miércoles 17 de abril de 2024

“Godzilla y Kong”, más rugidos que razones

La apropiación cultural de Gojira por parte de Hollywood genera debate. Este tema adquiere relevancia al examinar la quinta entrega del Monsterverse, una película mediocre que suscita interrogantes sobre la habilidad para capturar la esencia y profundidad del kaiju.
Godzilla y Kong: El Nuevo Imperio
 Godzilla es un icónico monstruo ficticio que apareció por primera vez en la película japonesa de 1954, titulada Godzilla, dirigida por Ishirō Honda. Crédito: Warner Bros. Crédito: Warner Bros.

Como todo el mundo sabe, nunca es un buen momento para la aparición de Godzilla. Pero la versión del enorme kaiju japonés hecha por el Monsterverse parece haber elegido el menos afortunado para desatar nuevamente su furia

Godzilla y Kong: El Nuevo Imperio, la quinta entrega de la serie de películas de Legendary Pictures que presenta imponentes monstruos CGI y una continuidad cuestionable, llega apenas unas semanas después de que Godzilla Minus One, de Takashi Yamazaki, concluyera su impresionante carrera en la taquilla global.

Esta última película, realizada con un presupuesto modesto de $15 millones de dólares para ser considerada un blockbuster, se hizo merecedora de un premio Oscar por Mejores Efectos Visuales, lo que demostró el interés del público en un enfoque renovado en la historia de Godzilla. Quizás criaturas como él podrían ofrecer más que simplemente destrucción y rugidos.

Lamentablemente, las películas del Monsterverse parecen priorizar la acción desenfrenada sobre una narrativa sólida. Después de los éxitos iniciales como Godzilla (Gareth Edwards, 2014) y Kong: La Isla Calavera (Jordan Vogt-Roberts, 2017), que establecieron a las estrellas de la franquicia, las entregas posteriores se convirtieron en meros ejercicios de combate de monstruos generados por computadora.

A pesar de ello, el puro espectáculo logró mantener el interés de la audiencia, incluso cuando las secuelas carecían de sustancia como filmes genuinos. Lograron impresionar al público con el diseño expresivo de las criaturas y el elaborado trabajo de sonido. Si bien estas películas pueden carecer de profundidad, sin ningún mensaje o significado trascendental, resultan extrañamente estimulantes.

Godzilla y Kong: El Nuevo Imperio
Su nombre original japonés es Gojira, una combinación de las palabras japonesas gorira (gorila) y kujira (ballena), lo que sugiere su aspecto físico. Crédito: Warner Bros. 

“Godzilla y Kong: El Nuevo Imperio”, la película más débil de la franquicia

Godzilla y Kong: El Nuevo Imperio representa el punto más bajo del Monsterverse: su espectáculo resulta aún más insulso que su trama, la cual ya es absurda por sí sola. 

La película promete la unión de los dos monstruos titulares. Sin embargo, la trama no se desarrolla en esa dirección, y ambos no comparten mucho tiempo en pantalla juntos. Su propósito es unirse para derrotar a un simio del tamaño de Kong llamado Skar King. No obstante, durante la mayor parte de la película, Godzilla está en la superficie de la Tierra, acumulando energía debido a una sensación de amenaza, mientras que Kong permanece en la Tierra Hueca, el enigmático reino en el núcleo del planeta donde investiga los orígenes de este nuevo enemigo simiesco.

La película se vuelve aún más frustrante de ver cuando las criaturas se desvían para enfrentarse a adversarios de menor importancia. Muchos de estos enfrentamientos palidecen en comparación con los anteriores en la franquicia. 

Cuando Godzilla se enfrenta a una bandada de drones, la pelea no se siente tan emocionante como la escena de helicópteros similar en Kong: La Isla Calavera. Cuando Kong lucha contra los secuaces del Skar King, le falta la energía salvaje que tenía desgarrando a los depredadores alados de la Tierra Hueca en Godzilla vs. Kong. La película también evita repetidamente retratar encuentros que pasa mucho tiempo insinuando.

Godzilla y Kong: El Nuevo Imperio
King Kong es que es un personaje ficticio que debutó en la película homónima de 1933, dirigida por Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack. Crédito: Warner Bros.

Cinco películas después, la franquicia claramente comenzó a quedarse sin ideas para nuevos antagonistas y arenas de combate. La Tierra Hueca, a pesar de sus paisajes iridiscentes, se ha vuelto menos impresionante cuanto más se ha visto. Un personaje la llama “un infierno de monstruos de pesadilla”, pero la naturaleza animada del lugar solo hace que sus habitantes parezcan más falsos.

Cuando Godzilla y Kong arrasaron Hong Kong en Godzilla vs. Kong eran algo aterradores; la escala de los edificios enfatizaba su tamaño gigantesco. La Tierra Hueca sirve como escenario para la mayor parte de El Nuevo Imperio, incluyendo su clímax, pero dentro de ella, ambos monstruos parecen ser bestias promedio.

Ninguna cantidad de miradas sorprendidas por parte de actores demasiado talentosos para estas películas, incluidos Rebecca Hall, Brian Tyree Henry y un animado Dan Stevens como un veterinario titánico, hace que lo que sucede sea emocionante.

Godzilla y Kong: El Nuevo Imperio
A lo largo de los años, Godzilla ha sido representado como un monstruo prehistórico despertado y mutado por la radiación nuclear, lo que lo convierte en un símbolo del temor nuclear y los peligros de la tecnología. Crédito: Warner Bros.

