su hermano Germán por un cáncer de páncreas, tuvo un posterior luto de un año sin actuar en nada. En 1976 trabajó en la célebre película El Chanfle, y otra tres de Bolaños, pero tres años después renunciaría a los programas del comediante.

Crédito: Canal de Youtube «videomix371».

Más allá de que Bolaños para sus proyectos siempre le dijo “sé tú mismo”, varios rumores rondaron la separación de ambos cómicos. Por un lado, se hablaba de diferencias salariales, solidaridad con Carlos Villagrán (Quico) e incluso diferencias personales con el resto del elenco. Mediante una entrevista, Esteban Valdés, hijo del cómico, sostuvo que la partida de su progenitor se debió a  sentirse incómodo. Aparentemente, Florinda Meza, la mujer de Bolaños, quería tener el control del programa, y eso no le gustó al actor que interpretaba a Don Ramón.

El después de “Don Ramón”

Al parecer, la verdadera razón de su alejamiento se debió a continuar con otros proyectos laborales. En 1979 solo filmó doce episodios de la tira cómica y trabajó solo por tres meses, ya que en abril de ese año recibió una propuesta laboral de circo. De igual manera, se alejó de forma temporal porque en 1981 volvió al show, aunque solo estuvo un año con el papel. Ya para 1982 trabajó junto a Villagrán, quien no terminó bien con Bolaños, en un programa para Venezuela.

En el país sudamericano se realizó la comedia Federrico; cuyos personajes eran similares a los del Chavo del 8, pero con alteraciones en los nombres. Por la baja audiencia, solo estuvo en la primera temporada, para luego retornar a México y grabar un puñado de películas. En algunas ocasiones compartió elenco con sus compañeros de la tira de “Chespirito”. En 1987 regresó a la televisión mexicana con Villagrán.

Don Ramón
Ramón Valdés en una de sus últimas actuaciones junto a su gran amigo Carlos Villagrán, en un programa donde sus personajes eran idénticos a los reconocidos del “Chavo del 8”. Crédito: Elsalvador.com

Una última escena premonitoria

Con su viejo amigo del Chavo estuvieron en “¡Ah, qué Kiko!”, programa en el que volvería a ser Don Ramón, pero bajo otro contexto. En esa serie tuvo su última actuación a causa de que su deteriorada salud no le permitía seguir, por lo que la abandonó. 

En el 2018, a 30 años de su fallecimiento, el propio Villagrán recordó cómo se grabó su última escena, un año antes de su muerte. “La última escena de Don Ramón era que Kiko y otros se retaban en visitar el panteón para ver quién tenía más valor en la noche”, explicó el actor. 

Crédito: Canal de Youtube «UltraPort 56».

A lo que luego agregó: “Total que él no sabe y va a buscar a Kiko, entra con un efecto de una bruma y se pierde entre ella”. Por último, recordó que el director dijo: “¡Corte! ¡Se Queda!”. Para el mismo Villagrán fue la partida de su amigo Valdés.

“Fue la última escena. Fíjate que entra al panteón y desaparece, fue lo último que hizo (en la serie), después de eso muere”, rememoró muy acongojado. Además, argumentó: “Varias personas lo tomaron como una despedida”. En sus propias palabras, verlo alejarse y desaparecer en la bruma blanca representó una sensación premonitora, algo que aún no se ha podido sacar de su mente.

Notas Relacionadas