jueves 25 de julio de 2024

La profunda influencia de la bomba atómica en el anime y el manga

Desde monstruos mutantes hasta historias postapocalípticas y exitosas franquicias de videojuegos con mensajes antinucleares, el impacto del ataque a Hiroshima y Nagasaki ha moldeado la cultura pop japonesa.
La profunda influencia de la bomba atómica en el anime y el manga
Barefoot Gen relata las desventuras de Gen Nakaoka en la Hiroshima arrasada por la bomba atómica. Crédito IMDB

Al final de Akira, la distópica película japonesa de anime de Katsuhiro Otomo, una masa blanca y palpitante comienza a envolver a Neo-Tokyo. Eventualmente, sus vientos arremolinados envuelven la metrópolis, devorándola y dejando sólo el esqueleto de una ciudad a su paso.

A principios de agosto de 1945, las bombas atómicas Little Boy y Fat Man destruyeron Hiroshima y Nagasaki. Los bombardeos ya habían devastado 64 ciudades japonesas importantes en los últimos meses de la Guerra del Pacífico. Dos semanas después, Japón entró en una nueva era enfrentándose al doble desafío de la destrucción masiva y la ocupación extranjera.

En los años siguientes, la bomba atómica comenzó a ser representada en diversas expresiones artísticas. Esta tendencia se manifestó inicialmente en el cine con películas como Children of Hiroshima (Shindo Kaneto, 1952). Sin embargo, también el manga y el anime se sumaron a esta corriente, reflejando así la opinión pública respecto al gobierno japonés y las Fuerzas Aliadas, y desempeñando un papel importante en la reconfiguración de la imagen global de Japón en el período de posguerra.

El final de Akira es solo un ejemplo de imágenes apocalípticas en el canon de anime y manga; varias películas de anime están plagadas de referencias a la bomba atómica, que aparecen en una variedad de formas, desde la simbólica hasta la literal. Los devastadores daños colaterales –niños huérfanos, enfermedad por radiación, pérdida de la independencia nacional, destrucción de la naturaleza– también influyeron en el género, dando lugar a una forma única (y posiblemente incomparable) de historias gráficas y producciones animadas.

Les directores y artistas que presenciaron la devastación de primera mano estuvieron al frente de este movimiento. Sin embargo, hasta el día de hoy, casi 78 años después del ataque, estos temas continúan siendo explorados por sus sucesores.

La profunda influencia de la bomba atómica en el anime y el manga Astroboy
Fotograma de Astro Boy de Osamu Tezuka. Crédito IMDB

La transformación del anime después de la bomba atómica: de la ternura al apocalipsis

Después de los bombardeos en Hiroshima y Nagasaki, la animación japonesa adoptó el estilo kawaii, que consiste en la creación de personajes adorables que evocan ternura, en sus producciones. Esto permitió al pueblo japonés expresar de forma indirecta su dolor y confusión, brindándoles un breve momento de dignidad a través del arte. Sin embargo, debido al contexto y el contraste con la realidad, estos personajes pasaron a ser asociados con el apocalipsis y el sufrimiento, creando una relación entre lo reconfortante y lo inquietante.

El manga shōjo, que representaba el 39% de los mangas sobre temas atómicos y bombardeos, también influyó en el anime. Estas historias generalmente narraban romances entre jóvenes protagonistas que sufrían las consecuencias de los ataques, pero no abordaban el contexto histórico de la guerra.

Uno de los ejemplos más destacados del estilo kawaii en la animación es Astro Boy, creado por Osamu Tezuka. Astro Boy, originalmente llamado Atom, el Poderoso, fusionó la influencia de la animación estadounidense adaptando películas de Disney al anime y manga japonés. Sin embargo, los anime posteriores, como Akira, Neon Genesis Evangelion, Ghost in the Shell y Appleseed, pertenecen a una generación más contemporánea y provocadora.

En esta generación, se comenzaron a explorar temas apocalípticos de manera más directa. Los personajes adolescentes, en la transición entre la infancia y la edad adulta, desconfiaban de las figuras de autoridad y expresaban un sentimiento antimilitarista que surgió después de la firma del Tratado de Cooperación y Seguridad Mutua entre Estados Unidos y Japón en 1960.

