Sep 22, 2021 | Política

Disparidad de género: predominio masculino en los ministerios nacionales

Luego de las tensiones internas en el oficialismo, se anunciaron cambios en el Gabinete dejando solo dos ministerios a cargo de mujeres.
Los nuevos ministros junto al presidente de la Nación en el acto de juramento. Créditos: Sputnik Mundo.

El pasado viernes 17 de septiembre, el Gobierno Nacional anunció 6 cambios en los ministerios. Las designaciones se hicieron efectivas el lunes 20 del mismo mes cuando les nuevos funcionaries del Gabinete Nacional llevaron a cabo el acto de juramento en el Museo Casa Rosada, Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Los nuevos ministros son Aníbal Fernández a cargo del Ministerio de Seguridad; Julián Domínguez en el de Agricultura; Jaime Perzyck asumió en el Ministerio de Educación; Daniel Filmus en el de Ciencia; Santiago Cafiero pasó al Ministerio de Relaciones Exteriores y Juan Manzur fue designado jefe de Gabinete.

Una de las razones por las cuales el nombramiento tuvo un fuerte impacto negativo se debe a la disparidad de género. Dado que 19 de los 21 ministros son hombres. En términos porcentuales, el 90% de las cúpulas del poder están ocupadas por hombres.

Un Gabinete sin paridad

Esta situación, que atenta contra la paridad de género, causó una fuerte alarma en el feminismo. Cabe mencionar que, incluso antes de los cambios, las ministras ya eran minoría en el Gabinete, siendo solo 4 mujeres.

De hecho, sin la designación de Carla Vizzotti, que asumió a principios de 2021 como ministra de Salud de la Nación en reemplazo de Ginés González García, la única ministra que prevalecería sería Elizabeth Gómez Alcorta, en el Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad.

Carla Vizzotti ministra de Salud de la Nación y Elizabeth Gómez Alcorta, ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad. Créditos: El intransigente y El Economista.

Nota al Pie dialogó con Gabriela Sosa, directora ejecutiva de la mesa federal de las Mujeres de la Matria Latinoamericana (MuMaLa), quien expresó fuerte preocupación por la nueva composición del Gabinete Nacional y calificó de poco progresistas a les nueves designades. 

“Bien sabemos las mujeres y las disidencias que para conquistar esa sociedad que queremos, con igualdad de oportunidades y derechos, son imprescindibles miradas de progreso”, expresó Sosa. 

Retroceso en la representación femenina

Según medios de la Universidad Nacional de Cuyo, provincia de Mendoza, los porcentajes revelan el nivel más bajo de representación ministerial femenina desde 2017. Durante ese año, la participación de mujeres fue de solo un 9,5 % luego de la renuncia de Susana Malcorra a la cancillería.

Asimismo, informaron que la representación femenina más alta en la historia del país, desde 1983, se logró durante la segunda presidencia de Cristina Fernández de Kirchner (2011 – 2015). A lo largo de ese período, el porcentaje ascendió al 25%. 

Y agregó: “Una de las reivindicaciones que hemos trabajado en estos últimos años está relacionada con el derecho a la participación paritaria. Es decir, que las mujeres ocupemos espacios de decisión a la par de los varones. Tener menos mujeres en el Gabinete desde el vamos. Es un golpe en lo simbólico limitando las posibilidades de poner en agenda, como principal preocupación nacional, cuestiones respecto a las mujeres y las disidencias”, explica la referente de MuMaLá.

En ese sentido, Sosa entiende que «estamos atentas a cómo puedan desenvolverse las acciones del gobierno y las políticas públicas para hacer, a la par, las correspondientes interpelaciones desde nuestra organización porque no son temas de minorías sino de la mayoría Argentina”, afirmó la entrevistada.

El 8 de marzo de este año, a través de sus redes sociales La Agencia de Mujeres, organización de las Naciones Unidas (ONU Mujeres) ponía sobre la mesa la dificultad a la hora de buscar una paridad de género 


Manzur en la mira

La directora ejecutiva de la mesa federal de MuMaLa demostró especial inquietud con la incorporación de Juan Manzur. “El fue un abanderado de las causas anti derechos, un referente de los sectores más conservadores”, manifestó la entrevistada.

Rememoró varios sucesos que caracterizaron su mandato como Gobernador de la provincia de Tucumán. Entre ellos, se destacan la negación de una Interrupción Legal del Embarazo (ILE) a una niña de once años; el encarcelamiento, de Belén en 2014 a causa de un aborto espontaneo; la resistencia de la provincia en adherir a la Ley 27499 o Ley Micaela; y la falta de adhesión al protocolo de ILE.

“Al ocupar un cargo de tanta importancia, no vamos a permitir que se transforme en una obstaculización al acceso y ejercicio de nuestros derechos que ya hemos conquistado. Haremos un monitoreo de las prácticas a nivel provincial y nacional”, declaró Sosa. 

Gabriela Sosa, directora ejecutiva de la mesa federal de las Mujeres de la Matria Latinoamericana (MuMaLa). Créditos: Reconquista SF.

¿Compromiso con la paridad de género?

Sosa afirmó que el nuevo gabinete representa un gran retroceso. “Entendemos las designaciones como una señal política que va a contramano del proceso de movilización que, hace varios años, llevamos adelante y cada vez con más potencia desde el movimiento de mujeres y el movimiento LGTBIQ+”, aseveró.

Luego de los cambios realizados, el presidente de la Nación, Alberto Fernández, se reunió con Gómez Alcorta. A través de sus redes, la ministra aseguró que para el actual gobierno las políticas de género y diversidad siguen siendo un compromiso irrevocable. Asimismo, Alcorta promoverá la búsqueda de una paridad de género en el Gabinete a través de un decreto.


Por su parte, Sosa informó que desde MuMaLá impulsan un decreto similar pero aún más amplio. Entendiendo que la actual legislación abarca reducidos espacios, proponen alcanzar el poder ejecutivo, judicial y otros privados a fin de que en los ámbitos jerárquicos exista la paridad.

Para concluir, manifestó la urgencia de tres temáticas a saber: políticas que permitan salir de la pobreza ya que la mayoría de las personas pobres son mujeres; la declaración urgente de la emergencia en violencia de género, entendiendo que las políticas públicas para el abordaje de la violencia machista han sido escasas e insuficientes; y, por último, abordar, de manera seria y con recursos adecuados, las desigualdades que atraviesa el colectivo LGTBIQ+.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie