“Las Locas”, otra forma de pensar los legados femeninos, el matriarcado y la marginalidad

En su novela gráfica de 2023, nominada a los Premios Cinder, Dolores Alcatena aborda la tragedia de las hienas, una especie históricamente desestimada por la mirada humana.
Las Locas
Portada de “Las Locas”, con un rojo furioso que anticipa la tragedia. Crédito: Dolores Alcatena, Jano Comics.

La novela gráfica autoeditada de la historietista Dolores Alcatena, Las Locas, publicada en abril de 2023 bajo el sello propio Jano Comics, quedó nominada a los Premios Cinder 2024, en su cuarta edición. Se trata del reconocimiento que, cada año, y desde 2021, divulgadores, difusores, crítiques y periodistas organizades a nivel nacional, otorgan a lo mejor de historieta en Argentina. La premiación se llevará a cabo en el Teatro Mandril (CABA), el 16 y 17 de marzo.

Con sus trabajos Manos Horribles (2021) y El Fuego Purifica (2022), la artista ya obtuvo el galardón a Mejor Obra Autoeditada en los premios, en las dos últimas ediciones en forma consecutiva. En esta oportunidad, además de estar nominada a la misma categoría, Las Locas se encuentra ternada en Mejor Arte Integral

Como ocurre en otros trabajos de la autora, los hechos que se narran apelan a personajes que, aunque corresponden a animales que viven en su entorno natural, nos retrotraen a situaciones que reflejan lo que acontece en nuestra sociedad. En esta oportunidad, Alcatena opta por contar una historia de un grupo de hienas, animales por los cuales en el epílogo expresa tener un interés personal. 

Las Locas es un libro de 284 páginas (21 cm por 15 cm), en blanco y negro y de tapa blanca a color.

¿De qué trata “Las Locas”?

Alcatena nos presenta a un grupo de hienas que vive en la sabana y que tienen como antagonistas a quienes llaman “los gatos”, esto es, los leones. Ellas sienten orgullo de su propia especie, porque son tan cazadoras como ellos, pese a quedar relegadas como carroñeras por su rivalidad natural. Las hienas tienen un papel menor dentro de la cadena alimenticia, por lo que deben conformarse con las sobras.

Sin embargo, estos animales tienen dignidad, y Namono, la verdadera hiena protagonista, lo sabe. Su madre, le contará historias de hienas míticas, que al mismo tiempo que le transferirán un orgullo generacional la guiarán en una aventura más allá de los límites de lo conocido para las locas.

las locas collage 1 1
Las hienas, con su expresividad facial y corporal, en diferentes momentos del relato de Alcatena. Crédito: Nota al Pie.

Namono, quien siente que no encaja dentro de su comunidad y está repleta de preguntas, a partir de allí, se sumergirá en lo desconocido y en un aventura épica. Durante su viaje, atravesará la pérdida, el amor, la soledad y la resignación para resignificar sus tristezas, sus miedos y frustraciones. En su camino, conocerá a otra hiena, encuentro que cambiará su vida para siempre. 

Eventualmente, Namono volverá con su manada originaria, a la cual transmitirá su experiencia para impactar en el grupo. ¿Acaso los viajes de la hiena aventura formarán parte de relatos que serán transmitidos a futuras generaciones?

Mitos fundacionales en una historia cíclica

Alcatena construye un relato épico y complejo basado en el deseo de superación, la pérdida, el amor, la soledad y la resignación para resignificar tristezas, miedos y frustraciones individuales y colectivas. 

Alcatena establece dos mitos fundacionales. Por un lado, se encuentra la historia de una hiena que se convierte en la primera loca al imponerse ante sus rivales felinos; por otro, la hiena salvadora, que ilumina el mundo para volverse el sol que otorga vida a toda la sabana. Serán esos dos relatos, narrados por la madre de Namono, los que la guiarán en toda su aventura.

En ese entramado generacional repleto de mitos originarios, Alcatena atinará a construir un relato cíclico (¿o elíptico?) en el que Namono y sus aventuras y aprendizajes se vuelven leyenda para las nuevas generaciones y el referente de unidad como especie.

Las hienas y el legado femenino

El legado femenino será clave, y la naturaleza matriarcal de las hienas será la esencia del relato. Veremos herencias que se transmiten de generación en generación, de madres a hijas, sin importar si se trata de “hembras con vientre, o no-hembras sin vientre”, tal como expresa la autora al inicio de su obra. 

Entre esos legados, se encuentra el estigma de ser hienas. Ser lo que son, supone ser excluidas por su fealdad, marginalidad que solo la podrán combatir mediante su eterna risa. Reír las dignifica, las enorgullece y las fortalece para luchar contra la adversidad y hacerse un lugar en el mundo animal.

IG AUTOEDITADA lista 1
“Las Locas” fue nominada a Mejor Obra Autoeditada y a Mejor Arte Integral. Crédito: Premios Cinder.

Además de la constante discriminación que las hienas sufren por parte de sus oponentes felinos, la humanidad tiene su momento en el relato y los personajes humanos manifestarán su odio cruel hacia ellas. Al respecto, se trata de una obra que expone y critica la hegemonía estética y el concepto de belleza, sus consecuencias sociales y la importancia de encontrar vías para resistir colectivamente. 

Una sabana repleta de humanidad

Las temáticas tan humanas que presenta Alcatena en Las Locas se fusionan con los gestos de sus hienas repletas de humanidad. Las risas de las hienas exceden la imagen y habilitan a escuchar sus carcajadas. La expresividad de las miradas mudas lo son todo y resulta clave para empatizar con la marginalidad y el destino inevitablemente trágico del que no podrán escapar.

La gestualidad visual, junto con los paisajes de la sabana, consiguen compensar diálogos concisos para decir mucho viñeta a viñeta. Las acciones y las expresiones de los personajes se vuelven el motor de la narrativa.

En cuanto a la propuesta estética y artística, Alcatena recurre nuevamente al blanco y al negro. En comparación con sus trabajos anteriores, lo hace mediante un trazo y un uso de la línea más definidos y maduros. El uso de la luz y las sombras abren paso a un estilo perturbador, a partir de la construcción de una forma capaz de jugar de manera inquietante con el fondo.

El blanco y negro se complementa con los colores que Alcatena elige para su portada y contratapa. El rojo es predominante y anticipa la tragedia llena de sangre de la que las hienas no podrán escapar.

Todos estos condimentos artísticos y narrativos le dan un ritmo lo suficientemente dinámico al relato para entretener y promover una lectura bastante rápida de la obra, la cual resulta de muy fácil acceso, pese a los dilemas sociales y existenciales que brotan de las viñetas.

Compartir:

Seguir Leyendo

Nota al Pie | Noticias en contexto