Otro aspecto importante del anime contemporáneo fue la representación de la ciencia y la tecnología como algo temido y reverenciado. Mientras que el anime inmediato a la culminación de la guerra hizo hincapié en la fuerza de la naturaleza, el anime contemporáneo muestra la tecnología como algo sobrenatural y potencialmente aterrador. Películas de Hayao Miyazaki como Princess Mononoke y My Neighbor Totoro ejemplifican este enfoque.

La profunda influencia de la bomba atómica en el anime y el manga Akira
Fotograma de Akira de Katsuhiro Otomo. Crédito IMDB

La representación de mujeres y niños en el anime de posguerra: de la fragilidad a la resistencia

En el anime de posguerra, se destacó el papel de las mujeres y les niñes, quienes a menudo se representaban como personajes débiles y frágiles. En estas historias, los protagonistas masculinos asumían la responsabilidad de protegerles. 

Dos obras de anime que ejemplifican esto son Grave of the Fireflies de Isao Takahata y Barefoot Gen de Mori Masaki. En ambas películas, los personajes femeninos dependían de los masculinos y mostraban fragilidad y vulnerabilidad. Esta representación se relaciona con las Genbaku Otome (doncellas de la bomba atómica), un grupo de mujeres víctimas de los bombardeos que se convirtieron en símbolos de la devastación causada por la bomba atómica.

A diferencia de otros animes y mangas de la época, Grave of the Fireflies y Barefoot Gen abordan directamente los ataques y sus efectos. Mientras que el primero muestra negación y resiliencia en los personajes infantiles, el segundo retrata el horror y la devastación de forma gráfica. Ambas películas transmiten un mensaje contra la guerra y reflejan el resentimiento de muches japoneses hacia sus líderes militares y civiles.

Estas representaciones de personajes infantiles y femeninos en el anime expresaban una gama más amplia de emociones y exploraban la culpa, la frustración y la tristeza en Japón de una manera más completa que el anime anterior. 

Evangelion La profunda influencia de la bomba atómica en el anime y el manga
Fotograma de la película End of Evangelion de Hideaki Anno. Crédito IMDB

Las alegorías apocalípticas en el anime de posguerra

El anime contemporáneo sobre la bomba atómica ha experimentado un significativo desarrollo y maduración en comparación con trabajos anteriores. Obras como Akira y Neon Genesis Evangelion han explorado de diversas maneras cómo los japoneses han lidiado con sus sentimientos no resueltos y reprimidos hacia el problemático pasado de su nación, representando a la bomba atómica como una fuerza alienígena o como un poder futurista incontrolable.

Las obras más oscuras producidas después de 2011 presentan una calidad reflexiva más pronunciada. Aproximadamente tres cuartas partes de los ciudadanos japoneses actuales no tienen experiencia directa en la Guerra del Pacífico, lo cual es notable. Estas obras evitan mencionar la bomba atómica por su nombre, utilizando eufemismos. 

Un tema recurrente en el anime moderno es el miedo a la tecnología, el cual se presenta en la mayoría de las películas y series. Estas obras presentan una visión aterradora de un futuro japonés en el que los humanos se enfrentan a monstruos creados por ellos mismos, en un mundo dominado por máquinas a las que han quedado subyugados.

El miedo a la tecnología y su potencial destructivo se manifiesta a través de campos de energía que son manipulados por criaturas postapocalípticas, a menudo mutadas, que habitan las tierras desoladas del anime de posguerra. El anime de la década de 1980 y posteriores se centra mucho más en la energía y sus efectos en comparación con sus predecesores.

Esta preocupación por los efectos de la guerra nuclear en los años 80 es comprensible, considerando la presencia constante del miedo durante la Guerra Fría y el hecho de que muchas personas que experimentaron la radiación en segunda generación llegaron a la madurez. Los personajes de anime de la década de 1980 en adelante se caracterizan por el tipo y el poder de su energía. Un ejemplo destacado es Akira.

La profunda influencia de la bomba atómica en el anime y el manga Akira
Fotograma de Akira de Katsuhiro Otomo. Crédito IMDB

Mutaciones y consecuencias en Akira

El antihéroe protagonista de Akira, Tetsuo, personifica al ser posnuclear por excelencia. Nacido en condiciones que redefinen la realidad física y permiten la reinvención de la forma humana, Tetsuo representa a la segunda generación de víctimas de la lluvia radiactiva y al potencial, a la vez aterrador y emocionante, que Japón ha alcanzado a través de sus avances tecnológicos.