La apropiación cultural de Godzilla por parte de Hollywood es un tema que genera debate en los círculos de crítica cinematográfica y cultural. Si bien la Meca del Cine convirtió a Godzilla en un icono de la cultura pop y desarrolló adaptaciones de la franquicia, es importante reconocer que el origen del kaiju japonés está profundamente arraigado en el contexto histórico y cultural de Japón.

Godzilla, creado por primera vez en la película japonesa de 1954 dirigida por Ishirō Honda, es mucho más que un simple monstruo gigante. En su núcleo, Godzilla es un símbolo del trauma y el horror provocados por la bomba atómica y las secuelas de la Segunda Guerra Mundial en Japón. La película original fue lanzada menos de una década después de los bombardeos nucleares en Hiroshima y Nagasaki, y refleja el miedo y la ansiedad de la población japonesa frente a la amenaza nuclear.

El monstruo representaba las consecuencias devastadoras de la radiación nuclear y los peligros de la tecnología fuera de control. A lo largo de las décadas, Godzilla se mantuvo como un recordatorio del sufrimiento y la destrucción causados por la guerra, así como una metáfora para los desastres naturales y la intervención humana en el ambiente.

Godzilla y Kong: El Nuevo Imperio
La historia de origen de King Kong aborda temas más profundos como la explotación, la colonización y la naturaleza destructiva de la humanidad. En la foto Scar King, el villano de la película. Crédito: Warner Bros

Sin embargo, a medida que la franquicia fue adoptada por Hollywood y se convirtió en una parte integral del cine occidental de monstruos, se produjeron cambios significativos en la narrativa y el enfoque de las películas. Si bien muchas de las adaptaciones mantuvieron algunos elementos del mensaje original de Godzilla, como su papel como guardián de la naturaleza o su lucha contra amenazas monstruosas, la esencia y el significado profundo del personaje se fueron diluyendo en favor del entretenimiento comercial.

En este sentido, la apropiación cultural del kaiju por parte de Hollywood plantea preguntas importantes sobre la representación cultural, la autenticidad y el respeto hacia el legado y la historia del personaje. Es fundamental reconocer y honrar el origen y la importancia cultural de Godzilla como un símbolo del trauma japonés posterior a la guerra nuclear, incluso cuando se adapta para audiencias internacionales.

Godzilla y Kong: El Nuevo Imperio
La falla más importante del Monsterverse en que no crea personajes humanos memorables con los que la audiencia pueda conectar. Crédito: Warner Bros.

La humanidad de los monstruos

Godzilla y Kong ofrece un destello de algo diferente a la mediocridad que vendió hasta ahora. Su secuencia de apertura sin diálogos presenta una tarde en la vida de Kong y captura bastante bien el motivo por el cual el personaje se convirtió en un ícono del cine: su personalidad es tan dramática y convincente como su tamaño.

Amenazado por una manada de depredadores, Kong los asusta arrancando la cabeza de uno de ellos y parece disgustado cuando queda empapado con la sangre verde del cadáver. Se enjuaga bajo una cascada, luego se sienta en su cueva, mirando hacia afuera con una expresión solemne y ligeramente indignada mientras atiende un dolor de muelas.

Más tarde, en la superficie de la Tierra, Godzilla también se toma un descanso. Después de destruir gran parte de Roma, se acurruca para una siesta en medio del Coliseo, ignorando los helicópteros que espían cada uno de sus movimientos.

El Monsterverse los convirtió en vehículos para entregar impactantes efectos visuales y sonidos ensordecedores, pero El Nuevo Imperio sugiere que estos dos personajes tienen vidas interiores ricas; simplemente no las vemos realmente. En 2014, los humanos insistieron en que los titanes pelearan. Tal vez sea hora de dejarlos descansar.

Compartir:

Nota al Pie es un joven medio alternativo y autogestivo. Precisamos tu aporte para sostener el día a día de un periodismo popular que encuentra cada día más dificultades para mantenerse independiente. Con tu suscripción mensual nos ayudás muchísimo. Podés cancelarla cuando quieras. Por mail te iremos informando de los beneficios de ser parte de Nota al Pie.
¡Muchas Gracias!

Notas Relacionadas

Seguir Leyendo

Sin tiempo para atender las demandas populares, Milei se reúne con la élite empresarial en el Foro Llao Llao

El presidente vuelve a mostrar un estrecho vínculo con los empresarios más poderosos al participar del exclusivo encuentro en Bariloche. Por su parte, la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) convocó a cortes de ruta para evitar su llegada, en reclamo por el ajuste y la recesión.

“Hebe y la fábrica de sombreros”, un libro que recuerda a la madre de todes

Demetrio Iramain presentó su libro en la Facultad de Periodismo de la Universidad Nacional de La Plata. Nota al Pie estuvo allí y te cuenta de qué trata el texto que recopila anécdotas de la vida de la ex presidenta de Madres de Plaza de Mayo.

“Planeta Gasalla”: El gran evento que rinde homenaje al reconocido actor, Antonio Gasalla

En el marco de una celebración en honor al distinguido capocómico argentino, se llevará a cabo un evento en el CCK que incluirá funciones teatrales, exposiciones y un ciclo de cine. Nota al Pie conversó con Diego Oria, el creador del espectáculo.

Ultimas Noticias

Más del autor

Nota al Pie | Noticias en contexto