Cuando se trata de la idea de la energía como una fuerza visible y tangible en el anime moderno, es inevitable recordar programas como Yu Yu Hakusho (1990-1994) y Dragon Ball Z (1989-1996), que ganaron culto y popularizaron el concepto de la energía como arma. Este mismo concepto se refleja claramente en Akira.

En la película, los seguidores del regreso del gran dios Akira secuestran a Tetsuo después de su encuentro con una víctima mutante de las consecuencias nucleares de la Tercera Guerra Mundial, quien ha adquirido habilidades psíquicas como resultado de su mutación. Tras ser secuestrado, Tetsuo aprende a manipular y controlar los campos de energía para usarlos como arma.

Como en muchos animes apocalípticos posnucleares, la ciudad se ve afectada por rayos y líneas de energía intensa, causando caos y destrucción, de manera similar a la infame lluvia negra de Hiroshima y Nagasaki.

Los personajes de les niñes psíquiques en Akira reflejan los roles que desempeñaron en animes y mangas anteriores. Estos personajes están atrapados en una especie de estado de infancia debido a los efectos de experimentos científicos, y sus cuerpos deformados sirven como advertencia sobre los peligros de la tecnología. Tetsuo, sin embargo, encarna el peligro inherente a la ciencia.


El desastre nuclear y sus efectos transformadores

En el clímax dramático de la película, Tetsuo experimenta una serie de horribles mutaciones físicas que culminan en su transformación final en una espeluznante fusión de hombre y máquina. Estos temas de reanimación, renacimiento y mutación son dominantes en el manga y el anime japonés, y a menudo están asociados tanto con la amenaza como con la promesa de la ciencia y la tecnología en el contexto de la bomba atómica.

Las representaciones de mutilación corporal se vuelven más extremas en los últimos quince minutos de la película, y esta exhibición grotesca se intensifica a medida que avanza la escena de lucha, enfatizando el potencial horroroso que puede surgir del exceso de tecnología. Esta exhibición no difiere de las imágenes detalladas y dolorosas que se muestran durante la larga escena en cámara lenta de la caída de la bomba en Barefoot Gen. Si bien el body horror se ha convertido en una tendencia en el cine de terror contemporáneo, aquí se utiliza para recordar a una nación que aún sufre los efectos físicos y psicológicos de las consecuencias de la bomba.

Estas películas de anime moderno no solo se ambientan en el futuro, sino también en un mundo que ha sido devastado décadas, o incluso siglos, atrás. La fascinación y el temor hacia la tecnología como fuente de poder y armamento en estas películas sugieren que Japón aún se enfrenta a las secuelas de su legado nuclear.

Compartir:

Nota al Pie es un joven medio alternativo y autogestivo. Precisamos tu aporte para sostener el día a día de un periodismo popular que encuentra cada día más dificultades para mantenerse independiente. Con tu suscripción mensual nos ayudás muchísimo. Podés cancelarla cuando quieras. Por mail te iremos informando de los beneficios de ser parte de Nota al Pie.
¡Muchas Gracias!

Notas Relacionadas

Seguir Leyendo

La planta de GNL, en el centro de la disputa política

Para disciplinar a Kicillof por no adherir al RIGI, Javier Milei rechaza instalar el megaproyecto de GNL en Bahía Blanca y propone, en su lugar, ubicarlo en Río Negro.

Entre internas, Javier Milei viaja a Francia para los Juegos Olímpicos

El presidente hará su décimo segundo viaje al exterior desde que asumió. Visitará París para estar en la inauguración de los Juegos Olímpicos y reunirse con Emmanuel Macron. En el trasfondo hay posibles problemas diplomáticos causados por la vicepresidente Victoria Villarruel y la visita de diputados al genocida Alfredo Astiz.

Muestra fotográfica sobre el Pueblo Tehuelche en la Biblioteca Nacional

Durante casi un mes, se podrá disfrutar de una exposición de imágenes que muestran como fue en detalle la vida de los Tehuelches entre los años 1863 y 1963.

Ultimas Noticias

Más del autor

Nota al Pie | Noticias en contexto